Virgen a los 40

0
8

Simpática comedia sobre el primer amor tardío.Cuando el amor se hace esperar

Es la historia de un hombre de cuarenta años llamado Andy Stitzer (Steve Carell), quien trabaja en un local de productos electrónicos, vive en una casa llena de muñecos de colección con sus envoltorios originales, tiene video juegos de última tecnología y se traslada al trabajo (el único lugar que justifica la salida de su casa) en bicicleta. Como si todo esto no fuese lo suficientemente ?triste?, este hombre además no ha estado nunca con una mujer (en la cama, se entiende). Cuando sus compañeros de trabajo descubren esto, intentan ayudarlo llevándolo a fiestas, armándole citas en hoteles, le dan consejos sobre las mujeres, aunque no siempre de los mejores. Y aunque parezca todo lo contrario, casi sin esfuerzo nuestro cuarentón logra encuentros, las mujeres lo miran, e incluso lo invitan a pasar la noche con ellas. Pero esto no será suficiente para que Andy deje de ser virgen. A medida que se suceden las secuencias del film, nos damos cuenta que el suyo no es un problema de virilidad, tampoco es timidez, miedo u homosexualidad reprimida. El ?problema? tiene que ver con que no se enamoró nunca de ninguna mujer, y no dejará de ser virgen hasta que eso no suceda.

Esta simpática comedia sobre el primer amor a los cuarenta años está llena de humor, tanto desde los diálogos como desde las diversas situaciones creadas alrededor del sexo y la inexperiencia. Pero, sobre todo, la comedia gira alrededor de los ingenuos comentarios de Andy, de la singularidad de sus gestos, y de las escenas que sólo con imágenes y música construyen su personalidad y sentimientos. Las situaciones mas insólitas y ridículas del film concluyen siempre con la ternura y simpatía del protagonista, quien dará a la moraleja del film el nombre de ?el sexo no es nada sin amor?.
Steve Carell encarna el papel protagónico de Virgen a los cuarenta con total singularidad, ya que logra sobrevolar lo patético del personaje con cierto grado de ternura, logrando un humor sutil pero muy efectivo. Este actor, que mucho promete, trabajó en otros estrenos de este año, nada mas ni nada menos que en Melinda y Melinda de Woody Allen, y será el Superagente 86 el próximo año.

Publicado en Leedor el 14-10-2005