Imperio a la italiana

0
17

La influencia personal de Napoleón en las artes y los artistas europeos permitió desarrollar un estilo monumental Imperial inspirado en la cultura greco-romana y con otras influencias.IMPERIO A LA ITALIANA

- Publicidad -

Por Julio Portela

El estilo Imperio, surgido en Francia a principios del siglo XIX, no puede considerarse territorial ni tampoco exótico. Más bien debe reconocerse se inspiró en el clasicismo griego pero mucho más aún en Roma en época de su proceso expansionista. Ambos sirvieron de modelo a Napoleón Bonaparte por su asociación con la figura política de Emperador con la que se identificó.

Así el mobiliario de la época, estuvo fuertemente influenciado por este hombre quien comprometió su esfuerzo en impulsar las modificaciones que darían lugar al Estilo Imperio, de carácter solemne en las líneas de sus objetos y en el diseño de los muebles. Pero también influyó en las costumbres de la sociedad de la época, donde el estilo tuvo una finalidad precisa: servir al Emperador en su proyecto político de la formación del Imperio.

No podemos eludir referencias históricas de Napoleón, audaz y brillante estratega quizá el general conocido más joven de todos los tiempos, quien libró batallas pensadas como en un juego de ajedrez.
El mismo se coronó Emperador, poniéndose a la cabeza de una nación que a partir de entonces sería su propia sombra. En su tarea por reconstruir el Estado y su alicaída economía, ejerció su poder a partir de 1804, que sólo retuvo por diez años.

Si su política se caracterizó por la expansión imperial en Europa, en lo social lo logró consolidando una nueva clase: la aristocracia imperial. El desarrollo de esta aristocracia como así también la burguesía emergente con su potencial económico, crearon la necesidad de disponer de objetos de lujo. Se trató de lo que en sociología se conoce como efecto demostración o emulación, que consiste en imitar las acciones de los agentes que detentan el poder económico, procurando igualarlas y aún superarlas.

Por añadidura, el consumo de bienes de lujo implicó la adhesión política al Imperio, toda vez que éste estaba empeñado en fomentarlo como modelo de desarrollo económico de Francia para sustentar el Imperio
De ahí que la influencia personal de Napoleón en las artes y los artistas europeos, -a los que logró nuclear-, permitió desarrollar un estilo monumental (Imperial) que inspirado como se dijo en la cultura greco-romana, había incorporado, no obstante, otras influencias como la egipcia donde el estilo ?Retour d?Egipte?, se impuso al término de la campaña de 1799.

Napoleón comprendió la importancia de las artes decorativas, para afianzar la imagen imperial en la Europa sometida militarmente. Así el Estado se convirtió en fuerte impulsor económico, actuando como consumidor y también como exportador de las manufacturas de lujo a los países anexados. Algunas de esas industrias como Sevres, Baccarat, Christofle, Hermes o Puiforcat, sobrevivieron a la época y permanecen en la actualidad.

No resultó extraño entonces que el estilo se extendiera por toda Europa como si se tratara de una ola expansiva que influyó en los artistas, que acataron la moda del centro de poder.
Sin embargo, en Italia el estilo Imperio fue aceptado, pero en una adaptación que se desarrolló en forma espontánea y regular, demostrando que los instintos nacionales de un pueblo permanecen aún bajo el ?imperio? de la moda impuesta. Se demostró entonces que la génesis artística del pueblo permanece a pesar de doblegarse al poderío extranjero, como símbolo último de identidad nacional. Ello revela una vez más que la dominación de los pueblos puede ser temporal, pero el espíritu de estos permanece en todas sus expresiones artísticas.
Como entendemos los objetos se inscriben en la historia y en la sociología, por ser productos de su tiempo, del modo y de la forma de vida, les presentamos algunos de estilo Imperio, en la interpretación que los italianos formularon de acuerdo a su propia voluntad e idiosincracia.

Imágenes

1 ? Trozo de talla en madera dorada a la hoja,- presumiblemente perteneciente a un altar – , de época Imperio. Su diseño desarrollado como en friso es de inspiración clásica, pero el rostro mantiene rasgos del renacimiento italiano. El coleccionista de Buenos Aires lo adquirió en la casa de antiguedades ?Monna Agnese? en Siena ? Italia.

2 ? Par de espejos de época Imperio italiano. La figura de ángel que los corona es renacimiento y las bases terminadas en garra de león de estilo Imperio.
Colección privada Buenos Aires. Adquiridos en el anticuariato de Claudia Canestrelli, en Venecia ? Italia.

3 ? Detalle del ángel.

4 ? Par de candeleros realizados en bronce ormulu, cincelados y repujados a mano, con la incorporación de piedras de colores. Originarios del sur de Italia (probablemente Nápoles), primer cuarto del siglo XIX, circa 1810, tienen en su diseño características de la zona pero con influencia Imperio.
Estos objetos tienen asimismo su historia argentina, por haber pertenecido a la Sra. Helena Elizalde, una de las decoradoras del Hotel Llao-Llao de San Carlos de Bariloche, en su primera versión.
Adquiridos en Nito Antiguedades, Galería del Sol, Buenos Aires para una colección particular.

Publicado en Leedor el 1-10-2005

Compartir
Artículo anteriorEstrenos 30-9-2005
Artículo siguienteTiempo de valientes