Machuca

0
8

La película chilena evita caer en el dogmatismo de tantos films políticos, prefiriendo desnudar una realidad social que no es exclusiva de nuestro vecino país.MACHUCA

Por Fredy Friedlander

Machuca ya apareció en DVD. Conseguíla en la librería Leedor.

Títulos como ?Ciudad de Dios?, ?Whisky? y ahora ?Machuca? son el reflejo, aunque sólo sea parcial, de que en nuestros vecinos países existe una industria cinematográfica pujante y en crecimiento.

Lamentablemente muchas de esas producciones no serán jamás estrenadas en Argentina, por lo que debe saludarse la decisión de un distribuidor independiente, que a menudo incursiona en ese tipo de films, de presentar una película chilena multipremiada y con fuertes méritos.

Ambientada en 1973, la trama gira alrededor de dos niños de 11 años, a quienes separa más la condición social que la distancia física de sus respectivos hogares. Pedro Machuca vive en una casa humilde instalada en una villa miseria de Santiago, mientras que Gonzalo Infante proviene de un hogar de clase alta. La iniciativa del padre McEnroe, director de un colegio religioso, de integrar chicos pobres en una institución privada hará que converjan los destinos de ambos niños. El crecimiento de una incipiente amistad se verá amenazado a partir de los trágicos eventos del 11 de setiembre de 1973.

En verdad el film pudo bien haberse llamado ?Machuca y Gonzalo?, un título menos comercial que hubiese destacado la relevancia que adquiere en la historia el último de los nombrados. Por momentos, da la impresión de que el enfoque del relato está centrado en el chico de clase alta (Matías Quer) y su familia, incluido el personaje interpretado por Federico Luppi. Esto obedece seguramente a que el director Andrés Wood, proveniente de la clase acomodada chilena reconoce haber vivido una experiencia similar a la de Gonzalo. Además de Machuca (Ariel Mateluna), existe un tercer personaje importante, que proviene de su misma clase social. Se trata de Silvana la chica que, con sus juegos inocentes, les anuncia a ambos jóvenes el despertar de la adolescencia. La interpreta Manuela Martelli, un rostro aún desconocido aunque prometedor, que ya ha actuado en otra película chilena que estuvo a punto de ser estrenada localmente (?B-Happy?) y a la que veremos próximamente en la producción nacional ?Como un avión estrellado? de Ezequiel Acuña.

Un problema que no le resta mérito alguno a ?Machuca? pero que puede reducir en algo la convocatoria de público tiene que ver con el empleo de ciertos términos tales como ?fome?, ?once? o ?harto?, que no son utilizados o tienen sentido diferente en nuestro país. ¿No habrá llegado acaso el momento de utilizar subtítulos, aunque sea para ciertos parlamentos, imitando a otros países como por ejemplo Francia con ciertas producciones franco-canadienses?

?Machuca? evita caer en el dogmatismo de tantos films políticos, prefiriendo desnudar una realidad social que no está limitada a Chile. Lo que se desprende de su visión es algo común a los países del Cono Sur, el nuestro incluido, en cuanto a ser terreno fértil para la aparición de grandes desigualdades y una división de clases difícil de desterrar. A más de treinta años de la caída de Allende y pese a exhibir un crecimiento económico continuo, el Chile de hoy muestra que las diferencias persisten. Pero el fenómeno no se limita a dicho país ya que en Argentina no nos va mucho mejor como lo ejemplifica Pino Solanas en la recientemente estrenada ?La Dignidad de los Nadies?.

Publicado en Leedor el 21-9-2005