Estrenos 18-8-2005

0
6

Record de estrenos en una semana atípica no sólo por el número de novedades (ocho), sino porque cuatro o cinco si se incluye una coproducción con Uruguay provienen de Argentina y la única de Estados Unidos es una producción típicamente independiente.ESTRENOS DEL JUEVES 18 DE AGOSTO

Por Fredy Friedlander

Que la cartelera se renueve ampliamente no debe llevar a confusión ya que, del total de alrededor de mil salas cinematográficas de todo el país, los ocho estrenos apenas ocupan un magro 5% del total. Y tres de ellos, todos films locales, se presentan en apenas una o dos salas de la Capital. Es de lamentar la simultaneidad ocurrida que perjudica las ya escasas posibilidades de trascender que tienen las películas argentinas.

Dos documentales se presentan este jueves con temáticas muy diversas. El que más se destaca es ?Pepe Núñez, luthier? de Fermín Rivera, cuyo subtítulo ?El oficio de vivir? describe suscinta y apropiadamente al personaje retratado. Se trata de uno de los tantos seres anónimos de nuestro país, cuyo primer mérito es haber luchado contra la adversidad que se hizo presente a la temprana edad de cuatro años cuando la poliomielitis le impidió caminar hasta llevarlo a una silla de ruedas. Pepe Núñez desde pequeño realizó tareas manuales con los únicos miembros que le respondían, sus manos, hasta que descubrió un oficio, el de luthier, y empezó a construir guitarras en el pueblo de Lafinur, en su San Luis natal. A lo largo del relato se van descubriendo las diversas facetas de un hombre sencillo que se ganó el reconocimiento y la simpatía de su pueblo, del cual llegó a ser intendente. Rivera se reconoce discípulo de Jorge Prelorán, con quien llegó a colaborar, y vale la pena transcribir palabras de este último cuando, al referirse a esta obra, la describe como ?una película llena de hermosura y sensibilidad?.

?H.I.J.O.S. El alma en dos? de Carmen Guarini y Marcelo Céspedes es un film que no oculta el compromiso de militancia de sus realizadores y productores (Cine-Ojo). El tema de los desaparecidos ya había sido tratado en otras películas, pero en este caso el énfasis está puesto en la búsqueda que emprenden los hijos de los mismos. A través de relatos conmovedores y sobre todo de fotos que parecen por momentos asumir casi un protagonismo viviente, ?H.I.J.O.S.? logra, pese a algunos desniveles, impactar y mantener despierto el deseo de justicia por crímenes de un pasado no tan lejano.

?El viaje hacia el mar?, debut del director Guillermo Casanova, es una coproducción entre Uruguay y Argentina íntegramente filmada en el primero de los países nombrados, y que tuvo que esperar casi dos años para su estreno en unas pocas salas cinematográficas de nuestro país. La línea argumental es quizás algo débil ya que se limita a mostrar a un grupo de personajes de un pueblo perdido que afrontan por primera en su vida vez la posibilidad de llegar hasta el mar en el camión de uno de ellos (Hugo Arana). Lo más sustancioso de esta simpática pero menor película son ciertos cuadros costumbristas con personajes singulares aunque arquetípicos. Sobresale el viejo Siete y Tres Diez, interpretado por el recientemente fallecido Julio César Castro, quien fue libretista de Luis Landriscina. La música de Jaime Roos es otro punto a destacar de esta discreta, aunque por momentos meritoria opera prima.

Los restantes estrenos locales presentan serias falencias, aunque por razones muy diferentes. ?Cargo de conciencia? fue dirigida por Emilio Vieyra, un veterano de 84 años, cuyo film anterior fue el desastroso ?Adiós abuelo? con Jairo y que a fines de la década del ?60 cobró cierta notoriedad al dirigir a Sandro en una seguidilla de film ingenuos: ?Quiero llenarme de ti?, ?La vida continúa? y ?Gitano?. Luego fue la serie de ?Comandos azules? y algunas obras de denuncia como ?El poder de la censura? y la que nos ocupa ahora. Esta vez los temas son la corrupción y las drogas y pese a contar con actores cotizados (Pepe Soriano, Rodolfo Ranni, Ruben Stella, Alicia Zanca) el relato peca de gran ingenuidad y hace aguas por donde se lo mire. Parece una película filmada hace varios décadas atrás, que es mejor ignorar.
?Plástico cruel? de Daniel Ritto, a diferencia del anterior, parece un film moderno y ?under? pero su visión deja una sensación lamentable ante la pobreza argumental y personajes desagradables como el travesti que compone Enrique Liporace o el propio Ritto como un ser a la deriva y con tendencia a la bebida. No les va mejor a algunos de los secundarios que incluyen a Dalmiro Sáenz, Tom Lupo y Enrique Symms. Entre tanto desacierto sólo se salva una niña de apenas diez años, Isabella Maidanik, hija del director que puede tener un gran futuro actoral, aunque sea difícil entender la inclusión de su personaje en esta olvidable realización.

El único estreno de los Estados Unidos es una película atípica para ese país, tan alejada de las superproducciones, comedias tontas y films de terror que habitualmente nos invaden semana a semana ocupando el grueso de las pantallas cinematográficas. ?La Balada de Jack y Rose?, traducción literal del título original, es la tercera película y segunda en estrenarse aquí de Rebecca Miller (?Intimidades?), hija del gran Arthur Miller. Contó con la estupenda actuación de Daniel Day-Lewis, esposo de la directora, en el rol de un padre muy enfermo, que fue un auténtico hippie unos años atrás. Jack sólo piensa en su hija adolescente Rose (excelente Camilla Belle) pero la educación que le imparte no es quizás la más adecuada. Cuando Jack invita a su casa a su novia (Catherine Keener) y a los dos hijos de ésta, el hogar se transforma en un infierno aflorando en Rose ciertas características diabólicas que llevarán a graves sucesos que es preferible no revelar. Es notable la caracterización psicológica de la algo diabólica Rose y de la relación edípica con su padre. La gran virtud de ?La Balada de Jack y Rose? es que en ningún momento el relato pierde credibilidad.

?Planta 4ª? de Antonio Mercero es otra novedad con ciertas singularidades. Lo primero que puede decirse es que su director eligió un tema nada fácil como es la convivencia de varios niños afectados de cáncer en un hospital en España. La originalidad del relato estriba en estar planteado desde un tono donde se intenta privilegiar el humor frente al dramatismo de la situación. El guión fue elaborado por el director junto a Albert Espinosa, quien vivió una situación similar a la de uno de los jóvenes internados. A estos, con sus cabezas rapadas con motivo de la quimioterapia, se los conoce como ?pelones? y sorprenden con sus corridas en sus sillas de ruedas y en particular sus paseos nocturnos en dichos elementos. Todos los chicos están muy bien y en particular corresponde destacar al personaje de Miguel Ángel que interpreta Juan José Ballesta (?El Bola?). Mercero es casi un septuagenario que, con este film, llega a la docena y del cual se recuerdan dos éxitos comerciales en España (?La guerra de papá? y ?Tobo, el niño con alas?) ambas con el niño Lolo García estrenadas en Argentina. Más recientes son ?Don Juan, mi querido fantasma? y la excelente ?Espérame en el cielo?, aquí estrenada en televisión, con Pepe Soriano en el rol de un doble de Franco junto a la actriz de Almodóvar, Chus Lampreave. ?Planta 4ª? no gustará a todo el mundo (ver la crítica de Elizabeth Motta) pese a las buenas intenciones de su director quien muestra una realidad que uno sospecha es más penosa y dramática que la que aquí se presenta.

Y hablando de la realidad, la descripta por Im Sang-soo en la ?La esposa de un buen abogado?, no parece ser extrapolable a toda la sociedad coreana al mostrar un matrimonio en extrema crisis existencial. Tanto el ?buen? abogado del título como su joven esposa Hojung (Moon So-ri, en destacable interpretación) llevan vidas paralelas descuidando al hijo adoptivo con trágicas consecuencias. Hay fuertes escenas de sexo y sobre todo cierta violencia gratuita y mucha sangre. No obstante, es saludable la presentación de esta película de Corea del Sur, que pese a no estar entre lo mejor que allí se produce, nos muestra otro tipo de cine que el que ya pudimos apreciar en ?Camino a casa? y ?Primavera, verano, otoño, invierno?y otra vez primavera?. Vale la pena recordar que en ese país se producen más de 50 películas por año y que, a diferencia de Argentina, entre las diez más taquilleras por año usualmente la mayoría son locales. En poco tiempo más empezarán a llegar otros estrenos de Corea del sur (?Hierro-3? y ?El arco? ambas de Kim Ki-Duk, el director de ?Primavera, verano… y ?Old Boy?). Sería deseable que algún distribuidor independiente se interese por algunas de las dos películas anteriores de Im Sang-soo (?Girls? Night Out?, ?Tears?) o por la más reciente (?The President?s last bang?).

Publicado en Leedor el 19-8-2005