Bajo amenaza

0
8

La última película con Bruce Willis es sólo recomendable para quien gusta de estar las dos horas de la película agarrado a la butaca y sin respirar, el ?suspenso al extremo?.Un pastiche

Por Elizabeth Motta.

Cada nuevo film producido por Hollywood no puede si no ser más espectacular que el anterior. De lo contrario el fracaso estaría asegurado. Pero para la mayor industria cinematográfica del mundo, el superarse no significa precisamente innovar con otras propuestas. La idea dentro del sistema consiste en superarse tomando modelos viejos, mezclarlos dentro del verosímil de la trama, y de este modo lograr un producto nuevo recargado, y por sobre todo muy entretenido.
Cuando los estilos y las formas se agotan, los posmodernos se dedican a reciclarlas y mezclarlas para lograr algo ?innovador?. En ese sentido, en la imposibilidad de crear cosas nuevas dentro de un sistema cuyas estructuras se van agotando cada vez más, podríamos decir que Hollywood es la industria del pastiche.

Los policiales ahora no se componen sólo de algunos policías héroes y algún criminal o terrorista muy peligroso. Eso ya no es suficiente, ya está agotado. Ahora los policiales, como en Bajo Amenaza, vienen con yapa: dos secuestros ocurren simultáneamente, hay dos tipos diferentes de criminales (por un lado están los típicos adolescentes sicóticos dispuestos a todo, y por el otro una banda criminal muy poderosa) y un solo protagonista que debe salvar a todos (Bruce Willis, que después de Duro de Matar ya puede resolver cualquier problema de secuestros y terroristas, y al mismo tiempo). Pero la cosa no termina aquí. Como si esto fuera poco, casi hacia el final llegamos al punto máximo del film cuando uno de los secuestradores comienza a perseguir a sus víctimas por unos tubos de ventilación, como si estuviésemos viendo una nueva reencarnación de Alien (aunque ya no estaría dentro de Sigourney Weaver, sino en un adolescente algo trastornado). En este momento el policial se convierte en una película de terror. El pastiche se ha concretado.

Para quien gusta de estar las dos horas de la película agarrado a la butaca y sin respirar, el ?suspenso al extremo?, Bajo Amenaza es recomendable. Ahora bien, para aquellos que gustan de otro tipo de películas y están un poco cansados de los productos hollywoodenses, quizás este film les parezca hasta gracioso, ya que la recarga de ?situaciones límites? no le parecerán más que una parodia vacía dentro del género policial.

Publicado en Leedor el 28-7-2005