Vida en pareja

0
6

Cinco actos en la vida de una pareja y un director cada vez más interesante en el panorama del cine francés actualEsa Relación Tan Particular

Por Nicolás Kusmin
nicolaskusmin@leedor.com

?Como tronchado el porvenir?. ?Emma Zunz?, de Jorge Luis Borges.

Cinco actos en la vida de una pareja, que comenzará a dejar de serlo. La historia, contada hacia atrás, va desde la lectura de la sentencia de divorcio por el juez hasta el flechazo que dará comienzo al amor y al final del film. A grandes rasgos de eso trata la película número siete de Ozon (la octava: ?Le Temps Qui Reste?, se presentó en Cannes 2005 en Un Certain Regard).

François Ozon es, posiblemente, el director francés más respetado de la nueva generación, que a partir de su ingreso en el mundo del prolífico director alemán Rainer Werner Fassbinder con ?Gotas que Caen sobre Piedras Calientes?, pasando por ?Bajo La Arena?, consiguió con ?8 mujeres? el respeto de la crítica y el beneplácito del público.

Ahora, a la manera en que Alejo Carpentier(*), en su cuento ?Guerra del Tiempo? relataba la vida al revés de un hombre, el director galo se propone indagar en la naturaleza del amor, invirtiendo lo natural y dejando así al descubierto que el buen cine no necesita posiblemente de un ?Nudo-Desarrollo-Desenlace? para atrapar al espectador y así acaparar su atención. Con este revés de la trama se accede a la vida de esta pareja interpretada por Valeria Bruni-Tedeschi (reconocida aquí por ?Los que me Aman tomarán el Tren?) y Stéphane Freiss (?Betty Fisher?) que con sus conflictos, fantasías e infidelidades, dan vida a esta relación tan común a cualquier mortal.
?Vida en Pareja?, se puede catalogar como un film menor de Ozon, pero con todos los aditamentos que caracterizan a su cine, especialmente el rigor estético y la calidad de sus elencos. En el rodaje hubo una frase que no pudo callar: ?Comenzamos como Bergman y terminamos como Lelouch?, en clara alusión a la visión dramática del director sueco en contraste con el romanticismo poético del director francés de ?Un Hombre y Una Mujer?.

Francia redescubre Italia.

Pese a que sólo uno de los Actos, cinco en total (de ahí el título original), se produce en Italia (en una playa de Cerdeña), en toda la cinta la música de la Bella Italia está presente, con intérpretes como Bobby Solo, Paolo Conte y Luigi Tenco. Con especial acento también en otras latitudes como en la particular voz de Brian Eno. De él, justamente es la música de una de las escenas centrales de ?La Habitación del Hijo? (del llamado Woody Allen italiano, Nanni Moretti), cuando el padre pide en una disquería escuchar el tema ?By the River?, como homenaje al hijo que ya no está en su cumpleaños.

Queda como final mencionar cuán fuerte son las sensaciones ante François Ozon, dado que plantea en su final-comienzo, que nada es lo que parece en un primer momento. Y que toda pareja es finalmente un mundo en miniatura.

(*) Alejo Carpentier, novelista y musicólogo Cubano (1904-1980) ganador del premio Cervantes en 1977.

Publicado en Leedor el 17-7-2005

Compartir
Artículo anteriorFotografia Digital
Artículo siguienteMedea