Presencia de Berni

0
4

Imprescindible muestra para seguir admirando a Berni.ANTONIO BERNI. Presencias y creencias.

Por Julio Portela

Fundación Federico Jorge KLEMM.
Coorganizada con la Academia Nacional de Bellas Artes
Marcelo T.de Alvear 626 ? Buenos Aires
Lunes a viernes de 11 a 20 horas.

Este año nos ha tocado referirnos repetidamente a Antonio Berni al comentar diversas exposiciones dentro del programa de homenajes que se están ofreciendo por el centenario de su nacimiento.
La primera de las muestras realizada en el MALBA ? Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires estuvo dedicada a ?Berni y sus contemporáneos? en una confrontación de sus obras con las de otros artistas coetáneos, lográndose un interesante contrapunto de técnicas y colores.

La segunda trató de un ?Antonio Berni para niños? en una exposición interactiva en el Centro Cultural Borges con juegos realizados a partir de sus obras, cuya temática general se refiere a las distintas infancias que el mismo artista observó y captó en sus pinturas.

Nos toca ahora referirnos a Antonio Berni en su pintura figurativa con propuestas inspiradas en relatos bíblicos y en las tradiciones populares de nuestro país, y otras de fuerte contenido crítico en lo político y lo social. Se trata aquí de obras de grandes dimensiones, la mayoría emblemáticas de su producción que nos atreveríamos a separar de acuerdo a sus connotaciones sociales o de contenido religioso.

Esta exposición contó con la curaduría excepcional de Rosa María Ravera, presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes y de la Fundación Federico Jorge Klemm quien asimismo prologó el catálogo. Del mismo se subraya ?…que se trata de algunos aspectos circunscriptos a determinados períodos y opciones ?no sólo temáticas- de un operar multiforme que dilató sus transformaciones con marca perdurable de extraordinaria potencia plástica e ideativa: la producción de uno de los fundadores del arte moderno en Argentina.?

Así en ?Migración? (1954) un temple sobre tela de gran formato Berni aborda como si se tratara de una instantánea en fotografía, aquel momento en el que una familia del monte santiagueño se apresta a iniciar el éxodo del paraíso, ese lugar donde Dios los puso. Se trata de una composición donde las expresiones de resignación por la pérdida y de temor por lo desconocido, parecen extraídas de la crónica de un periódico.
También en la misma temática ?El descanso? (1955) un óleo sobre papel plegado sobre tela nos muestra una familia que acaba de llegar al lugar prometido, un paraje desolado y aislado del mundo. El cansancio del grupo humano por el largo viaje, se percibe en la expresiones de sus rostros mientras el tren que se aleja en el paisaje acentúa el desamparo.
Es destacable en todas estas escenas la presencia del grupo familiar representado por todos sus miembros que incluye sus pertenencias como un núcleo monolítico de seres y cosas.

También la crónica reaparece, como en las pinturas del romanticismo, en el óleo sobre tela ?El obrero caído? (1953). Se trató de una época de gran compromiso político de Berni remarcado aquí en una escena patética de dolor colectivo frente al trabajador inmolado, mientras en la parte superior de la tela aparecen varias palomas como símbolo de paz.

En ?La siesta? (1943), otro óleo sobre tela, el peón en actitud de abandono al descanso sobre un catre con apoyos en cruz conforma una escena de connotaciones metafísicas, con una madona que lo observa desde la ventana mientras amamanta a su hijo, como si se tratara de una aparición.

En ?La difunta Correa? la escena se compone con un grupo de creyentes de rodillas entre las tumbas del cementerio en actitud de ruego pero también expectantes de que el milagro se produzca ante sus ojos, mientras una mariposa de gran simbolismo emprende el vuelo.
Mención aparte merecen los xilo-collages y grabados-collage sobre madera presentando a Ramona o a Juanito Laguna, siendo muy interesante de observar aquellos donde el taco del grabado se dispuso al lado, como si se tratara de otra obra de arte.

Como complemento de otras exposiciones presentadas este año resulta imprescindible ver esta muestra destacándose la prolija selección de obras practicada, que otorga al conjunto gran coherencia.

Referencias Imágenes

Foto 1: la familia del peón” (1975) óleo sobre tela 201×200 cm.
Foto 2: El obrero caído, 1953, óleo sobre tela, 197 x 250 cm.
Foto 3: Apocalipsis (fragmento), 1981, acrílico s/papel, 100 x 164 cm.
Foto 4: Cristo en el departamento, 1981, acrílico s/tela, 200 x 160 cm.

Publicado en Leedor el 4-6-2005