Cerremos el paraguas

0
7

El artista mexicano, Jorge Ismael Rodríguez, responsable del Proyeco M-12 que homenajeó en marzo a las víctimas del atentado de Madrid, responde al artículo del argentino Carlos Filomía, publicado en Leedor.Respuesta al texto de Carlos Filomía, inventor del hilo negro.

Por Jorge Ismael Rodríguez

Hace varios meses recibí un extraño correo de parte de un tal Carlos Filomía quien entre otras curiosidades y con ingenua petulancia se autonombra precursor del
cacerolazo, en ese bizarro correo exigía que su nombre fuera citado como la fuente de inspiración del proyecto M-12 en cualquier medio y forma que se
utilizara para difundirlo, con ese mismo sinsentido me invitaba a compartir algún acto en México o Buenos Aires con el tema que yo quisiera. Esta grotesca misiva me provocó una sonrisa, no obstante, abrí el adjuntó con fotografías en las que pude ver algunos manifestantes portando sombrillas a manera de pancartas en algo que refiere como protesta contra FMI o algún banco en Argentina. En estas imágenes no encontré similitudes conceptuales ni valores estéticos que tuvieran que ver con mí proyecto, nuevamente sonreí ante lo que creí un acto de ingenuidad. Respondí agradeciéndole el interés en el proyecto y
olvidé la gracejada.

Ahora me informan que no era ingenuidad, que era mala leche y que Carlos Filomía montó una campaña para treparse en M-12 monumento al paraguas y que ha colocando en 3 ó 4 sitios web un absurdo texto megalómano con el que victimizandose pretende vincular nuevamente su Activismo Político Cultural a una exitosa pieza poética.

Comento.

M-12 monumento al paraguas es una intervención escultórica urbana que toma y transforma las imágenes de la marcha contra la violencia en la que participaron cerca de 11 000 000 de personas en toda España el lluvioso día 12 de marzo de 2004 transmitidas en vivo al mundo entero por la TV española y CNN.

Afirmo.

El estímulo para M12 monumento al paraguas no pasa por acciones políticas realizadas en la bella tierra Argentina por un sujeto que ni yo ni nadie en mi entorno conoce.

Colofón.

1- El duelo del pueblo español por los 192 muertos y cerca de 1500 heridos, todos humanos, hombres, mujeres, viejos, jóvenes, niños, trabajadores, estudiantes, vecinos seres comunes y la rabia de 11000,000 ONCE MILLONES de personas manifestándose contra la violencia, es sin lugar a dudas, 11000,000 de veces más impactante que la cortinilla de entrada de la serie Friends o cualquier fotografía de
protestas políticas locales de Carlos Filomía.

2- Las torrenciales lluvias extemporáneas que bañaron varias ciudades españolas obligaron a los manifestantes a protegerse con paraguas, generando impresionantes vistas aéreas. Los españoles, involuntariamente, formaron una gran coraza de paraguas que los protegió sobre todo de la mirada indiscreta de la tv, bajo esta sombra y en privado hablaron de todo, para los extraños solo quedo
disponible la silenciosa imagen de unidad y un sobreentendido, los vivos somos muchos, sabemos llorar a nuestros muertos y aquí estamos juntos para detener
a los violentos.

3- Los hechos derivados de está marcha cambiaron los equilibrios de poder y como resultado España se salio de la guerra de Irak, repatrió a sus jóvenes soldados
salvando algunas vidas y muchas conciencias. Llevó paz a padres, esposas, hijos, hermanos, novias, amigos y vecinos, todos estos hechos importantes aunque no
formen parte del microcosmos de Carlos Filomía.

PD.

Olvidaba comentar que lamentablemente el pequeño mundo imaginario de Carlos Filomía, territorio ficticio en donde aún no se inventa el agua tibia carece del brillo que el supone y que sería deseable que si alguien conoce a Carlos Filomía le recomiende que piense antes de hablar o escribir pues en este caso al pretender estar por encima de la manifestación de dolor y la rabia de once millones de personas sus comentarios resultan francamente torpes y ofensivos.

Publicado en Leedor el 2-6-2005