Estrenos del 28-4-2005

0
9

En una semana con 7 estrenos, la mayor cantidad en lo que va del año, sobresale la película argentina ?Hermanas? de Julia Solomonoff y dos films biográficos muy disímiles sobre personajes que vale la pena conocer. ESTRENOS DEL JUEVES 28 DE ABRIL

Por Fredy Friedlander

Hermanas
El único estreno local de la semana es ?Hermanas?, un promisorio debut en el largometraje de Julia Solomonoff, quien fue asistente de Carlos Sorín (?Historias mínimas?, donde incluso actuó), Walter Salles (?Diarios de motocicleta?) y Martín Rejtman (?Silvia Prieto?). Contó con la actuación de dos muy buenas actrices: Valeria Bertucelli (?Luna de Avellaneda?, ?Extraño?, ?Los guantes mágicos y ?Silvia Prieto?, ambas de Rejtman) y la española Ingrid Rubio (?El faro?, ?Sé quien eres?). Ambientada en el año 1984, muestra el reencuentro de Elena (Bertucelli), en su casa en Texas con su hermana menor Valeria (Rubio), quien debió emigrar a España en 1975 por cuestiones políticas. A lo largo de unos pocos días se irá develando un pasado en el que adquirirá creciente relevancia una novela que escribió el padre de ambas así como la suerte corrida por el novio de Valeria (buena interpretación de Nicolás Pauls). A diferencia de otras películas sobre el tema de los desaparecidos y de la dictadura militar, el enfoque de ?Hermanas? es más intimista y en el duelo actoral entre ambas actrices saca leve ventaja Valeria Bertucelli, quien es hoy una de las figuras más destacadas y de más amplio registro dentro de la cinematografía argentina.

La intérprete
Dos estrenos norteamericanos poseen cierta similitud al menos en lo que a su género se refiere, que podríamos denominar thriller político. Por desgracia ninguna de ellos se destaca en cuanto a calidad, aunque de ?La intérprete? (?The interpreter?) podía esperarse un mejor resultado. En efecto, con actores de los quilates de Nicole Kidman y Sean Penn y la dirección del veterano Sydney Pollack, resulta difícil comprender como se dilapidó un enorme presupuesto que permitió incluso filmar varias escenas en las mismas Naciones Unidas. Es en dicho recinto donde Kidman, la ?intérprete? del título, escucha un diálogo que menciona un posible asesinato del presidente de un país africano, el inexistente Matobo, donde ella habría nacido. De ahí en más comienza a ser perseguida y entra en acción Sean Penn, miembro del FBI, quien es asignado para seguirla y eventualmente protegerla. Hay alguna que otra escena bien lograda como la de un accidentado viaje en un micro en Nueva York, pero la película se estira más de dos horas y el final es convencional y previsible. Sorprende que el director, quien últimamente ha aparecido como actor en varias películas tales como ?Maridos y esposas?, ?Fuera de control?, ?Ojos bien cerrados? y en esta misma, no logre reeditar aciertos de su prestigioso pasado. Basta recordar que dirigió, entre otras, ?Nuestros años felices?, ?Tootsie?, ?Africa mía? y sobre todo ?Tres días del Cóndor?, que con temática similar está muy por encima de esta olvidable producción. Este concepto se aplica también al otro estreno de cine político: ?XXX2: Estado de emergencia? (?XXX. State of the Union?) que es una secuela en que Vin Diesel es reemplazado por Ice Cube y donde nuevamente actúa Samuel L. Jackson y se suma el desaprovechado Willem Dafoe. El director, Lee Tamahori está lejos de su excelente film ?El amor y la furia?, realizado cuando aun filmaba en Nueva Zelanda.

El ojo
Otros dos estrenos pueden ser agrupados por pertenecer a un mismo género, en este caso de terror. El que sale mejor parado es ?El ojo?, primer film de los mellizos Oxide y Danny Pang, nacidos en Hong Kong, que se estrena en Argentina. En la línea de otros productos de Oriente recientemente estrenados, tales como ?El grito? o ?La llamada 2?, los supera al tratarse de una película con un terror más sutil. El tema no es totalmente novedoso, ciertas consecuencias extrañas que sufre una persona al practicarle un transplante aquí de córnea, pero un tratamiento cinematográfico muy cuidadoso (imagen, sonido, clima y ambientación) diferencian a ?El ojo? de muchos otros productos de uno de los géneros más transitados últimamente.

Boogeyman. El hombre de la bolsa
Justamente, la otra novedad: ?Boogeyman. El hombre de la bolsa?, de Stephen T.Kay, es una más que apenas podrá ser deleitada por fanáticos del género poco exigentes. El regreso a la casa, donde desapareció su padre, de un joven traumatizado será la excusa para mostrar los clásicos efectos de este tipo de film: puertas que chirrían, bañaderas con sangre, escaleras que crujen, armarios que no se deben abrir, etc, etc. La advertencia queda entonces formalizada y será el espectador quien decida si vale la pena dedicar noventa minutos a semejante trivialidad.

Las dos películas restantes de esta semana tienen poco en común salvo que se trata en ambos casos de films biográficos bien logrados. Por un lado está la película de ficción: Kinsey, el científico del sexo de Bill Condon (?Dioses y monstruos?) sobre la vida de un famoso zoólogo quien preparó un famoso informe sobre el comportamiento sexual de los norteamericanos. Obtenido por encuestas y elaboración de estadísticas provocó en su momento (décadas del 40 y 50) reacciones disímiles entre seguidores y detractores. La película tiene un cierto tono didáctico que quizás conspire en contra del interés del espectador. No obstante, las excelentes interpretaciones de Liam Neeson como Alfred Kinsey y de Laura Linney como su esposa así como ciertas revelaciones sobre las propias y osadas experiencias sexuales del investigador logran compensar con creces lo antes apuntado.

?El gran gato?
del catalán Ventura Pons es, a diferencia de la anterior, un documental sobre la vida de un argentino, más conocido en España que en su propia tierra natal. Javier Patricio Pérez Álvarez, alias el Gato Pérez, tuvo una vida breve (1951-1990) pero muy intensa y sobre todo ?nocturna?. Compuso canciones del género rumbero sobre todo en Barcelona donde se radicó a mediados de la década del ?60 destacándose entre ellas: ?Se fuerza la máquina?, ?Viejos automóviles? o ?Quisiera ser poeta, quisiera ser cometa?. Entre testimonios de sus familiares (madre, sendas esposas e hijas) y amigos es posible reconstruir la vida de un ser del que nos restan sus canciones que en ?El gran gato? son interpretadas por quince músicos entre los que se destacan Luis Eduardo Aute, Kiko Veneno y Martirio.

Publicado en Leedor el 29-4-2005