Manuel Alvarez

1
12

La muestra de Manuel Alvarez en el Pabellón de las Artes de la UCA nos acerca a un artista plástico comprometido desde siempre con lo geométrico en un sentido amplio, conforme a las reglas de las matemáticas.Manuel Alvarez, el maestro

Por Julio Portela

Pontificia Universidad Católica Argentina
Pabellón de las Bellas Artes.
Av. Alicia M. de Justo 1300, PB ? Buenos Aires.
Martes a domingo de 11 a 19 horas.
Hasta el 4 de mayo de 2005.

En una primera apreciación, el recinto que alberga esta exposición se presenta como tapizado de tejidos medievales descolgados sobre las paredes y paneles que les sirven de soporte. Aquí forma y color se imponen en el conjunto aportando sus composiciones austeras en una ambientación contemporánea. Pero no se trata de tapices ni de pinturas decorativas, sino de obras del artista plástico Manuel Alvarez comprometido desde siempre con lo geométrico en un sentido amplio, conforme a las reglas de las matemáticas.

Estaríamos entonces en presencia de pinturas abstractas. Sin embargo, no podemos dejar de reconocer en ellas formas ubicadas en el espacio con un sentido aritmético riguroso, donde nada es casual y todo tiende a la excelencia.

A partir de aquí interviene el color en distintos tonos y matices que se amalgaman para formar figuras planas de cuadrados, rectángulos o círculos en una visión que podríamos denominar realista de lo abstracto. Porque los trazados geométricos pueden ser tomados como la esencia misma de las figuras, aquello que las identifica en última instancia.

Se nos ocurre encontrar aquí una exaltación de las líneas recta y curva en el plano. En la serie de las ciudades, realizada en la década de los ?60 el ejido urbano admite un trazado irregular, remarcado por títulos de catástrofes humanas como ?Guerra civil en la ciudad?. Pero también se observan en ella formas de escaleras, algunas notoriamente de trazo más grueso, a las que otorgamos un sentido espiritual de descenso o ascenso al cielo.

En otras pinturas los planos de colores saturados son colocados en forma asimétrica, admitiendo la inclusión de círculos que pueden estar ubicados a derecha, izquierda, arriba o abajo, o simplemente en series donde alguno de ellos se diferencie por el color . En el área limitada por la circunferencia encontramos también connotaciones que nos conducen a lo espiritual, toda vez que, entendemos, el círculo no ocupa una situación arbitraria en las pinturas de Alvarez. Más bien participa de un sentimiento de recogimiento religioso, ya que en el arte cristiano el círculo es el símbolo de la eternidad y la vida perdurable.
El calificativo de ?El maestro?, colocado en el título de esta nota no es casual. Se refiere al cuadro con ese título, – un acrílico sobre tela de 1972 -, que exhibido solitario en uno de los paneles, nos acerca, sin proponérselo al carácter de éste artista geométrico por excelencia, en quien reconocemos no sólo sus valores artísticos, sino también sus virtudes personales.

Recomendamos esta exposición muy especialmente, siendo una oportunidad para reconocer y disfrutar de esta forma de expresión siempre vigente.

Publicado por Leedor el 15-4-2005

  • Me interesa mucho la obra de Alvarez, me interesaria mucho conocer mas de su produccion . Graciasx