BAFICI. El cierre

0
8

BAFICI. El día después. Elizabeth Motta hace un paneo por lo que se vio en estos 12 ajetreados días del Festival de Buenos Aires.Bafici 2005

Por Elizabeth Motta

Previo a realizar un enfoque sobre lo que fue el BAFICI, vale aclarar que mi intención no será tratar cuestiones referentes a la organización del festival. Ya lo hizo Nicolás Kusmin en Sin Aliento. Por mi parte me gustaría hacer un enfoque sobre las películas que han pasado por el festival, de las secciones y también las actividades.

Dando la 20° ojeada al catálogo del festival, me enojo conmigo misma por la cantidad de películas y secciones que me perdí, aunque reconozco la imposibilidad de haberlas visto todas (alrededor de 400 películas en casi dos semanas).

Una vasta selección de filmes de Europa, Asia, América han abierto la posibilidad poco habitual de ver cine de todo el mundo. Ficciones, cortometrajes, trayectorias (donde pasaron filmes de grandes como Abbas Kiarostami, Jean-Luc Godard, Alain Resnais, Harun Farocki, Kim Ki-duk, John Waters, Chris Marker, Agnes Varda, Raymond Depardon, Benoit Jacquot, Danielle Huillet, Jean-Marie Straub, Amos Gitai, Goran Paskaljevic, entre otros); una sección dedicada a óperas primas o segundas películas entendidas como promisorias para lo que sería un Cine del Futuro; una sección llamada Territorios en Tensión, cuya temática sitúa fundamentalmente filmes sobre los conflictos políticos, sociales y económicos actuales de la realidad global. Otras secciones fueron Algo Judío, Música (con las películas por ejemplo de Dave Markey), Nocturna, Cine de Artistas (con su arte surgido del video). Focalizaciones sobre Chantal Akerman (a quien el Malba le ha dedicado un gran espacio), Carlos Echeverría (documentalista argentino de la época de la posdictadura, cuyo cine es primordialmente militante y comprometido), Robert Frank (del underground norteamericano), David W. Griffith (con una copia restaurada de Intolerancia), Monte Hellman (con sus films de clase B llenos de personalidad) Ryuichi Hiroki (con su cine erótico), Andreas Kleinert (un poeta del espacio-tiempo), André Labarthe (con documentales sobre importantes figuras como Cronenberg, Cassavetes, Ford o Hitchcock, por nombrar el ámbito cinematográfico), Caroline Leaf y Bill Plympton (cine de animación), Christian Leighton (con documentales muy personales), Albert y David Maysles (con un cine focalizado en artistas músicos y plásticos) y Frank Sheffer (también con documentales sobre grandes músicos). También hubo un foco sobre películas de Asia, Africa, Alemania, Armenia y Canadá, sin olvidar los Rescates (con copias restauradas de grandes obras cinematográficas ?del cine mundial y argentino- y documentos sobre las filmaciones de otras películas).

Pero también cabe destacar el importante lugar otorgado a la producción nacional, donde no sólo se les dio lugar a filmes argentinos dentro de la competencia internacional de largometrajes (Cándido López: los campos de batalla, Monobloc y Samoa) sino que además hubo una segunda competencia sólo de cine argentino. Ello demuestra una fuerte iniciativa frente a la necesidad de revalorizar un cine ?nuestro?, que tantas veces se deja de lado.
Otro factor a destacar es la vasta cantidad de documentales que hubo durante todo el festival, que además han tenido por primera vez un lugar dentro de la competencia oficial (anteriormente dedicada a filmes de ficción).

Entre las actividades, cabe mencionar la presencia de Tom Gunning (autor D.W. Griffith y los Orígenes del Film de Narrativa Americana y de varios textos sobre la arqueología del cine, quien no casualmente presentó el ciclo David Griffith), Edgardo Cozarinsky (con una Jornada sobre la filmación de su película Ronda Nocturna, de la cuál también presentó un libro), Homero Alsina Thevenet (el autor del famoso libro de recopilaciones de grandes escritos cinematográficos llamado “Textos y manifiestos del cine”, que presentó su película favorita en el C.C. Ricardo Rojas), una Master Class de Bill Plympton, entre otros.

Para finalizar me gustaría citar algunos filmes que pasaron por el festival, y que merecen ser nombrados por su calidad, diría yo, casi de obras maestras: L?esquive (Abdellatif Kechiche), Aftermath (Paprika Steen), Right Now (Benoit Jacquot), The Heart is Deceitful Above All Things (Asia Argento) y Thirst (Tawfik Abu Wael).

Publicado en Leedor el 25-4-2005