Carte-de-Visite

0
6

12 Fotos chiquitas al precio de una.
La historia del invento de Adolphe Disdéri.HECHOS Y CURIOSIDADES EN LA HISTORIA DE LA FOTOGRAFIA III
Las Carte-de-Visite
Por Hernán Pesis

A mediados del siglo XIX las políticas de Napoleón III favorecieron enormemente a la economía de la clase burguesa, que por entonces, se hallaba en franco ascenso económico. Se dieron créditos que facilitaron el surgimiento de nuevos comercios y nuevos emprendimientos. También hicieron aparición los llamados nuevos ricos.

Muchos de estos burgueses querían reafirmar su posición social y poderío, y también ser reconocidos entre los de su clase social.

Surge entonces la idea de inmortalizarse, orgullosos de sus logros y posesiones, a través del retrato pictórico, a la manera de los grandes aristócratas de antaño. Pero como la demanda era mucho mayor que la oferta, y los grandes retratistas no daban abasto, aparecieron en escena muchos retratistas mediocres, cuyas imágenes realmente dejaban mucho que desear.

La fotografía nació justo bajo estas circunstancias reemplazando rápidamente al retrato pictórico. La imagen fotográfica era más rápida y más fiel a la realidad que la pintura, tampoco necesitaba de gran habilidad para su ejecución.

Muy pronto surgió una gran demanda de retratos fotográficos, y va a ser bajo esta demanda donde aparece la visión de un gran fotógrafo y empresario francés, llamado Adolphe Disdéri (1).

Hacia 1854, Disdéri patentó una cámara fotográfica con una modificación que lo llevaría rápidamente a la obtención de una gran fortuna. Esta cámara estaba dotada de varios objetivos (6, 8 y hasta 12 en algunos casos, en vez de la cámara tradicional de un solo objetivo). Esta modificación le permitió impresionar, en la misma placa donde antes sólo cabía una única imagen, hasta 12 pequeñas fotografías de 9x12cm, aproximadamente, a la que llamó Carte-de-Visite (“tarjeta de visita”) y cuyo éxito fue instantáneo.

En la Carte-de-Visite el personaje solía aparecer retratado en diversas poses, captadas por cada uno de los diferentes objetivos de la cámara, para finalmente obtener una placa fotográfica con varias imágenes, que luego se copiaba a un papel y se recortaba.

Ahora el burgués podía llevarse varios pequeños retratos al precio de una única placa, luego los firmaba y llenaba con sus datos personales, repartiéndolos entre la gente de su clase a modo de presentación personal, como hoy se hace con las tarjetas personales.

La popular Carte-de-Visite fue desapareciendo hacia 1863, cuando la firma inglesa Windsor & Bridge Co. popularizó otro formato que gozó de mayor éxito. El formato Cabinet, de 10x15cm, y que es actualmente el formato más utilizado para las fotografías “familiares” de hoy día.

(1) Adolphe Disdéri (1819-1890, Niza, Francia)
Disdéri se instaló en la ciudad de París a mediados de 1854, exactamente en el número 8 del bulevar de los Italiens, llegando a tener, por aquel entonces, el estudio más grande e importante de París.
Entre sus múltiples y productivos encargos, fue el retrato de Napoleón III el que lo consagró y lo llevó a la fama.
Comenzó a ganar mucho dinero y a viajar por todo el mundo, abriendo varios importantes estudios en distintos países europeos, como en Inglaterra y España.
Totalmente equipados, sus estudios fotográficos fueron lugares de reuniones constantes de la burguesía más acomodada, llegando incluso a ganar premios por la calidad de los retratos allí obtenidos.
Disdéri no sólo inventó la cámara de múltiples objetivos, con el que desarrolló la modalidad de la Carte-de Vistite que lo llevó a la fortuna absoluta, sino también otros numerosos inventos y también diversas publicaciones.
Con el derrumbe del Segundo Imperio en Francia, su fama y fortuna pronto se esfumaron. Terminó como fotógrafo ambulante, realizando retratos por apenas unas monedas. Hacia 1870, el formato Cabinet ya había remplazado al formato de la Carte-de-Visite, y en 1899 Disdéri vuelve a París, donde muere en el hospital benéfico de Santa Ana, en la absoluta pobreza.

Publicado en Leedor el 25-4-2005