Aftermath

0
12

BAFICI. Día 12. Inteligente propuesta danesa para la Competencia oficial Un país chico y poderoso

PorJulián Rimondino, desde BAFICI

En la época del cine mudo, la industria danesa del cine se constituyó como una poderosa fuerza que abastecía de films a gran parte de Europa del Este. Pero con la llegada del sonoro y la aparición de grandes directores en otros países escandinavos (los casos más notorios, Sjöstrom y Bergman en Suecia), condenó al cine danés al ostracismo por largas décadas. Todo hasta que en la década de los ?90 aparecieron Lars von Trier y su Dogma. Entonces, todos los festivales del mundo empezaron a exhibir y premiar cine danés.

Los primeros años de este siglo no han sido la excepción, y gracias a esta explosión pudimos descubrir, en este lado del mundo, a directores como Susanne Bier (Corazones abiertos) o Thomas Vintenberg (La celebración). Y, como era inevitable, también a actores y actrices: Iben Hjejle (Mifune), Nikolaj Lie Kaas (Reconstrucción de un amor, Corazones…) y numerosos intérpretes que, casi siempre dentro de los cánones de un cine realista, componían a seres marcados por el dolor y la angustia en un marco urbano.

Entre todos estos rostros, uno aparecía constantemente. En Mifune, Corazones… y La celebración tenía roles secundarios, pero de gran fuerza, una actriz madura, de fuerte presencia y estrambótico nombre: Paprika Steen. Y al ponerse detrás de las cámaras por primera vez, esta mujer logró entregar una nueva, fuerte, adulta y conmovedora película danesa sobre el dolor: Aftermath, quizás lo más tradicional (en términos estéticos y narrativos) de la Competencia Internacional de esta edición del BAFICI, y también de lo mejor.

Britt (Sofie Gråføl) y Claes (Michael Birkkjær) pierden a su hija adolescente en un accidente de autos. La premisa es sencilla y devastadora, y le sirve a Steen y a su talentoso guionista Kim Fupz Aakeson para desplegar una serie de historias sobre la dificultad de aceptar esta pérdida, la soledad del luto y el vivir con una pena incurable. Si esta historia podría volverse pesada o caer en los golpes bajos, los expresivos primeros planos de Steen y la increíble labor de su elenco se encargan de transformarla en un tratado realista, duro pero verídico, sobre una de las tragedias más grave que puede vivir un matrimonio.

Más que un film deprimente, Aftermath es un film inteligente que afronta su delicado tema con lucidez y convicción. Se aleja de los lugares comunes y las respuestas fáciles al mostrar cómo sus protagonistas viven a la deriva, buscando algo que los enclave y los devuelva a los tiempos felices. Sea la relación que Claes inicia con la conductora del auto que mató a su hija, o la fascinación de Britt por una bebé que no le pertenece, la tragedia se revela como un peso insondable que ninguno de los esposos sabe cómo afrontar, y ante la que reaccionan como pueden, según los dictados de sus instintos. Dudosos, llenos de temor, de recuerdos y de ira, Britt y Claes se mueven por la moderna Copenhague buscando recuperar lo que han perdido para siempre.

La debutante Steen (que filma como una experta) marca a sus actores con gran soltura. Karen-Lise Mynster, como la fatídica conductora, compone un papel histriónico con gracia y destreza, mientras que Gråføl, firmísima candidata para el premio a la Mejor Actriz del festival, se luce cada vez que aparece su Britt, siempre delicada y silenciosa, sonriente y de luto al mismo tiempo. Birkkajer, por su parte, expresa la furia contenida de Claes por medio de gestos y miradas significativas y llenas de potencia.

La excelente música, sensible pero no sensiblera, junto con los muchos, muchos triunfos de la película, logran sobreponer su único desajuste, la historia del socio de Claes y su esposa, alejada del conflicto central y, por momentos, innecesaria.
Pero para cuando la película termina, y una delicada versión de ?Losing my Religión?, de R.E.M., suena mientras corren los títulos, Aftermath se revela como una película apabullante, seria, adulta, inteligente y, por sobre todo, emocionante.

Una increíble sorpresa para cerrar la Competencia Internacional con un gran aplauso.

Próximas funciones de Aftermath en BAFICI
Sábado 23 a las 16 hs en Hoyts 6
Domingo 24 a las a las 14:30 hs en Hoyts 6

Publicado en Leedor el 23-4-2005