Griffith

0
5

BAFICI. 3a noche. En el Centro Cultural Rojas se inició el homenaje a David Wark Griffith con la presentación de 6 cortos mudos y la charla de Tom Gunning. ¿El resultado? El público volvió a aplaudir a Griffith.Y el público volvió a aplaudir a Griffith

Por Alejandra Portela

Hasta las últimas corrientes historiográficas de la década del 80 y el 90, no era fácil encontrar visiones renovadoras de la historia del cine mudo. Sumado a la interminable tarea de rescate, preservación y guarda de enorme cantidad de películas del período, la falta de legitimación de un arte durante demasiado tiempo considerado menor.

Leer a Tom Gunning en cualquiera de sus artículos sobre este “Early Cinema?, sus múltiples trabajos sobre el cine anterior a Griffith, el cine de Griffith o el de Fritz Lang es precisamente encontrarse con una manera diferente de encarar estos estudios. Podrá ser muy específico, la tarea bibliográfica de Gunning es muy conocida en el ambiente académico, sin embargo la presentación de anoche, viernes 15 de abril, no tuvo tanto que ver con su aspecto académico, sino más bien con una respetuosa voluntad de acercar la obra del ?complejo? Griffith a un publico de Festival, es más, de Festival Independiente.

Presentado por Gunning como el padre del cine de Hollywood por un lado y como el padre del cine moderno, por otro se apura en aclarar que los padres pueden ser algo difíciles. Y la explicación está en sus películas: una complejidad ideológica (El Nacimiento de una nación) y moral (las más progresistas películas en defensa del pobre y el trabajador).
El inventor de la idea del director de cine en surol de independencia con respecto al que hasta ese momento (hablamos de fines de los 10) era el dueño de la película: el operador de la cámara. Descubridor del poder del montaje (Gunning lo llama Editing) y la relación entre un plano y otro.

6 cintas de una duración menor a las 15 minutos que solían rodarse en tres o cuatro días y que en su mayoría pertenecen a la compañía American Biograph que abandonaría a Griffith en su loco plan de hacer películas más largas. En su primer año, la realización de cintas cortas llegó a 150, en total 450 cortos.

Hay muchos niveles de análisis temático y formal para la obra de Griffith anterior a 1915: el director preocupado por lo social (A corner in wheat de 1909), el director de folletín romántico, el de verdaderos dilemas morales (en El doctor de campo un médico debe decidir entre salvar a su hija o a una niña pobre).

El director de incipientes estrellas: Como es en la vida, de 1910, uno de los primeros trabajos realizados en California con una adolescente Mary Pickford a la que también se le presenta un dilema: quedarse con el padre que renunció al matrimonio por cuidar a su hija, o un hombre que le ofrece casarse. La aventura y el amor, síntesis del cine hollywoodense posterior, en The Lonedale Operator (1911) con una quinceañera Blanche Sweet y una copia impecable cedida por el Museo de Films de Holanda que conserva el viraje de los colores en función de la dramaticidad de la escena: gris oscuro cuando atardece, azul de noche, rojo en la locomotora. The lady and the Mouse, (1913) con las hermanas Gish y Lionel Barrymore; The mothering Heart de 1913, con Lillian Gish se proyecta hacia el final y Gunning marca la evolucion de las actrices pero también la evolución de un director preocupado por la luz, la actuación y el diseño narrativo.

Acompañado por música en vivo, con sonidos electrónicos sumamente sutiles y pesee a una muy mala traducción del inglés al castellano e incomodísimas butacas que no van a tolerar a la larguísima Intolerancia, Tom Gunning hizo que el público volviera a aplaudir al Griffith menos conocido, más experimental y más genuino.

Próxima proyección de Griffith en BAFICI
Intolerancia en copia nueva
El sábado 23 a las 16 hs en el Centro Cultural Rojas

Publicado en Leedor el 16-4-2005