Vibrator

0
4

BAFICI. 1er día. Del japonés Ryuchi Hiroki, Vibrator combina magistralmente la voz en off, los intertítulos y un íntimo erotismo amoroso.Seek you

Por Alejandra Portela

?Te amo aunque no seas nada. Te digo esto yo que no soy nadie? (de la canción de los títulos finales)

Título raro para una película: el único vibrador que aparece es el del teléfono celular en el saco de Rei: a la vez que vibra, se ilumina, simulando un corazón.

El deseo de tocar a alguien lleva a Rei, una redactora free lance, a emprender un viaje sin destino fijo “con un compañero de viaje el mundo te sonríe” grita por la ventanilla. Así será. Takakoshi es un buscavidas, chofer de un transporte aleatorio, según cómo se presente el negocio.

El juego se plantea de entrada: en el drugstore de la estación de servicio, Rei circula por las góndolas pensando que hay que desconfiar de la gente que le cuesta tocar a los otros, que hay que desconfiar de las revistas que le hablan a las mujeres como si fueran tontas: si están gordas, si tienen la piel seca, si alguna vez se enamoraron.

Takatoshi entra al lugar con botas de nieve: “Parece un pescador, aunque es lindo” dice el cartel, negro con letras blancas cuya presencia enuncia a un realizador preocupado por sus criaturas. “Tómame, tómame, aún estoy viva”. No sabemos mucho de la vida de Rei, sí que su sensibilidad está a flor de piel: “Dije percibimos y él entendió recibimos” otra vez el cartel negro. Planos intercalados con otra densidad de imagen en una cocina desordenada. Sólo eso del pasado de Rei.

Ese viaje por las rutas del invierno de Japón transformará la vida de Rei. Dos seres cuya comunicación se inicia en el sexo en ese camión de 4 toneladas, y continúa en la definición de sí mismos a través de sus experiencias pasadas (más en el caso de Takakoshi) o sus debilidades actuales: la bulimia de Rei la lleva a un estado de indefensión: comer, vomitar y dormir bien, dirá en un momento, mientras las voces (radiales, femeninas, lejanas, deformes, o como sean) no dejan de atormentarla. Muchas cosas la alejan de ese hombre sin embargo ese hombre la comprende y ella se pregunta por qué: ?cuando la gente corre a rescatarme me siento tan feliz?

Título raro, Vibrator, un guiño dedicado quizás al pasado de películas porno, las pinku eiga, una modalidad no tan explícita de la pornografía occidental. Visceral, humana, delicada, Vibrator no vibra violentamente, lo hace como si fuera seda tocando la piel.

En los próximos días se podrá ver de Hiroki la más actual L´amant, habrá que correr a verla.

Próximas funciones de Vibrator en el BAFICI:
Viernes 15 a las 20:15 hs en el Hoyts 10
Lunes 18 a las 23:59 en el Cosmos
Viernes 22 a las 23 hs en el America

Publicado en Leedor el 13-4-2005