Fotos de infancias

0
8

Desde el sábado 9 de abril se presenta en el Teatro Anfitrión una nueva obra del dramaturgo Jorge Goldenberg.Fotos de infancias

“¡Qué rabia no haberme traído el pasado robado en un bolsillo!”

Fernando Pessoa

Por Micaela Pereira

Jorge Goldemberg, arma este espectáculo en base a improvisaciones que el grupo de actores viene trabajando. La estructura de la obra se articula a partir de fotografías que remiten a distintos momentos del universo infantil tales como la primera y segunda comunión, la Navidad y la espera de regalos, un pesebre viviente, o la situación escolar de ser abanderado y portar la bandera de ceremonias. Estas situaciones traen conceptos herméticos e inaccesibles para el mundo del niño, palabras como pecado, inmaculada, infierno, muerte, generan en ellos preguntas que ante el desafío de sus pares intentarán contestar.

El espacio de la puesta nos sitúa en una plaza, en la que los actores que no formen parte de la fotografía de turno, colocarán en el lugar seleccionado los objetos para sus compañeros. La obra será acompañada por la proyección de diapositivas cuyo contenido será aquella foto que abra o cierre la escena trabajada.

La música es muy sutil y parece provenir de un xilofón instrumento que remite a la infancia sin lugar a dudas. El trabajo de la luz es muy interesante por el armado doble, que logra dibujar marcando la diferencia entre las escenas en movimiento, y las que arman la foto (inmóviles).

El desafío más grande que se pone en juego a mi parecer, es desde la dirección de actores, como construir un cuerpo de niño sin por eso armar un personaje muy ingenuo, o nasalizando la voz, que pueden ser los lugares comunes para abordar a un chico.

En este caso los actores componen una corporeidad infantil, partiendo de sus cuerpos, de sus voces, y haciendo un anclaje en la personalidad de los pequeños que presentan en escena, personalidad en formación, por supuesto, pero con los datos suficientemente ricos como para que el actor cree un universo que pueda hacer propio.

Publicado en Leedor el 13-4-2005