Hippolyte Bayard

0
38

Una protesta muy particular del verdadero y desafortunado inventor de la fotografía sobre papel.HECHOS Y CURIOSIDADES EN LA HISTORIA DE LA FOTOGRAFIA II
El desafortunado inventor

- Publicidad -

Por Hernán Pesis

La historia de la fotografía está repleta de hechos curiosos, y también de hechos desafortunados. Tal es el caso de uno de los más importantes inventores en la historia de la fotografía: Hippolyte Bayard.

Hacia 1839 Francia dio a conocer al mundo el maravilloso invento del daguerrotipo (1), patentado un año antes por L. J. M. Daguerre y dado a conocer al mundo por el Gobierno Francés el 19 de Agosto de 1839.

El daguerrotipo se difundió rápidamente por el mundo y todos quedaron verdaderamente maravillados con el invento y la calidad de imagen que podía obtenerse de él.

Hacia 1841, dos años más tarde, esta vez en Inglaterra, un equipo de investigadores liderado por W. H. Fox Talbot dio a conocer al mundo otra forma de registrar las imágenes, a la que llamó calotipo (2).

Si bien el invento del calotipo no gozó de mucha popularidad, ya que con él no se lograba la misma calidad de imagen que con el daguerrotipo, fue el verdadero precursor de lo que hoy conocemos como fotografía moderna. Porque mientras con el daguerrotipo se obtenía un positivo, original y único, sobre una plancha de cobre plateado, con el calotipo podía obtenerse un negativo sobre papel, que por contacto directo con otro papel previamente sensibilizado, podían llegar a obtenerse varias copias, todas partiendo del mismo negativo.

Otra ventaja del calotipo era su practicidad y su bajo costo económico, debido principalmente a que el soporte era nada menos que papel.

Si bien los dos sistemas comenzaron a desaparecer hacia 1860, fue el calotipo el sistema que sentó las bases técnicas de la fotografía que hoy todos conocemos.

Pero la historia no favorece a todos de la misma manera, y hacia 1839 (el mismo año en que se daba a conocer al mundo el daguerrotipo), otro francés, compatriota de Daguerre, llamado Hippolyte Bayard, había presentado en la Academia de Ciencias Francesa, mucho antes que Fox Talbot, un procedimiento por el cual podía llegar a obtenerse una imagen sobre soporte de papel, es decir, como en el caso del calotipo inglés, un soporte mucho más económico y práctico que la plancha de metal de Daguerre.

Pero como en la Academia estaban tan maravillados con la calidad técnica del daguerrotipo, y la calidad obtenida de la imagen sobre papel no podía competir con la calidad de la imagen sobre metal, no le dieron, al invento de Hippolyte Bayard, la debida importancia que se merecía. Es así como al pobre de Bayard logró obtener del gobierno solamente una pequeña subvención para seguir sus investigaciones, y nada más.

Por este error por parte de los franceses y obnubilación de las autoridades, fueron los ingleses, y más precisamente el equipo de W. H. Fox Talbot, los que pasaron a la historia como los descubridores de la fotografía sobre papel, descubierta en realidad mucho antes por el propio Bayard.

Terriblemente decepcionado por la falta de interés de su gobierno en el invento que presentó, Bayard se realizó un autorretrato, utilizando su propio procedimiento, a modo de protesta, con el torso desnudo y con la apariencia de estar muerto, tituló la fotografía: “Bayard Ahogado”.

Inclusive escribió en el dorso de la misma: “El cadáver del caballero que aparece al otro lado es el de Monsieur Bayard, el inventor del proceso cuyos maravillosos resultados están Uds viendo (…) El Gobierno, que tanto concedió a Monsieur Daguerre, decidió desentenderse de Monsieur Bayard y el pobre hombre se ahogó”.

Posteriormente Bayard realizó numerosas copias de esta fotografía y las repartió por todos lados.

Podría decirse que con esta especie de “foto-protesta”, Bayard no sólo fue realmente el primer inventor de la fotografía sobre papel, sino que también fue el primer hombre en la historia que supo reconocer y utilizar el poder de comunicación que tiene una imagen fotográfica.

Notas

(1) Inventado y patentado por el francés Jacques Mandé Daguerre (1787-1851) hacia 1839, el daguerrotipo consistía en una plancha de cobre pulimentada y plateada a la que posteriormente se la sometía a la acción de vapores de yoduro de plata para sensibilizarla. En un principio, las imágenes se obtenían tras largos tiempos de exposición, que se fueron reduciendo en la medida de que se fueron realizando más investigaciones y adelantos.

Si bien la imagen era de una gran calidad en el detalle (es por ello que gozó de tanta popularidad), también era muy frágil y así es que los daguerrotipos solían venderse en estuches de cuero sellados y protegidos.

Al ser un original único y al ser también un procedimiento caro, el daguerrotipo solo perteneció a un grupo social selecto y acomodado.

(2) Inventado y patentado hacia 1841 por el equipo del investigador William Henry Fox Talbot, el calotipo no gozó de tanta popularidad como el daguerrotipo, pero sentó las bases de los posteriores procesos basados en el sistema negativo-positivo, que es la base de la actual fotografía.

En el procedimiento del calotipo se sensibiliza un papel con nitrato de plata y yoduro potásico. Antes de exponer el papel se lo vuelve a sensibilizar. Tras la exposición se obtiene una imagen negativa que se revela con los químicos correspondientes y posteriormente se fija, obteniéndose un negativo que puede utilizarse para obtener, mediante un procedimiento similar y por contacto directo, varios positivos.

El problema era que la imagen se formaba en el interior del papel (la pulpa) y esto le restaba calidad y detalle a las formas. Aún así, el calotipo era económico y práctico y sobrevivió junto al daguerrotipo durante muchos años.

Publicado en Leedor el 2-4-2005

Compartir
Artículo anteriorBAFICI
Artículo siguienteVersalles de cartón