A Hole in My Heart

0
7

Se acerca el final del festival y se presenta una de las películas más esperadas, el nuevo opus del sueco Lukas MoodyssonQue asco

Voy a ser breve. Y voy a escribir en primera persona. Porque para hablar de A Hole in My Heart, sólo puedo hablar de lo que esta película produjo en mí.

Por esto mismo aclaro que no puedo hacer una lectura muy profunda. No logro superar el asco. La historia de la película es bastante elemental: un hijo se encierra en su habitación mientras su padre filma una película porno amateur con una mujer y otro hombre. Y entre las imágenes violentas y los cortes salvajes, el sueco Lukas Moodysson (el mismo de Descubriendo el amor) lleva al límite máximo su estética sucia y desprolija, y lleva a sus actores a realizar los actos más asquerosos que jamás visto. Desnudos poco halagadores, guerras de comida y guarradas de todo tipo, que vuelven a las salvajadas de lo films tipo Torrente un mero juego de niños.

La actriz Sanna Brading, presente en el festival, pidió a los asistentes que se quedaran sentados durante toda la película, asegurando que así se podría ver más allá de la crudeza y encontrar un espacio sentimental. Nadie le hizo caso: ninguna película fue abandonada tanto y tan pronto como A Hole in My Heart. Pocas veces el aplauso final se sintió más falso. Y francamente, no yo pude ver más allá de lo escatológico: como espectador, me sentí violentado, como si Moodysson quisiera ver cuánto puedo aguantar.

La verdad, muy poco.