Les revenants

0
5

La filosófica Les revenants es una película muy pero muy fría, no fácil de ver.Frío, mucho frío

Por Julián Rimondino (desde Mar del Plata)

La sala del cine América es muy fría. El aire está prendido demasiado alto. O a lo mejor somos pocos en el cine y por eso el aire es demasiado. Pero no: cuando terminó Les revenants vi que la sala estaba llena (antes no lo vi: llegué con la luz ya apagada). Después me di cuenta que el frío en la sala era solamente lógico: Les revenants es una película muy, pero muy fría.

Su director Robin Campillo dice desde el material de prensa que quería hacer una mezcla de fantasía, fábula metafísica y esas películas paranoicas del macartismo. Los elementos están: en un pequeño pueblo en la campiña francesa, el gobierno debe decidir en sus múltiples reuniones que hacer cuando los muertos de los últimos 10 años, así como si nada, salen del cementerio perfectamente vivos (de ahí Les revenants: los que vuelven). No es que nadie se asuste: los muertos están calmos, los vivos ligeramente perturbados. Es un problema para el gobierno que no va más allá de los problemas que manejan en sus eternas reuniones. Para las familias de los muertos, ya es otra cosa. La esposa que ve regresar a su marido muerto, los padres que recuperan su hijo fallecido, el hombre mayor que ya no es más viudo, sufren de unos muertos entre perturbadores e indiferentes.

Porque ésta es la clave: todo es indiferente, silencioso, alejado de la pasión. Nada causa conmoción en el exterior de los personajes. Todo es interno. Y tan interno que a veces no se ve. Una de esas razones por las cuales la gente dice que las películas francesas son lentas y aburridas.

Es que tener un poco de ese subgénero medio extraño y francés de ?película filosófica? (sobre la vida, la muerte, el amor, llena de silencios y miradas medio extrañas), y otro poco de película barata de ciencia ficción, hacen a Les revenants un film raro, poco común, no fácil de ver, poco placentero.
Pero la verdad es que la profundidad se me escapa. ¿Qué significa que regresen los muertos? ¿Una película sobre el duelo? ¿Una burla de la muerte? Francamente, no lo sé.

Eso sí: la calidad actoral del elenco es innegable. Manejan un registro difícil de lograr, y se ve una clara mano del director en su marcación. Especialmente hábiles, Géraldine Pailhas y Jonathan Zaccaï encarnan a una conflictuada mujer y su esposo muerto-vivo en la historia principal de este film algo coral (no mucho: la trama no es compleja, ni los personajes tan numerosos), siempre frío, lejano, pausado, demasiado francés para mí.

Nota relacionada: Festival de Mar del Plata: toda la programación

Publicado en Leedor el 11-3-2005

Compartir
Artículo anteriorKazuya Sakai
Artículo siguienteLa caída