Itthisoontorn Vichailak

0
11

Socorro Villa entrevistó en Miami a Itthisoontorn Vichailak, director de La Obertura, el film precandidato al Oscar por Tailandia, sedujo al Público en el Festival de Miami que la declaró la Mejor Película.Itthisoontorn Vichailak: Al rescate de las raíces olvidadas

Por Socorro Villa, desde Miami ?un lugar muy cerca de USA

Su rostro es amigable y jovial al punto que nadie imaginaría que el hombre tiene 42 años. Itthisoontorn ha recorrido un largo camino. Desde sus comienzos como estudiante de arquitectura y su cambio rotundo a la industria cinematográfica y la televisiva.
En la facultad participaba como guionista y comediante en un grupo vocacional. Luego vinieron la dirección y la producción de largometrajes y programas televisivos. La música siempre estuvo presente. Compone y produce música para varios cantantes y shows de televisión. Tambien tiene su colección de cortos y su productora de films comerciales.
Su primer largometraje Look Bar, de 1993, ganó los premios a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión y Mejor Edición de la Asociación de Críticos en ese año.
La Obertura es su segundo largometraje y apenas estrenado ha ganado ya dos premios: el Supannahong (ver mas adelante) y en el MIFF 2005 el Premio del Público a Mejor Película. Nos encontramos en la oficina de prensa y con la asistencia de un intérprete (debo confesar que mi tailandés está absolutamente oxidado) conversamos un buen rato acerca de su film y su visión de la realidad de su país.

¿Por qué decidió filmar La Obertura?

La idea surge hace unos 5 años atrás, durante la crisis económica en Asia, a partir de la toma de conciencia de hasta qué punto la vida en general estaba conectada con el dinero y el individuo parecía totalmente alienado como persona, desprendido de la conciencia de sí mismo. En ese momento observé que la gente en mi país quería tratar de parecerse a los modelos americanos, ser como aquella gente en el otro extremo del mundo. De alguna manera, habíamos olvidado nuestras raíces? aquello que una vez tuvimos y era muy valioso. Actualmente los jóvenes saben todo acerca de Britney Spears y el hip-hop pero no conocen ?ni están interesados en conocer- la música tradicional ni la herencia cultural de nuestras raíces. De modo que empecé a buscar un guión que me permitiera hablar de esto, mostrarle a la gente que tal vez están olvidando algo. Comencé a leer sobre la vida de Luang Pradit Pairoh (Sorn Silapabanleng en el film) y me involucré profundamente con toda su historia. De hecho encontré en ella el tipo de historia que estaba buscando para mostrar esta alienación de la sociedad.


La occidentalización que plantea la película?¿Cómo fue?

En la época del rey Rama VI (alrededor de 1910, aún se trataba del reino de Siam) comenzó la occidentalización de Tailandia. En la década del ´30 un golpe militar pacífico puso al frente a cierto general de 5 estrellas que decidió llevar este tipo de medidas al extremo. Se sancionaron entonces muchas leyes prohibiendo, por ejemplo, el consumo de cierta fruta seca ?similar al maní- que tiñe los dientes de negro; la enseñanza y ejecución de música así como de otras expresiones artísticas tradicionales como el teatro, etc. Otra cosa que aparece en el film es la obligación de usar sombrero. En Tailandia la gente no usa sombreros, salvo quienes trabajan al sol y usan ese caracteristico sombrero cónico. Por lo tanto se impuso la obligación de usar sombrero como una medida de ?modernización? y parecer occidentales. De esta forma, surgió todo un código de vestimenta que era preciso respetar cada vez que alguien tenía que mantener alguna interacción con un miembro del gobierno. Otra medida ?mucho más radical- fue la intervención del lenguaje. El tailandés antiguo permitía varias formas distintas de usar los pronombres personales y aún los nombres. El gobierno de aquella época decidió limitar la cantidad de opciones de la misma forma que los idiomas occidentales tienen un solo pronombre para cada persona.
Este mismo general (Jampal Phol), siendo Primer Ministro durante la SGM, alió a Tailandia con los Japoneses. De manera que cuando la guerra finalizó y Japón estuvo en el lado perdedor, hubo un cambio de gobierno en Tailandia. Poco a poco muchas de aquellas leyes cayeron en desuso y quedaron en el olvido. Sin embargo, el daño permanente que se puede identificar como saldo de todo esto es que en la actualidad la gente tiende a pensar que la ?modernización? es algo asi como una tendencia o una moda. Aquellas generaciones posteriores a la SGM tienden a pensar que las tradiciones tailandesas no son populares y en cambio vuelcan su mirada hacia los modelos occidentales.


¿Y por qué la música?

Porque la metáfora de la música sirve como vehículo para hablar de la gran transición de aquella época y el problema que quise reflejar: el de la alienación de la sociedad de sus propias raíces.

¿Qué pasa actualmente con las nuevas generaciones? Conocen, practican l música tradicional?

En realidad, sólo un grupo muy reducido. No se trata de un género popular y no es un tipo de música que se oiga a diario. La mayoría de los tailandeses hoy día piensan que es un género pasado de moda, obsoleto, aburrido. Sin embargo, el gobierno esta fomentando ciertas escuelas en las que se enseña y se preserva, pero siempre para un grupo muy reducido de gente.

¿Ha mostrado este film en Tailandia? ¿Como fue recibido?

Bueno, sucedió algo curioso. El año pasado, cuando la terminamos, se estrenó en los cines. Durante la primera semana que estuvo en cartel, solamente 4 o 5 personas la vieron en cada sala. Y de alguna manera, todo el mundo esperaba que este film no fuera taquillero, ya que el tema no lo es. Por lo tanto, nadie esperaba que esto fuera un éxito de taquilla. Sin embargo cuando esa poca gente vio el film comenzó una cadena de boca a boca. Al mismo tiempo, los medios de prensa que lo vieron comenzaron a hablar sobre él intensamente ?publicando comentarios incluso en secciones tan extrañas como la de deportes. De modo que esto despertó la curiosidad del público en general que comenzó a acudir a las salas y la mantuvo en cartel por 3 meses y terminó transformándose en una película sumamente taquillera. Tanto es así que un par de días antes de embarcarme hacia aquí, recibí por esta película el premio Supannahong ?que es el máximo galardón de la industria cinematográfica tailandesa- al film más sobresaliente del año. Este premio es otorgado por el gobierno a quienes contribuyen de distintas formas a la promoción de los valores y la cultura tailandesa.

El actor principal (Anuchit Sanpangpong)… ¿aprendió a ejecutar el Ran-ad ek o fue todo actuación?

Excepto por los 2 actores que personifican a Sorn (Anuchit Snapangpong ?joven Sorn- y Adul Dulyarat ?Sorn anciano-) todos los otros músicos que aparecen en el film son profesionales. Sin embargo, ambos actores tomaron lecciones durante 8 meses antes de comenzar la filmación y aprendieron a ejecutar el Ran-ad ek ?o al menos, las canciones que interpretan en el film. Fue muy importante la colaboración de los actores en cuanto a su disposición para aprender a ejecutar el Ran-ad ek. De hecho, esa es la razón por la cual se ven tan profesionales en el film.

¿Y qué pasa con esa competencia entre el joven Sorn y Kun In?

Esa competencia fue real? realmente existió, es parte de la historia de Luang Pradit Pairoh, el músico en el que se inspiró el personaje de Sorn. Durante el reinado de Rama VI el reino estaba dividido en parroquias y había competencias entre ellas para ver cual tenia los mejores músicos. Luang Pradit Pairoh ganó una de esas competencias consagrándose como el mejor músico en aquel momento. Por otro lado, el personaje de Kun In es en realidad la combinación de varios maestros en su estilo, no se correlaciona con un solo personaje real.

¿Fue real el enfrentamiento entre el Sorn anciano y el régimen militar que aparece en el film?

Lo que la historia relata es de que manera todas esas leyes prohibiendo la ejecución, enseñanza y aprendizaje de los instrumentos tradicionales afectaron a Luang. El era en aquella época el maestro absoluto de la música tradicional. Y con aquella prohibición, muchos músicos y estudiantes terminaron haciendo cualquier cosa? manejar un taxi?o cualquier otro trabajo porque ya no podían ejercer como músicos. Esa canción que el Sorn anciano ejecuta cuando los militares se están yendo de su casa fue compuesta por Luang como oposición al régimen militar. Inclusive? el solía componer sus canciones con letra. Sin embargo la familia consideró que esas letras eran demasiado radicales y que tendrían problemas con el gobierno a causa de ellas, de manera que las eliminaron y actualmente solo quedan registros de las melodías.

¿Piensa distribuir el film fuera de Tailandia?

Fortissimo Films, la compañía distribuidora, se esta ocupando de eso, pero definitivamente quisiera que el film llegara a tantas audiencias como fuera posible, aunque realmente no tengo control sobre ese aspecto.

¿A qué se debe este lapso de 10 años entre su primer film y este?

Bueno, aquel primer film fue un éxito de crítica y ganó varios premios. Sin embargo, no fue un éxito de boletería, y debido a esto fue muy difícil conseguir el financiamiento para hacer otra película. Durante estos 10 años me dediqué a filmar principalmente para la industria publicitaria y la televisión, a producir música y cortos.

¿Está trabajando en algún nuevo proyecto en este momento?

Sí, estoy escribiendo un guión acerca de una historia romántica en el antiguo Bangkok. Estoy tratando de enviar un mensaje a partir de mis vivencias como asiático, pero que espero pueda trascender a otras culturas.

¿De que manera considera usted que la globalización ha afectado a países asiáticos como Tailandia o Tibet?

Bueno, como en general se trata de países muy pequeños, la globalización es realmente un problema. Es muy duro lidiar con todos los ajustes que un mundo globalizado exige. Ningún país puede aislarse a la globalización actualmente y de alguna forma creo que eso está bien, en tanto y en cuanto su gente no pierda sus propios valores y su propia cultura. Sin embargo esto es realmente arduo. Lo que sucede espontáneamente es que los niños no reciben suficiente información acerca de su pasado, de sus raíces, todo lo que reciben son las novedades que vienen de afuera.

Luego de despedirnos, no puedo evitar pensar en la vieja ?a estas alturas- discusión acerca de los bienes simbólicos y de que manera éstos determinan la dominación cultural de ciertos intereses corporativos internacionales por encima de culturas nacionales o regionales. Esta lucha entre los campos culturales y los campos de poder ha tomado una trascendencia global y afecta por igual las expresiones artísticas en cualquier parte del planeta. Argentina dejó de ser ajena a este problema hace mucho tiempo y lo cierto es que, en la medida que los propios productores de sentido no se movilicen para lograr cambios en sus respectivos campos y generar espacios para su propia producción esta tendencia va a continuar cada vez en mayor escala.

Nota relacionada: La Obertura, comentario de Socorro Villa

Publicado en Leedor el 7-3-2005