Cartier Bresson

0
4

Hasta el al 10 de Abril, en el Centro Cultural Borges, se podrá disfrutar de una interesante retrospectiva en homenaje a Henri Cartier Bresson, padre del fotoperiodismo moderno.Henri Cartier Bresson, Retrospectiva

Por Hernán Ariel Pesis
fotógrafo

Del 10 de Febrero al 10 de Abril, en el Centro Cultural Borges, se podrá disfrutar de la interesante retrospectiva en homenaje al padre del fotoperiodismo moderno Henri Cartier Bresson.

La impresión inicial de la muestra resultó ser satisfactoria, aunque la información acerca del trabajo del fotógrafo era realmente escasa.

Una breve (demasiado breve) biografía adornaba un rincón de la pared, y solamente una pequeña referencia al nombre y al año en cada una de las fotografías era la única información con la cual el público podía encontrarse.

Sería, entonces, importante aclarar algunas cosas que en la muestra pasan casi desapercibidas, y que pueden arrojar alguna luz sobre este importante maestro del fotoperiodismo.

H. C. Bresson fue el pionero del llamado “momento decisivo (moment décisif)” término conocido por todos aquellos que de alguna forma estamos vinculados a la actividad fotográfica, y que constituye la clave para poder entender y admirar, aún más, la sensibilidad y genialidad de su obra.

Para H. C. Bresson el “moment décisif” es aquel instante, único e irrepetible, en donde todos los elementos de la naturaleza logran combinarse entre si, llegando al perfecto equilibrio estético. Es muy difícil lograr capturar con la cámara dicho instante, y Bresson poseía esa sensibilidad tan especial que nos hace suponer al observar su trabajo, de que solamente se trata de algo simple.

“La fotografía…”, decía, “… es poner en la misma línea, el ojo, la mente y el corazón”.

Teniendo en cuenta esta frase podemos darnos cuenta que su trabajo es el claro reflejo de sus principios, y creo que tener la oportunidad de poder apreciar su obra “en vivo y en directo” es realmente algo que no podemos pasar por alto. Por lo tanto creo que la muestra es, sencillamente, imperdible.

Un tal… Henri Cartier Bresson

H. C. Bresson nació en la localidad de Chanteloup, Seine-et Marne (Paris), el 22 de Agosto de 1908, en el seno de un familia burguesa. Ya desde joven tuvo una marcada inclinación hacia la actividad pictórica, la cual es apoyada por sus padres.

Durante los años que dura su formación artística logró contactarse con importantes personalidades del entorno del arte y de la cultura (Gertrude Stein, Rene Crevel (escritor surrealista), Max Jacob (poeta), Salvador Dalí, Jean Cocteau y Max Ernest), que lo fueron introduciendo en el conocimiento de diversos estilos, aunque su formación inicial estaría íntimamente relacionada al cubismo y al surrealismo.

Es esta formación pictórica, la que marcó su desarrollo posterior como fotógrafo.

En el año 1929, durante un viaje por África, adquirió su primer cámara fotográfica y con ella se lanzó a la búsqueda de sus primeras imágenes. De vuelta a Francia pierde sus deseos por la pintura para dedicarse de lleno a la actividad fotográfica, que según el lograba “testificar más rápido que el pincel, las cicatrices del mundo”. En 1930 compró la cámara que lo acompañaría durante toda su carrera profesional, la famosa Leica, pequeña y fácil de transportar, ideal para el tipo de imágenes que estaba buscando.

Durante un viaje a México, donde viaja acompañado por un equipo de fotógrafos para un importante proyecto etnográfico, el gobierno de dicho país decide cancelar dicho proyecto. Igualmente H. C. Bresson obtiene numerosas imágenes que terminaría exponiendo en el Palacio de Bellas Artes de México.

Luego viajó hacia la ciudad de Nueva York, donde conoció a Paul Strand, quién lo inició en su actividad dentro del mundo del cine.

Otra vez en Francia conoce y llega a trabajar como ayudante del famoso y polémico director de cine Jean Renoir.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en mitad de la contienda franco alemana (hacia 1939) es capturado por los alemanes, y tras 35 meses de estar preso logró finalmente, tras varios intentos, escapar. Este hecho lo marcó profundamente y terminó conduciéndolo por el arduo camino del fotoperiodismo.

Hacia 1947, junto a los fotógrafos Robert Capa, David Seymour y Georges Rodger, fundó la famosa y prestigiosa agencia cooperativa de fotoperiodismo Mágnum Photos, vigente actualmente.

El padre del fotoperiodismo moderno muere el 3 de Agosto del año 2004, en Paris, pasando a tener así un lugar privilegiado dentro de la Historia de la Fotografía.

Publicado en Leedor el 3-3-2005

Compartir
Artículo anteriorPyME II
Artículo siguienteWhisky