Mar del Plata

0
22

Descubrí los rincones de la ciudad balnearia más importante de la Argentina.Mar del Plata. Principal ciudad balnearia de la Argentina

En la Provincia de Buenos Aires, las sierras de Tandilia bajan hacia el Atlántico. Más de 10 km de serpenteante costa marplatense se sumergen en el océano, son lomadas de rocas que se aproximan suavemente y se pierden en el mar. La ciudad nació en esos terrenos de leves declives a fines del Siglo XIX.

Desde la loma de Santa Cecilia, al Norte, hasta el faro Punta Mogotes al sur, se suceden cabos, golfos y bahías donde la piedra es protagonista. Grandes bloques de rocas en barrancos profundos se pierden en el mar. La costa viboreante y atrayente juega con las olas. La piedra toma formas extrañas modelando figuras abstractas y a veces figurativas que aparecen al escurrirse la espuma entre las grietas. El mar abraza la ciudad con calidez maternal y desde lo alto se lo ve infinito y solitario, con extraña calma.

Don Patricio Peralta Ramos compró tierras en la orilla del mar y en homenaje a su esposa fallecida, Doña Cecilia Robles hace construir en el año 1873 una capilla que llamó Santa Cecilia. Desde esa loma, que cae en el mar en brusco acantilado y toma el nombre de Punta Iglesia proyecta la futura ciudad.

Grandes avenidas bordean el centro de Mar del Plata. El boulevard marítimo Patricio Peralta Ramos, al Este, es el paseo obligado con sus ramblas y complejo edilicio Casino-Hotel Provincial, del arquitecto Alejandro Bustillo, en estilo clásico afrancesado con aplicaciones modernas de gran mérito arquitectónico; al SE, la Avenida Colón de impactantes construcciones modernas y el atractivo de los desniveles que le otorga la loma Stella Maris, donde se destaca el Palacio Ortiz Basualdo de principios del siglo XX en estilo francés; al Oeste, la Avenida Independencia de intenso movimiento comercial y al norte, la Avenida Pedro Luro, disociada como la parte comercial, el cruce de la Plaza San Martín y edificios modernos para vivienda. Se destaca el edificio de la municipalidad, ecléctica, de líneas severas y alta torre proyectada por Bustillo.

Mar del Plata es una ciudad de lugares, los barrios no están definidos. Podemos mencionar el Centro o la Bristol; Santa Cecilia o Stella Maris; Playa Grande o Los Troncos; el Puerto o El Faro y así sucesivamente La Perla, Pompeya, El Martillo, Divino Rostro o Lourdes. Mar del Plata se extiende con importantes y nuevas construcciones y también se esparcen las villas precarias. La gran ciudad balnearia abriga el poder y la pobreza, es asimétrica, con muchos espacios que refulgen y otros depredados.

Trazar una línea arquitectónica de la ciudad de Mar del Plata es complicado. En la primera época desde su fundación hasta finales de la década del ´20 del siglo pasado prevalece el clasicismo francés e inglés con toques de Art Nouveau; luego el pintoresquismo marplatense; más adelante una línea Art Decó que deriva en un Estilo Barco o Yatch Style y por último el modernismo de los enormes edificios de departamentos.

La Iglesia Catedral consagrada a San Pedro y Santa Cecilia se encuentra en el centro de la ciudad y es la obra más importante de la arquitectura religiosa. Construida a fines del Siglo XIX por el arquitecto Pedro Benoit es fiel expresión del revival neogótico de la época. En el mismo estilo, próxima al centro, se encuentra la Iglesia Stella Maris, más pequeña se destaca en lo alto de la loma del mismo nombre en zona residencial. La Capilla Santa Cecilia, cerca de la catedral, es de estilo neoclásico en líneas sencillas y austeras con fachada de frontón triangular liso, torre, campanario en el centro y dos ángeles guardianes en los extremos. Otras iglesias hay en la ciudad que en general siguen estilos que no difieren mucho con los mencionados. La única excepción es la capilla de estilo bizantino que se halla en el asilo Unzué en el balneario La Perla, único ejemplo en el país.

El sistema de Sierras Tandilia es el macizo más antiguo del país y abarca gran parte del S.E de la Provincia de Buenos Aires. Básicamente está constituido por una roca metamórfica arenisca y cuarzosa, más conocida como Piedra y/o cuarcita Mar del Plata. La piedra se asocia al arte con su irregularidad y variedad tonal en la gama de rosas, marrones o verdes claros. La arquitectura civil de Mar del Plata fue girando alrededor de la piedra desde lo clásico a lo moderno. El estilo arquitectónico pintoresquista Marplatense es una consecuencia que surge cuando se complementa con madera.

La loma Stella Maris es la más atractiva de Mar del Plata. Podemos imaginarla como un triángulo cuyos ángulos de la base son Punta Piedras y Playa Chica y el superior la Plaza del Agua. Su costa con pequeños cabos y bahías es lo más pintoresco del mar Argentino. Stella Maris es un extenso balcón hacia el mar que se va esfumando en azules, celestes y verdes con toques de blanco. La arquitectura de la loma transita de lo clásico a lo moderno. Entre sus edificios clásicos está la Villa Ortiz Basualdo donde funciona el Museo Castagnino. Esta obra proyectada por los Arquitectos Louis Dubois y Pablo Pater es de principios del S. XX e inspirada en los Castillos del Loire. En posterior restauración, los arquitectos Camus y Baldassarini introducen el estilo anglo-normando empleando la piedra Mar del Plata y madera.

Villa Blaquier del año 1905 y Villa Normandy del ´17 son vecinas a las de Ortiz Basualdo. De estilo pintoresquista inglés la primera y normando la segunda, en ambas se utiliza la Piedra Mar del Plata con similitudes en sus construcciones. Cercana y frente al mar, está la Residencia Unzué donde fue agasajado el Príncipe de Gales. Esta propiedad se halla devaluada con una estructura de aluminio para fines comerciales. Entre las varias residencias del sector, la Villa Alberg Cobo del año ´17 tiene afinidades con las anteriores en sus mansardas; verjas de madera y/o piedra; pilares con bochas en piedra; cocheras similares a caballerizas; arcos de puertas y ventanas estilo románico, gótico o tudor; paneles en listones en madera o pintados; techos de zinc, madera o cerámica; balcones con terracitas y siempre la presencia de la piedra y la madera.

Continuando con la referencia de la Villa O. Basualdo, enfrente, está el Museo del Mar que sugerimos visitar: posee una colección extraordinaria de caracoles recogidos en los mares de todo el mundo con el agregado de peceras que cubren las paredes en un lugar armonioso y placentero. Cerca, se hallan la iglesia neogótica Stella Maris y la medieval Torre de Agua en piedra, que se recorre con guía y tiene un mirador desde donde se abarca gran parte de la ciudad y vista panorámica del mar.

En el ángulo sur del triángulo Stella Maris, frente a Playa Chica se encuentra el chalet La Surula del año 1945 en estilo pintoresquita tardío con reminiscencias normandas. En la misma zona hay varias residencias, entre las que se destacan las Villas Gainza Paz y Alzaga Unzué con los atributos del pintoresquismo inglés. En la vecindad está la sede del Ocean CLUB que data del año 1912 en estilo inglés. Con techo de pizarra de zinc negra, terrazas con escasa visión del mar por impedirlo las monumentales Torres Manantiales en estilo moderno, que discontinúa la armonía de la zona. En el mismo estilo está construido un enorme edificio de cinco cuerpos sobre el Cabo Corrientes en una línea extremadamente racionalista como las que se construyeron en Rusia en la época staliniana disociado con el entorno de edificaciones clásicas. El mejor ejemplo de modernismo de la zona es La Casa Blanca que perteneció a la escritora Victoria Ocampo y fue diseñada por ella bajo los consejos del Arquitecto Alejandro Virasoro.
Cierra el triángulo en el vértice superior la Plaza de Agua, un pequeño espacio verde con sus estanques y fuente de agua sobre la calle Güemes y gran edificio neoclásico que fue de la empresa Aguas Argentinas.

Desde el chalet los Troncos, construido en el año 1937 con partes de troncos y cerca perimetral de quebrachos transitando hacia el Oeste nos encontramos con la loma Divino Rostro; en lo alto la capilla jesuítica es digna de visitar por los trabajos artesanales en madera, con retablo, altar y púlpito tallados y laminados en oro.
En el entorno se hallan importantes mansiones como Villa Victoria prefabricada en madera traída de Inglaterra a principios del siglo XX Villa Silvina, ambas de los Ocampo, en estilo pintoresquista francés, y Villa Emilio Mitre del año 1930 construido en la línea del colonial español.

La loma Divino Rostro se extiende al Sur y Sureste, con el cementerio de importante entrada barroca; el golf, edificado en el año ´26, paradigma del pintoresquismo local con arcos de ventanas trebolados, entrada plateresca, tubos de chimenea en ladrillo visto, paneles de listones de madera, balcones terrazas, mansardas y mucha piedra. Exteriormente se halla falto de mantenimiento con deterioros y en estado decadente. El interior es muy acogedor con extraordinaria vista al campo de golf. Bajando unos metros está el mirador Peralta Ramos desde donde se puede contemplar el puerto en toda su extensión.

El chalet Mentasti es otro de los atractivos del sector, en estilo transitivo y/o conciliador entre el pintoresquismo y modernismo, con abundancia de piedra, ventanas chicas sin balcones y tubos de chimenea recubiertos en piedra.

En la última cuesta de la loma Divino Rostro se encuentra Playa Grande. Al Norte , por la sinuosidad de camino que bordea el mar, se dibujan los paisajes. El verde de los parques Arias y San Martín; el gris de las piedras de Playa Chica y Cabo Corrientes; el dorado de las arenas de Playa Varese; la espuma de mar que cubre las rocas de Punta Pierdras; el Torreón del Monje con sus historias; la bahía de las Playas del Centro; Punta Iglesia y los acantilados y el marco imponente del color azul del mar, componen el tramo más atrayente de la costa.

Las viejas lomadas de Tandilia fluyen hacia el Atlántico. Sus rocas se sumergen en la costa marplatense con nombres religiosos: Santa Cecilia, Stella Maris y Divino Rostro formando barrios o parajes residenciales con espacios y lugares de exquisita belleza, creando una amplia franja sobre la orilla del mar de donde procuramos rescatar el cromatismo de sus rincones.

Quedan sectores con ejemplos de distintas escuelas arquitectónicas. En el barrio Pinos de Anchorena está la Casa del Puente del año 1945 construida por el Arquitecto Amancio William de proyección internacional en estilo racionalista-modernista y lamentable estado de desprotección, en el centro un edificio que fue el Almacén Buenos Aires, antiacademicista con hermosa cúpula y reminiscencias del Art Nouveau y también en el centro varias casas de Alejandro Virasoro y otros arquitectos marplatense en Art Decó y Yacht Style.

Al oeste de Mar del Plata la llanura se pierde en un verde intenso en suaves ondulaciones que contrastan con el azul del mar Los fríos colores, ,separados por el ocre de la ciudad, estructuran y se amalgaman en paisajes urbanos, marinos y rurales. Los colores son primarios y agresivos en invierno y para tornarse cálidos y alegres en los meses del verano.

Fotos gentileza de: Photoheer

Te recomendamos el sitio oficial de la ciudad:

Nota Publicada el 21-02-2003

Compartir
Artículo anteriorUMuseo Oscar Blotta
Artículo siguienteEntre copas