El aviador

0
8

Con algunos momentos sublimes, la multinominada película de Scorsese carece también de los valores ?independientes? que tenían los films de este director.El Hombre Orquesta.

Por Nicolás Kusmin.

Martín Scorsese, el gran director norteamericano que jamás ganó un Oscar (tampoco lo consiguieron Hitchcok, Chaplin, entre otros) se prepara para una nueva batalla, luego de quedarse hace dos años con las manos vacías por Pandillas de Nueva York y sus diez nominaciones.

Volcado a un mayor presupuesto y producción, dado que sus películas nunca recaudaron cifras exorbitantes, ni fueron parte del ?maistream?, llega con El Aviador; una historia épica sobre uno de los personajes más fascinantes de la historia norteamericana del siglo XX: Howard Hughes, magnate del petróleo texano, creador de epopeyas cinematográficas, play-boy, pero por sobre todo, apasionado por la aviación y los riesgos.

Scorsese concentró la trama sobre los 20 años más controvertidos de sus actividades. Desde fines de los años 20, cuando pudo estrenar su primer film (Hell´s Angels, la más grande producción de Hollywood hasta ese entonces, que tardó 3 años en realizar) hasta los 50, cuando su poderío parecía comenzar a derrumbarse y los fantasmas de su locura lo habían capturado.
Sin duda, el film está diseñado principalmente para lucimiento de Leonardo Di Caprio, quien es el mentor de este proyecto. Ya que desde que hace unos años leyó una biografía sobre Hughes quedó atrapado por esa personalidad, más cuando supo que ya se había tratado de llevar su historia al cine sin éxito, en primer lugar le presentó la idea a Michael Mann (el director de Colateral y Fuego Contra Fuego), pero éste prefirió producir el film y dejar la dirección en manos del director de Buenos Muchachos y Casino.

Los films de Scorsese se caracterizan por su larga duración, con 2 horas 50 minutos esta cinta no se queda atrás. Recrea a la perfección toda la época dorada de Hollywood en pleno boom del sonido (recordar que fue con El cantante de Jazz que se inauguró esa era, cinta que aparece en El Aviador, y lleva a Hughes, apenas terminado su primer film, a editarlo nuevamente pero con el agregado de sonido, para el ?dolor de cabeza? de sus colaboradores).

Justamente esa es la imagen que se presenta: la de un hombre orquesta que estaba apasionado por destacarse y hacer algo con su fortuna.
Incansable, soñador, incontenible. Era muy difícil de acompañar, por eso quedan muy bien representados aquellos amigos que le podían seguir el ritmo, como su administrador Noah (interpretado por el gran actor John Reilly).

Como buen play-boy que fue, aparecen especialmente dos de las mujeres de su vida: Katharine Hepburn (una Cate Blanchett caminando la cornisa de la parodia) y Ava Gardner (de quien Clark Gable dijo: ?Ava es un gran tipo, que puede irse de tragos con los muchachos, vituperar como un marinero, pero que está atrapado en el cuerpo de la mujer más bella del mundo?).

Las persecuciones que experimenta Howard al comprar la TWA, por su interés en hacer vuelos a Europa y la feroz guerra que se desata con Panam, junto al poder político que la apoyaba (en la piel de Alan Alda, de lo mejor del film, como el senador que lo lleva al banquillo de los acusados) son de lo más ?picante? de esta biografía.

?Soy Howard Hughes, el aviador?.

Las escenas de vuelos, pero en especial el accidente que Hughes tuvo sobre el mismísimo barrio de Beverly Hills, son de un realismo pocas veces conseguidos. Diseñada con mezclas de técnicas modernas y otras usadas en los propios tiempos de las hazañas cinematográficas de Howard.
Pese a que el film no llega a la etapa de declinación total, muestra trazos de trastornos del tipo ?depresivo-compulsivo?, su maniática obsesión por la limpieza y la mirada ajena.

Tildada de cierta frialdad por la crítica, la cinta logra momentos sublimes, pero otros de una carencia y pérdida de valores ?independientes? que tenían los films de este director. Pese a sus miserias y logros, se lo presenta a Hughes, muy distanciado del sistema capitalista que él mismo representaba pecando de lo que suelen tener los ?biopics? (que surge de la unión de las palabras ?biography? y ?pictures?, películas) la glorificación de ciertos aspectos del héroe. De esta manera El Aviador pierde en credibilidad.

El director de Toro Salvaje ya se encuentra pre-produciendo un nuevo film, basado en una saga del oriental que batió todos los records. Lo acompañará nuevamente Di Caprio en el rol principal (por lo que sería la tercera vez, pudiéndose hablar ya de que es su nuevo ?Robert De Niro?).

Publicado en Leedor el 26-2-2005