Venecia

0
8

Divertida, conmovedora y llena de frescura la puesta de Venecia de Santiago Doria este verano 2005 se muda a la Calle Corrientes.Venecia queda en Jujuy

Por Alejandra Portela

�Me interesa la ternura de esta pieza, la ingenuidad de los personajes que, en función de hacer el bien a otro, ellos mismos se creen la historia que arman. Es una historia entrañable que está muy bien contada y apunta a la sensibilidad del espectador� (Santiago Doria)

El autor es porteño, profesor de letras, radicado en Jujuy, se llama Jorge Accame y la obra tuvo una puesta memorable de Helena Tritek en el Teatro Payró, que le sumó nominaciones, premios y la posibilidad de exhibirla en distintos teatros del mundo. La última puesta, fue en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid con Haydee Padilla y José Luis Alfonzo, en diciembre el 2003

Con la dirección de Santiago Doria, Venecia tuvo a disposición durante el verano del 2004 el escenario del maravilloso jardín del Museo Larreta lo cual le dio la exclusiva posibilidad de concluir la ficción en ese ambiente natural. Es que estas mujeres que protagonizan, prostitutas de un pueblo perdido de aquella provincia del Norte Argentino, tienen que recrear un viaje a ese lugar imaginado. Por cómo hablan, se mueven, piensan, entran y salen del escenario, su pasado de exclusión es evidente, pero no hay resignación en esa miserabilidad, sino un sentido alegre de la vida. Sus saberes tan incompletos. En Venecia la ignorancia es sólo falta de conocimiento.

La Gringa es una prostituta vieja y ciega que recuerda su pasado de bailes en Buenos Aires (otro lugar reconstruido por la palabra) donde seduce, estafa y abandona al adinerado “Don Giacomo”. El le había prometido llevarla a conocer una ciudad con calles de agua, de la cua ella recuerda el nombre: Venecia. Y el pasado que siempre se transforma tambien en un lugar añorado, hace que aquel “gil” seducido se convierta ahora en el galán de Clavelito, ahora La Gringa. Pero ¿dónde queda Venecia?, ¿cómo ir a Venecia? si por lo menos debe costar 300 clientes?. La estrategia

La ficción dentro de la ficción, la representación dentro de la representación y un memorable viaje en góndola con una palangana y un montón de sillas que hacen el resto. Somos ciegos durante un rato, vamos con La Gringa navegando por los canales de Venecia, viendo a un lado y a otro el David de Miguel Angel, la torre de Pisa, el Vaticano, ¿por qué no?.

Una puesta sin manierismos, fresca, alegre y conmovedora que por la recepción del público, y el boca en boca logra llegar a la Calle Corrientes, aunque Venecia siga quedando en Jujuy.

Actualizado el 30-1-2005