La Nueva Gran Estafa

0
7

Comenta la leyenda que el nuevo film de Steven Soderbergh se comenzó a gestar cuando él, junto a su troup, conoció por primera vez la ciudad de Roma. Tal fascinación le quedó del lugar que comenzó a planear la idea de una secuela de estos ?Once? ladrones que unos años atrás robaron 160 millones de dólares de un Casino en Las Vegas.Ladrones de Guante Blanco de gira por Europa.

Por Nicolás Kusmin.

Comenta la leyenda que el nuevo film de Steven Soderbergh se comenzó a gestar cuando él, junto a su troup, conoció por primera vez la ciudad de Roma. Tal fascinación le quedó del lugar que comenzó a planear la idea de una secuela de estos ?Once? ladrones que unos años atrás robaron 160 millones de dólares de un Casino en Las Vegas. Terry Benedict (Andy García), el dueño al que timaron, ahora está al acecho y no sólo quiere sus millones, sino también los intereses.
Cuando saben que Benedict los busca, los ?Once de Ocean? intentan realizar un nuevo atraco, pero esta vez mudándose al viejo continente, con la extraña esperanza de juntar todo el dinero necesario. Sin embargo, en el proceso descubren que alguien más los acecha: Francois Toulour (el actor francés Vincent Cassel, que muchos recordarán por ser la voz del príncipe de Shrek) un fino y aristócrata ladrón europeo que sabe de sus famas y no descansará en el intento de superarlos.

Después del gran éxito de taquilla de La Gran Estafa (remake de un clásico film de Frank Sinatra) Soderbergh pudo juntar nuevamente un elenco cuyos cachets deben estar cerca de los 160 millones del primer robo.
Sin duda el gran despliegue de producción, en un rodaje de 77 días por muchas ciudades europeas (Amsterdam, Montecarlo, Roma, París, y el agregado del hermoso Lago de Como), con un gran elenco y una estética que no deja de lado la sofisticación adquirida por este grupo: es impecable. Pero posiblemente el humor ?absurdo? y la relación de complicidad de estos ladrones no esté en la misma sintonía del espectador nacional. A su vez los films de Soderbergh, pese a ser comerciales se salen de la típica norma hollywoodense, como por ejemplo Solaris (que también fue una remake) y Traffic. Pese a ser ?de Estudio? están más cerca del cine independiente. Soderbergh filma mucho con cámara en mano y realiza en varias oportunidades él mismo la fotografía. Esto se ve en una escena donde la Torre Eiffel se refleja en los anteojos de Pitt.
En La Nueva Gran Estafa, tantas historias, con demasiados personajes y sucesos puede marear y confundir a cualquiera. Si en Las Vegas la gran acción sucedía en el Casino, aquí, en el nuevo film, todo se encuentra muy disperso, y gran parte de la cinta queda limitada al personaje de Catherine Zeta-Jones, una investigadora policial (y ex amor de Brad Pitt) que está detrás de esta guerra de ladrones de guante blanco.
Son de destacar las exquisitas y escuetas escenas entre Clooney y Pitt (Danny Ocean y Rusty Ryan, respectivamente) que ponen su chispa a esta pequeña historia que da más la sensación de ser una humorada hacia la propia industria y las super-estrellas (como ellos) que un film convencional.

Publicado en Leedor el 7-1-2005