Re-Colección

0
10

Hasta el 31 de enero, Fernando Brizuela, Mariano Dal Verme y Beto de Volder muestran su colección de arte tan particular. En el MALBA. La Re-Colección
Un proyecto de coleccionismo de Fernando Brizuela, Mariano Dal Verme y Beto de Volder.
Hasta el 31 de enero de 2005
Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires.

Por Alejandro Zuy

Motivados por el contacto directo con los artistas y sus obras a través del trabajo en el montaje de exposiciones del Malba, Fernando Brizuela, Mariano Dal Verme y Beto de Volder, iniciaron a comienzos del año 2002 lo que sería esta exposición.

Obsequios e intercambios nacidos de la amistad o del agradecimiento junto con donaciones de artistas que presentaban exposiciones en las salas del museo se exhibieron en la oficina de montaje situada en el subsuelo del edificio. Al mismo tiempo ellos mismos incorporaron a ese espacio sus propias producciones y llegaron a formar una colección de arte sin dinero ni asesores.

Según palabras de los hacedores, las obras exhibidas funcionan como una instalación. Actúan como una sola obra ?sin su autor- en un lugar determinado en hileras superpuestas al azar y con reticencia a darles un orden, privilegiando la noción de unidad sobre cada discurso individual.

Fotografías, objetos, pinturas se despliegan apiñadas sobre las impecables paredes blancas del subsuelo del Malba subordinadas a esta idea general de instalación planteada por los autores. Son un total de 187 que se presentan en primera instancia al espectador como un caos que se supone organizado.

La exhibición puede recorrerse siguiendo el camino lúdico y cambiante ?coherente con la idea de instalación- o bien aferrándose a un listado que puede retirarse en al acceso y cuya enumeración a partir de la codificación obra-artista permite hacer discriminaciones sobre esa organización inicial y dar lugar a la valorización de las partes. A partir de allí el recorrido puede ser leído de otra manera; quizás a contramano de la propuesta original; y se comienzan a percibir diferencias importantes donde se traslucen indicios pertenecientes a otros contextos.

Conviven en esta experiencia nombres consagrados junto con ilustres poco conocidos del arte argentino contemporáneo en delicado pero perturbador equilibrio, desde León Ferrari a Sergio De Loof pasando por Kuitca y Rep sólo por mencionar algunos que pueden dar una idea de la heterogeneidad a la cual atenerse.

Publicado en Leedor el 4-1-2005

Compartir
Artículo anteriorTres décadas de muebles
Artículo siguienteCAIA 2005