Tres décadas de muebles

0
31

Sólo pensar en algunos de los hechos ocurridos en el mundo durante las décadas de 1930, 1940 y 1950 provoca escozor. Pero esas profundas transformaciones políticas, económicas y sociales influyeron en el estilo de vida y produjeron una importante evolución en los estilos mobiliarios.
De los ´30 a los 50´

Por Julio Portela

La década de los ´30 se inició con las secuelas del crash bursátil de 1929 en la Bolsa de Nueva York, que se propagó en un torrente de pérdidas, quiebras y suicidios por todo el mundo capitalista. Finalizó en los inicios del cataclismo de la Segunda Guerra Mundial.

El estilo de los ´30, originado en la década anterior, fue una ruptura con el modern style, que se había impuesto por un período relativamente breve, con sus curvas, volutas y, quizá, excesiva decoración floral.

Había comenzado el estilo déco. Que reafirmó en la década sus principios básicos de líneas rectas, netamente arquitectónicas. Los muebles, funcionales, respetaron las líneas geométricas, con ausencia casi total de ornamentación. Y, a pesar de la crisis, mantuvieron la calidad. Encontramos mesas bajas y de comedor en maderas frutales, con sus características tonalidades claras y sillones tapizados en tejidos de lana y, a veces, en combinaciones de cueros, con diseños geométricos. También se realizaron cómodas en ébano de Macasar o en maderas de guindo, cerezo o peral , a veces parcialmente espejadas. Los muebles, en general, presentaban herrajes de plata, bronce plateado, dorado o niquelado, y en los tiradores de sus cajones, marfil o vidrio, que les otorgaban gran sofisticación. Podríamos decir que el estilo vigente en la época se apoyó en el rigor de las formas y en el lujo de los materiales.

La década de 1940 fue marcada por los años negros de la guerra. Sin embargo, como sucede históricamente en las sociedades en crisis, se produjo una reacción que acompañó el retorno a las tradiciones nacionales y su renacer cultural.
Quizá sea por ello que el estilo instalado en los ´30 ?explotó? o alcanzó su plenitud en los ?40, imponiendo formas con reminiscencias del pasado. Los muebles reivindicaron la elegancia en los diseños, incorporando ligeras variantes, como ocurrió con los soportes, en ocasiones desfasados del cuerpo principal. Esta característica les otorgaba cierta levedad, ya que parecían apenas apoyados.
La tendencia , sostenida por decoradores particularmente activos, mantuvo su vigencia hasta mediados de los ´50.

Finalizada la guerra, Europa se reconstruyó en forma dinámica. Las penurias pasadas ayudaron a repensar el espacio habitable y la juventud impuso un nuevo estilo de vida. Se puso énfasis en la reducción de los precios, y se adquirieron muebles y objetos de uso cotidiano fabricados con costos mínimos. Se comenzó a hablar, entonces, de una estética industrial de los objetos, que mantenían el buen diseño, aún cuando su producción fuera en serie. Las formas se liberaron y triunfaron; se desecharon los muebles en maderas oscuras y se produjo un estallido de color en los revestimientos, con novedosos materiales.
Las formas solían ser ligeramente redondeadas, libres y cómodas. Se trataba de un mobiliario simple, identificado con la practicidad, que, indistintamente, podía colocarse en el comedor, pasar al living o descansar en el dormitorio.

Como se habrá notado, no existió una diferenciación formal en los estilos de los ´30 a los ´50. Más bien, las tendencias iniciadas en una década se proyectaron a la siguiente, como en una dinámica de cambios paulatinos.

Referencia Imágenes

Foto 1: Curioso mueble de peluquería, cuyos lados son de vidrio pintado de negro, matizado con dibujos plateados, característicos de la época déco En la parte alta tiene un espejo, enmarcado en metal niquelado, que se extiende hasta los apoyos, lo mismo que en su frente. El propietario actual lo adaptó a mueble bar. Francia, 1930 (adquirido en El Coleccionista, Galería del Este, Buenos Aires). Sobre el mueble, botellón de cristal nacional con estampado de canes, años ?50 y dos vidrios italianos en colores en degradé, años 40.

Foto 2: Par de sillones déco, con estructuras en una combinación de maderas de caoba y fresno, que logra un delicado contraste. Tapizados en lana, Francia, décadas del ?20 al ?30. Mesa baja enchapada en raíz de nogal italiano, con base laqueada en negro. Medidas: 1,10 x 0,80 m. Procedencia italiana, años ?50 (gentileza de Guevara Gallery, San Telmo).

Foto 3: Petite commode en madera de cerezo, con frente y apoyo revestidos en espejos y tiradores de vidrio. Francia, circa 1935 (colección particular, Buenos Aires, adquirida en Naón y Cía.). En los espejos se refleja una alfombra tunecina, con dibujos geométricos de gran colorido. Década de 1940, adquirida en origen.

Foto 4: Sillón de madera clara de fresno, tapizado con diseño geométrico, en una combinación de cuerina blanca y negra, con detalles en capitoner. Década de 1950, posiblemente de origen francés. La lámpara es marca Luminator, con pantalla de aluminio cromado y base de bronce cromado. Procedencia: Estados Unidos, década de 1950 (gentileza de Guevara Gallery, San Telmo).

Foto 5: Finísimo mueble bar, enchapado en madera de maple. La tapa es de opalina negra y presenta herrajes de bronce bañados en plata, detalle característico de la época. En su interior madera laqueada en amarillo. Sobre el mueble, florero déco de cerámica azul turquesa, firmado ?F. Bichoff? Ambos de procedencia francesa, de la década de 1930. Lámpara de pie período Bauhaus, de bronce niquelado, con pantalla sostenida por bolas de cristal. Procedencia alemana (gentileza de Guevara Gallery, San Telmo).

Nota Gentilieza Revista Country
Publicada en Leedor el 8-5-2004

Compartir
Artículo anteriorSchlieper
Artículo siguienteRe-Colección