El refugio del olvido

0
8

Dentro del tópico “películas sobre Malvinas” El refugio del olvido de Diego Alhadeff propone una mirada sobre el papel de los medios de comunicación en la Guerra.

Por Alejandra Portela

En agosto de este año 2004 se cumplieron 20 años del estreno de Los chicos de la Guerra. La película de Bebe Kamin puede considerarse el primer film en abordar desde la ficción el tema de la Guerra de Malvinas. Pese a sus años, se ve como un ejemplo de tratamiento “no didáctico” de un tema que luego produjo buena cantidad de material tanto argumental como documental: (Malvinas, historia de traiciones, documental de Jorge Denti, de 1984, Los días de junio, de 1985; La deuda interna 1988, Hundan al Belgrano de Federico Urioste (1993); Pozo de zorro de Miguel Mirra (1996-97); el cortometraje Guarisove, los olvidados de Bruno Stagnaro, integrante de la primera Historias breves (1995); o las más recientes Ceibo y taba de Santiago Calori (2001), la polémica Fauckland, adherida al Dogma, la aún inédita Iluminados por el fuego de Tristán Bauer, prometida para comienzos del próximo año, o Malvinas, la lucha continúa… (2003)

A ese listado, seguramente incompleto, hay que agregar El refugio del olvido de Diego Alhadeff, tercer trabajo documental donde la recopilación de fragmentos de noticieros de la época, programas periodísticos y publicidades crea un corpus que se resignifica a 22 años de transcurridos del estallido de la Guerra. Un verdadero collage periodístico que es prueba contundente de la mediatización triunfalista: el caso del programa ómnibus para recaudar fondos y la mirada de sus protagonitas 20 años después.

De hecho, el verso de Cervantes que abre la película habla del tiempo:
?No hay recuerdo que el tiempo no borre ni pena que la muerte no acabe?

Esa mirada alejada que Alhadeff propone le otorga a la visión de la película, una condición inevitable: no somos hoy el mismo público que recepcionó aquella propaganda durante ese mes y medio que duró la guerra, simplemente porque el tiempo nos da una mirada menos herida, tal vez más fría.

?El conocimiento de lo que pasó y el reencuentro con lo que sentimos: toda guerra es la expresión de un fracaso, el de los dirigentes? dice el periodista Santos Biassatti desde un documental televisivo posterior.

Muchos personajes desfilan por el documental de Alhadeff: un José Gómez Fuentes justificando su fervor propagandístico: ?Si con una mentira ayudaba a terminar la guerra, yo me hacía responsable de la muerte de Gardel?; Margareth Thatcher ?A los dictadores hay que molerlos a palos?; Por supuesto Galtieri desde el balcón de la Casa Rosada o desde un indignante reportaje hecho por Neustadt, en el que el periodista afirma ?Yo no noto que haya un apuro por las unas? o la belicista y temible frase: ?La guerra cohesiona yo noto un fervor. Me traen propuestas La paz no moviliza, achancha, vuelve la a indiferencia?
Adolfo Pérez Esquivel, el personaje de Caloi, Clemente durante el Mundial 82, o los mismos testimonios de la gente que portaban hacia finales de ese año 1982 carteles con las consignas ?Malvinas si, proceso no?.

El refugio del Olvido, es un documento ineludible que recompone el discurso de los Medios durante la Guerra acercándonos al centro del proceso histórico de los 80´con un registro que seguramente dejó mucho material afuera.

Publicado en Leedor el 21-12-2004