El Beso

0
10

El grupo UnodelunoAc estrena una adaptación de la obra El Beso, de Eduardo Pavlovsky, en el teatro del ArteFacto.
El beso

El texto homónimo de Eduardo Pavlovsky recrea en esta adaptación el inexorable paso del tiempo en un hombre que va recordando su juventud, sus amores (o quizá su amor) y el hombre que fue, que ya no podrá ser. En esta puesta, mezcla de fluir de conciencia, ?texto balbuceante? y viaje a través del tiempo, este hombre se encuentra con una mujer que le traerá nuevos y viejos fantasmas, pero que al mismo tiempo lo hará sentir vivo y gozar como antaño.

La pieza convoca distintos lenguajes, y aborda desde su trama temas que inquietan. Aunque, quizás, puedan resumirse en unos pocos. Así, tratando de dilucidar los retazos de la vida, las ambigüedades, la incomprensión de la existencia, la obra interpretada por Rodrigo García Moro y Analía Méndez es un cruce de sueño a vigilia, de amor a odio, de placer a dolor, de angustia a humor.

Sencilla y compleja a la vez -como la vida-, la puesta y dirección de Santiago Talo Atlante le saca todo el jugo posible a un texto riquísimo, difícil de abordar, pero que, como se ve, tiene infinitas lecturas.

?He dejado de lado ex profeso todo tipo de indicaciones de puesta en escena quedando en libertad cada elenco para poder encontrar los movimientos-ritmos-presencias y ausencias de los personajes? dice Eduardo Pavlovsky. Tomando casi a rajatabla estas palabras, director, adaptador y actores juegan sus proyecciones al máximo, en una actualización constante de la poética, abriéndola al discurso y a la estructura.

Con una duración de sesenta minutos, e intentando captar muchos minutos más en la cabeza de todos los espectadores, la obra es una excelente dosis de Pavlovsky, siempre necesaria.

Publicado en Leedor el 5-12-2004