Ferrari

0
27

La retrospectiva de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta amenazada con ser suspendida: un artista que sigue siendo trasgresor, en el real sentido de la palabra.León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta

Salas Cronopios y C
Retrospectiva, 1954-2004
Sala J
Producción Actual
16-12 al 27-02

Desde Leedor repudiamos absolutamente todo intento de reprimir, censurar o cerrar una muestra artística en función de otros intereses que no sean los específicamente artísticos. Por eso apoyamos a León Ferrari, uno de los artistas más representativos que la Argentina ha sabido tener en esta propuesta de materializar una revisión de 50 años de obra en el Centro Cultural Recoleta. Y que está siendo amenazada con la suspensión por presiones de la Iglesia.

Reflotamos una vieja nota que, en el año 2000, escribió Socorro Villa en Leedor sobre una situación similar. En ocasión de la exposición Infiernos e idolatrías en el Insitituto de Cooperación Iberoamericano, atacada sistemáticamente por grupos fundamentalistas. En aquella nota, Socorro hace una clara defensa de la honda y honesta preocupación por entender. “¿Y qué es entender? Tal vez esa sea la pregunta en este caso. Ferrari cuestiona a Dios para entenderlo… y ciertas personas cuestionan a Ferrari… ¿para entenderlo?.”

Los mismos fantasmas, como aquella vez, aparecen en esta exposición que debe permanecer hasta el 27 de febrero del 2005 en la Sala Cronopios, del Recoleta.

Una retrospectiva que como dice su curadora Andrea Giunta, “da cuenta del dispositivo trasgresor que la labor de León Ferrari enciende en los años sesenta, expresado en una obra múltiple que, partiendo de las esculturas en alambre, los manuscritos y las botellas, tiene un punto culminante en La civilización occidental y cristiana, pieza central que a la vez actúa como un lugar generador y expansivo de algunos de los recorridos posteriores de su trabajo”.

“El cuestionamiento del poder, y de los valores éticos y estéticos dominantes, la representación de la violencia, la celebración de la sensualidad, las indagaciones sobre el erotismo, el uso del montaje, las repeticiones, la literalidad, la ironía, el humor.”

Lo políticamente incorrecto se plantea en la obra de Ferrari en estas distintas capas donde lo realmente insoportable es lo que parece que nunca debe ser dicho.

Si querés defender la libertad de los artistas escribí tu apoyo a:

relpublicas@centroculturalrecoleta.org
aaccr@centroculturalrecoleta.org
prensa@centroculturalrecoleta.org
produccion@centroculturalrecoleta.org
erubinstein@centroculturalrecoleta.org
lpineiro@centroculturalrecoleta.org

Publicado en Leedor el 1-12-2004

Compartir
Artículo anteriorDiciembre en Bs As
Artículo siguienteAlexander