Los Increíbles

0
15

El jueves 2 de diciembre se estrena en Buenos Aires, Los Increíbles, te adelantamos nuestra opinión.Los increíbles
O al salvataje de la célula familiar

Por Alejandra Portela

Uno tiene la mala costumbre de sospechar de los productos norteamericanos. Sobre todo en estas épocas, cuando están cargados de una desorbitada operación de marketing y publicidad: se sabe, hoy día una película para que funcione a niveles ?majors? tiene que trabajar en ese plano: los colores y la postura del personaje deben encajar en la tacita, el cuaderno, el muñequito, el jueguito de la play station. También se puede sospechar cuando la calidad técnica quiere superar otras instancias de las específicamentes cinematogáficas.

Bueno, todo eso tiene Los increíbles. Si comprás determinada marca de teléfono celular vienen dos entradas para verlos a partir de este jueves 2 de diciembre. Los trailers de la TV prometen mucha acción, mucho colorido, y una animación digital de ultracalidad. Son los tiempos que nos toca vivir. Por nuestra parte, en el juego que jugamos debemos hacer el comentario crítico de The Incredibles, que además debe incluir otro aspecto: el debate sobre el doblaje.

Brad Bird es el director del nuevo producto Pixar Inc. (Las dos Toys Story, Buscando a Nemo, Bichos y Monsters Inc). Distan 5 años de su último largometraje: El gigante de hierro, en Argentina no pasó por los cines y fue directamente a video/DVD. Entre paréntesis, un blooper del diario La Nación: en la crítica del video de The iron giant se dice que Brad Bird murió de cáncer en 1998 y nunca pudo ver terminada su película.

Bien. Este señor que está vivito y coleando, en 1985 había escrito, dirigido y producido el episodio animado de Amazing Stories llamado “Family Dog”, luego se incorpora al equipo artístico de Los Simpsons, The Critic, y El rey de la colina. Lo que en la TV es guión y buenas ideas traducidas en gags que deben sostener temporadas enteras, en el cine es destreza técnica y mucha inversión de golpe: 92 millones de dólares para ser más exactos. El estreno en EEUU ya le hizo recuperar 70, así que ?estamos hechos?.

La familia Parr vive en el anonimato, escondiendo su verdadera identidad como superhéroes y amoldándose a regañadientes a una vida hogareña ?muy común?, con peleas de los chicos en la comida, la limpieza de la casa, el colegio, la mamá, el papá y los tres chicos. Cierta familiaridad con Los Simpsons (seguramente después de ellos toda familia animada los refiere sí o sí) y cierta ejemplaridad en el modelo familiar,funciona esta vez por heroicidades sobrehumanas que suponen un mundo repleto de superhéroes con distintas capacidades. En el año de la muerte de “Superman”, todo un homenaje. Bob Parr es el papá y seguramente por su frustrado puesto en una compañía de seguros añora los tiempos en los que era un atlético super-hombre. Esta situación se revierte cuando es contratado misteriosamente por una compañía no menos misteriosa. Tras un prólogo extenso, algunos momentos del desarrollo de la historia se alargan innecesariamente, Parr es apresado por lo menos tres veces de la misma manera. Y la película parece terminar varias veces, y por supuesto promete una continuación.

En cuanto al doblaje, aunque nuestro país no es muy afecto a este tipo de práctica, como España por ejemplo, la apuesta a poner a los personajes voces argentinas es un arma de doble filo: por un lado a los que elijan las funciones dobladas van a tardar un rato en acostumbrarse, y por lo tanto a entrar en la historia, combinación a la que, especialmente los argentinos, no estamos acostumbrados: el hecho que se hable de la calle Cabildo o la Avenida Corrientes mientras en el plano del visor del auto se ven las calles neoyorquinas, por ejemplo, llama a risa. Mucho “che” neutralizado pero evidente además.

Y por otro lado, lo que hace el doblaje es exteriorizar una habilidad de marketing: sobre todo si reconocemos a Juana Molina en Elastigirl o a Rada en Frozeno o a Favio Posca en Dana Moda. Si el doblaje hubiera estado a cargo de Pol Ka ¿tendríamos que soportar publicidades en los carteles o en el autor de Mr Incredible? Hmmm…

Curiosamente, este primer ensayo que se hace en nuestro país, puede instalar, con el Congreso de la Lengua todavía fresco, un debate interesante.

En fin, Los increíbles, es un producto que rescata la familia como célula indispensable de la sociedad, unida es invencible, está pensado para fascinar desde lo visual, con una acción sin tregua y una capacidad tecnológica ilimitada en la adaptación de la producción digital.

Podés entrar también a la Página Latina de Pixar:

Publicado en Leedor el 28-11-2004