7 estrenos 7

0
7

Una semana con 7 novedades ofrece en teoría la posibilidad de ver diariamente un estreno, cosa que desaconsejamos ya que la calidad de la mayoría de las películas está lejos de ser satisfactoria.Por Fredy Friedlander

Empecemos por los dos films locales que se disputan el título de peor estreno de la semana. Uno de ellos es Hotel-Hotel de la debutante Ofelia Escasany con Rosario Bléfari como Clara, la protagonista principal, que transforma una residencia en el hotel de marras. El otro film local, Lisboa, de Néstor Lescovich también podría llamarse ?Hotel-Hotel? pues es allí donde transcurre el encuentro entre Gustavo (Carlos Moreno) llegado de Portugal y su hija Victoria (Belén Blanco) a la que no ve desde hace unas décadas. Es una pena que un director cuyas obras anteriores (Ceremonias, Sin opción y sobre todo Mis días con Verónica) habían mostrado cierta calidad fracase en esta obra excesivamente teatral.

Los dos estrenos norteamericanos de la semana ofrecen algún interés. Alfie, de Charles Shyer es una remake de una famosa película de la década del ?60 protagonizada por el aún joven Michael Caine. La nueva versión también es interpretada por un actor inglés, Jude Law, pero transcurre en Nueva York. Alfie es un seductor en cuyas garras caen varias mujeres (Marisa Tomei, Nia Long, la bellísima Sienna Millar y la veterana Susan Sarandon). Este parece ser el año de la consagración definitiva de Jude Law, con un total de cinco películas y alguna, casi segura, nominación al Oscar. Alfie tiene varios momentos de gracia. Apela a un mecanismo a menudo utilizado, haciendo hablar al actor frente a la cámara, pero sin lograr los mismos resultados, que por ejemplo, obtiene el ?croupier? en la reciente y muy superior La Jugada. La banda sonora, compuesta por Mick Jagger junto al ex músico de Eurythmics; David Stewart es un punto fuerte de esta amable y algo excesiva moralizante historia.

También de Estados Unidos nos llega ?The Forgotten?, con el poco imaginativo título local de Misteriosa obsesión. Dirigida por Joseph Ruben, del que se recuerdan dos interesantes obras anteriores: Durmiendo con el enemigo y sobre todo The Stepfather- La muerte ronda a cada paso, tiene en común con ambas cierta dosis de suspenso al poner a sus personajes en situaciones límites. No conviene develar prácticamente nada del argumento ya que la película parece ir cambiando de género y ese resulta uno de sus mayores méritos. La actuación de Julianne Moore es excelente y si bien las situaciones no resultan totalmente originales se agradece que no se abuse de efectos especiales, necesarios para la trama. En síntesis, y pese a críticas poco favorables, puede hacer pasar un buen momento a amantes de los thrillers.

La presencia europea se limita a dos producciones dirigidas por españoles. La más interesante, sin llegar ser del todo satisfactoria es El misterio Galíndez, del prolífico productor y director Gerardo Herrero, de quien se verá otra película (El lugar donde estuvo el paraíso) el mes próximo. Basada en la misteriosa desaparición de un militante vasco, interesará sobre todo a quienes se apasionen por el cine político y cuenta con interpretaciones de Harvey Keitel, Saffron Burrows y Eduard Fernández como Galíndez.

La otra novedad de España es La séptima víctima, un engendro del español Jaime Balagueró, que ya había hecho ?Los sin nombre? que por suerte fue directo a video. La ?víctima? del título debe ser seguramente el espectador que se anime a ver una obra donde se mezclan buenos actores de diversas etnias: la canadiense Anna Paquin (La lección de piano, la sueca Lena Olin, el escocés Iain Glen, el italiano Giancarlo Giannini y el español Fele Martínez (La mala educación). Para colmo la película es hablada en inglés y ni siquiera se recomienda para los más fieles seguidores del género de terror.

Dejamos para el final, el que en nuestra opinión es el mejor estreno de la semana. De Brasil nos llega, con dos años de retraso, Separaciones (?Separacoes?) de Domingos Oliveira, quien visita nuestra país en compañía de la actriz Priscilla Rozenbaum. Con sus casi setenta años que no se notan. Oliveira no sólo es coresponsable del guíon y la dirección sino que además interpreta a Cabral, casado con Glorínha (Rozenbaum) bastante más joven que él y nos muestra con mucha gracia la crisis de la pareja y su interacción con otros personajes del mundo de teatro y de la noche carioca. La música incluye canciones de Caetano Veloso, Paulino da Viola y otros. No se equivocó el Jurado del Festival de Mar del Plata, en su versión 2003, al premiarla como la mejor película.

Publicado en Leedor el 25-11-2004