Martín Rosenthal

0
9

A través de una ingeniosa combinación de videos de “Lonely Planet” (“Planeta Solitario”) y de una cámara Polaroid. Martín Rosenthal encuentra una creciente satisfacción en crear sus propios destinos. En noviembre se podrán ver sus fotos en Galería de Arte.MARTIN ROSENTHAL

Muestra de Noviembre de 2004
Subjetividad y fotografía contemporánea
?EN RUTA: PLANETA SOLITARIO?
Muestra de Martín Rosenthal
Galería de Arte, Independencia 3065, P.B.
Entrada libre y gratuita

“Siempre viajar es una forma de destino. Anhelo ser menos el centro de las cosas. Me doy cuenta que es eso lo que un país extranjero – cualquier país extranjero – puede ofrecerle a uno, algo que uno jamás puede obtener en el país propio. La idea de hogar patrio, de hecho, es la antítesis de tal sentimiento. En casa todo gira en torno a tí, en torno a lo que posées y a lo que te gusta y a lo que todo el mundo piensa de tí. Estoy harto de ello. En el proceso de alejarme del epicentro de ciertos acontecimientos de mi patria, encontré la forma de albergar más vida en mi interior, y, al hacerlo, conseguí a un tiempo desaparecer y hacerme visible para mí mismo. ” (Adaptación de un texto de Richard Ford).

Hoy en día el concepto de viajar es algo cambiante. La gente realiza viajes por rutas, viajes de compras, viajes cibernéticos, viajes mentales, viajes de todo tipo. Prácticamente cada actividad humana puede ser descripta en términos de estar yendo a alguna parte. Y mientras, tradicionalmente, el viajar está concebido para ser expansivo e inclusivo, los viajeros parecen buscar continuamente el mismo tipo de cosas sin importar lugares ni estados de ánimo. Un “Gap” es un Centro Holístico y todo eso. medida que más gente puede viajar a más lugares con mayor frecuencia, sus destinos se mezclan en una colección de shopping centers, hoteles y artimañas New Age, más allá del continente, el clima o la cultura.

No es extraño que un viajero veterano como Martín Rosenthal encuentre una creciente satisfacción en crear sus propios destinos a través de una ingeniosa combinación de videos de “Lonely Planet” (“Planeta Solitario”) y de una cámara Polaroid. Sentado frente a su Trinitron en el virtual 777 de su habitación, él tiene la posibilidad de moverse a través de una fascinante combinación de representación y documento, aislando instantes y atmósfera a través de la toma fotográfica y luego, realzando la experiencia con copias a gran escala.

Así como los climas, las distancias, lenguajes y preconceptos culturales sirven como marco narrativo para cualquier viajero, así también lo hacen las acumulaciones sintácticas en los procesos creativos de Martín. La pantalla de la televisión se convierte en la ventana de un ómnibus o de un tren; el instante capturado entre video y película fotográfica repercute en un momento revelador o de comprensión y así sucesivamente?

Las imágenes finales son tan vívidas y personales como cualquier narración que fuera contada por un poeta expatriado o por un curtido explorador. E igualmente poderosas.

Jim Dow. Boston, Junio 2000
Traducción Andrea Gómez Cello

Publicado en Leedor el 26-10-2004

Compartir
Artículo anteriorWomex 2004
Artículo siguienteRosenthal