Familia Rodante

0
56

¿Cine costumbrista? ¿Populista? ¿Argentinista? Trapero usa una narración firme, de inexpugnable coherencia interna, que tropieza con huellas de una realidad contingente, y que se va construyendo, lenta, intrincadamente adentrando al espectador en la caótica vida de una familia cualquiera.Por Sebastián Russo

Calor/familia/ardor. Ternura/familia/pesadumbre. Cualquier conjunto de características que se piense para definir la última película de Pablo Trapero, tendrá la palabra familia, rodeada de alguna otra que denote regocijo y otra fastidio. La familia, presente como instancia mediadora entre el placer y el displacer, como institución anhelada, torturante, reivindicada, traumante: hogar y cárcel. Familia rodante se entromete con la célula estructurante de la sociedad, y lo hace desde un terreno difícil, el del estereotipo. Trapero construye una familia típica, con sus personajes típicos, y sus típicos conflictos. Pero el director Mundo Grúa y El bonaerense hecha mano (filma, compone) y el estereotipo se vuelve recurso, táctica, mecanismo, nunca estigma. Insumo invaluable, aunque fácilmente resbaladizo hacia los senderos del cliché, del lugar común, sendas que Trapero supo (sabe) aprovechar (esquivar), jugando con y desde ellas.

Otros son también los (riesgosos) tópicos que Trapero aborda, promotores de no menos típicos cuestionamientos: ¿Cine costumbrista? ¿Populista? ¿Argentinista? Si por argentinismo entendemos algo así como resaltar, destacar cierta idiosincrasia argentina; si por costumbrismo, enfatizar aquellos aspectos que tienen que ver con los hábitos (como no decir ?costumbres?) de ciertos sujetos de cierto lugar; y si por populista resuenan propuestas demagógicas, que se llevan a la práctica apelando a temáticas conmovibles, fácilmente identificables: entonces estaríamos ante el famoso costumbrismo argentino de corte populista. Etiqueta que por ejemplo le atribuyen a las películas del bueno de Juan José Campanella (Luna de Avellaneda, El hijo de la novia). Pero si de comparar se trata el más que bueno de Trapero sale (más que) a flote. A ver: los recursos estilísticos utilizados por Trapero son diferentes de los que Campanella pone a su disposición en sus films. Primerísimos planos (y no jodo, toda una pantalla de cine con la cabeza de una cotorra, la patita de la cotorra, una palanca de cambio, un muñequito), cámaras en mano que se mueven y tiemblan al compás del traqueteo de la casa rodante, composiciones poco tradicionales, planos estrechos y circunstancialmente desenfocados, una música que no solo acompaña ?interrumpe, irrumpe, sacude, problematiza la imagen-, una edición de poética nerviosa: son algunos de los recursos que caracterizan la estética Trapero. Y no solo estética es la diferencia, aunque sea lo estético (o más precisamente lo formal) lo que otorga una significatividad particular a sus films, o a este, Familia Rodante, el del costumbrismo argentino. Esta impronta formal, sumada a una singular (personal, autoral) elección de momentos a retratar (mostrar, construir), genera una concepción fragmentada de la historia, una versión múltiple, subjetiva del relato. Así, la estética que propone Trapero, su forma (cinematográfica) de contar esta historia, coadyuva a la conformación de la misma, sin entorpecerla (con esteticidades vanas), ni auxiliarla decorativamente. Constituyendo una narración firme, de inexpugnable coherencia interna, que tropieza con huellas de una realidad contingente, y que se va construyendo, lenta, intrincadamente en la misma arena de lo ?real?, socavando los límites de la ficción, adentrando al espectador en la caótica vida de una familia cualquiera, identificable al instante, aunque de irresistible fascinación, generada por este juego cinematográfico que propone Trapero de mediaciones aparentemente invisibles (talentosa táctica del director de construir su propia desaparición, logrando que la historia fluya como si nadie la estuviera edificando)

Breve sinopsis (siempre útil): La abuela de la familia (abuela de Trapero en la real life) es elegida madrina de un casamiento que se llevará a cabo en Misiones, y sugiere (obliga amorosamente) a sus hijas, yernos, nietos, y más, a acompañarla en el acontecimiento. Ellos viven en el Gran Buenos Aires, por lo que deciden desempolvar la casa rodante, y emprender el viaje todos a bordo del achacado vehículo. Las cosas (los 1500 kilómetros dentro de la calurosa y no tan cómoda casa rodante) no empiezan bien, ni siguen, ni tampoco terminarán como la abuela hubiese deseado. Pero la familia es lo primero, así que los conflictos se transformarán en avatares, y a seguir tirando pa´ delante?

La construcción de personajes, es otra característica destacable de Familia Rodante (y del cine de Trapero) Anclados (dinámicamente) en el fragmentado mundo que les impone el director, ganan en complejidad, en indeterminación. Si los personajes de Campanella parecen arquetipos que llevan en sus espaldas el peso de su esperado comportamiento, los de Trapero lejos de afectaciones solemnes, y cargas morales, transitan como pueden las circunstancias que viven: con dudas, errores, probando, satisfaciendo deseos (a veces), reprimiéndolos (otras). La infidelidad, por ejemplo, como instancia disruptiva, pero incluida en el contexto familiar, moral. También el sexo, la atracción, el deseo, como irrefrenable impulso, aunque arrepentible, vergonzante. Relaciones humanas complejas, atravesadas por el deseo, el amor, el odio, pero negociando, viviendo, resistiendo, con presión (arterial), accidentes, revelaciones, contingencias. Todo apoyado en una lúcida elección de actores (la mayoría no muy reconocibles), de sorprendente gracia interpretativa, cooperando en la credibilidad de la historia.

Familia Rodante, es un homenaje a la familia argentina, sin caer en los típicos estigmas limitantes de una significación polifónica, rica, emotiva. La familia, tópico bastardeado por excelencia, tanto en cine como televisión, encuentra aquí, un espacio en donde redimirse, en donde explayar toda su (necesaria e intrínseca) contradicción.

Publicada en Leedor el 1-10-2004