Peligrosa Obsesión

0
48

Un film argentino y marketinero que intenta parecerse a “Arma Mortal” pero termina siendo como “Comodines”.Anochecer de una función agitada

- Publicidad -

Por Nicolás Kusmin

?Gustavo Yankelevich inventó la original variante de mostrar sus producciones…en bulliciosas avant premieres repletas de teens fanatizadas?
Pablo Sirvén. La Nación Espectáculos. Domingo 12 de Septiembre de 2004.

Seis guardaespaldas, dos parejas súper famosas, más de 2000 personas en un teatro, un griterío infernal. Y aún esta nota no ha llegado a la trama, esto es parte de la realidad, así se presenta una súper producción nacional. Luego de que el año pasado la telenovela “Resistiré” llegara a su fin, en un Gran Rex a lleno total, algunos productos de Telefé se han presentado con esta modalidad, en avant premieres repletas de chicas en ebullición.

La función empieza una hora tarde, con la llegada de Echarri-Dupláa y Martínez-Kloosterboer. Rodeados de guardaespaldas que los ayudan a pasar a los empujones. Sus caras se llenan de luz, flashes y cámaras que inmortalizan el momento. Durante el miércoles varios programas dirán que el film llegará a los dos millones de espectadores y que promete ser un éxito. ¿No lo estarán cargando de una presión que no puede sostener?.

La proyección comienza y minutos después se pierde el sonido. Se corta, se prenden las luces. ¿Fue a propósito?. Luego todo sé reestablece, lo dicho (y no escuchado) en las escenas anteriores al parecer no cambiarán mucho la historia.

La acción arranca en Río de Janeiro, Javier Labat (Pablo Echarri) se baja de un camión, se toma una cerveza y, como si nada, se cruza con unos cariocas que lo desafían a jugar un picado en la arena. Suceden algunos hechos (como la inclusión de Toni Corsini, un lookeado Mariano Martínez) que lo hacen escapar en su camión en una espectacular y poco habitual escena de acción para un film de estas tierras (terminada con un modelo en 3D generado por computadora).

Luego, ya en Argentina, se sabe que un tiempo antes Javier sufrió la pérdida de su pequeño hermanito, por un atentado a su padre, que queda en coma. Al parecer la empresa familiar se ve envuelta en una serie de malversaciones por parte de unos nuevos socios: de profesión narcotraficantes.
Ellos le exigen que encuentre un gran cargamento de cocaína que su padre guardó. A partir de allí, el film caerá en muchos lugares comunes: persecuciones, cambios de parejas que no son tales, alguna que otra vuelta de tuerca. Pero ninguna que logre enganchar al espectador que busque algún sustento en la acción o drama, y no se contente sólo con algún desnudo y chistes más propios de la televisión que de un policial de cine. De hecho todo parece puesto en función de ver el trasero de Echarri, el baile de Martínez, autos que vuelan y explotan, golpes entre los protagonistas que parecen tener la fuerza del Increíble Hulk (pero no mucho más).

Algunos buenos pases de comedia se dan de la mano del canchero Martínez, que con sus cortos comentarios (al mejor estilo de sus intervenciones en los productos de Pol-ka) logra lo ?mejor? del film.

Carlos Belloso, tan habituado a buenos papeles, debe sortear como puede (al igual que Hugo Arana) los extraños lugares asignados para ellos en el guión. Y el debutante director Raúl Rodríguez Peila no desentona a la acotada idea del film.
Ojalá que uno de los productores del film (junto a Patagonik y el ya mencionado Telefé) Carlos Mentasti pronto vuelva a películas (también de gran producción) como La Fuga de Eduardo Mignona, donde pudo conciliar el negocio con un buen drama sobre unos presos que escapaban de la Cárcel que estaba ubicada en la actual avenida Las Heras llegando a Coronel Díaz (de hecho parte del paredón aún forma el comienzo del terraplén de la plaza).

En resumen Peligrosa Obsesión es un film marketinero, lleno de publicidades, que intenta establecer una nueva manera de realizar films de género, tratando de copiar un estilo norteamericano como Arma Mortal (de hecho los productores tienen la idea de establecer una saga), olvidando posiblemente un antecedente no muy lejano en este tipo de factura que fue Comodines, un gran éxito en su momento. Con la dupla Suar-Calvo, en una apuesta más fuerte desde el guión, y un grado de verosimilitud mucho mayor.

La función cierra, las chicas gritan, todos los involucrados se abrazan, parecen contentos. El Gran Rex, se comienza a vaciar; ahora habrá que ver qué dice la taquilla. La filmografía nacional perdió una nueva oportunidad de hacer un film de género policial creíble.

Publicado en Leedor el 18-9-2004