Colegiales/Ortúzar/Chas

0
8

Al noroeste de Buenos Aires se extienden estos tres barrios formando en línea, una figura poligonal como escalera invertida que desciende suavemente hacia el Río de la Plata. Las tierras comprendían en el siglo XVIII una gran estancia perteneciente a la Compañía de Jesús.Colegiales- Villa Ortúzar- Parque Chas: tres barrios de Buenos Aires

Por Héctor Mario Portela

Al noroeste de la ciudad se extienden estos barrios formando en línea una figura poligonal como escalera invertida que desciende suavemente hacia el Río de la Plata. Las tierras comprendían una gran estancia perteneciente a la Compañía de Jesús donde se producían los alimentos necesarios para los integrantes de la orden. Al ser disuelta en el SXVIII, la propiedad fue parcelada y adjudicada a distintos dueños.

En la zona se iban afincando inmigrantes, e indios que Juan Manuel de Rozas, el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, había traído del interior entre 1830 y 1840 con el objeto de crear poblaciones.

Hacia finales del SXIX Don Santiago Francisco Ortúzar y Vicente Chas eran vecinos que poseían importantes extensiones de tierras. El casco principal del la chacra (o chácara) del Sr Ortúzar conocida como Los Vascos estaba en la actual Plaza 25 de Agosto, casi en el límite de Villa Ortúzar y Colegiales y tenía el emblemático Palomar de los Ortúzar. Un arroyuelo con su puentecito cruzaba la quinta y era usado por los estudiantes del Colegio San Carlos (actual Colegio Nacional Buenos Aires) para llegar a la huerta en las horas propicias y apoderarse de las deliciosas y muy ponderadas sandías de don Santiago.

En el extremo oeste de la trilogía barrial, el Dr Chas se dedicaba a la elaboración de ladrillos y cultivo de frutas y hortalizas. En este sector había un pequeño arroyo que se transformaba en laguna en la actual esquina de Pampa y Triunvirato y provocaba inundaciones. El entubarse, la calle Pampa hizo de nexo transversal entre el Barrio de Belgrano con los del oeste.

Los tres barrios están bien conectados entre sí y con el resto de la ciudad. Grandes avenidas los cruzan. La Avenida de los Incas los une de noreste a noroeste en línea horizontal, casi recta, desde Belgrano hasta Agronomía. Hacia el centro bajan la Avenida Cabildo que es límite de Colegiales con Belgrano; la Avenida Forest que en corto tramo hace la conexión de Colegiales con Villa Ortúzar; prolongación de la avenida anterior la Av Alvarez Thomas y en el límite de los barrios de Villa Ortúzar y Parque Chas, la Avenida Triunvirato. Otras importantes calles son: Av. De los Constituyentes, en el extremo noroeste, que separa Parque Chas de Agronomía; Av Chorroarín y Del Campo de La Paternal; Av El Cano, límite entre Villa Ortúzar y Chacarita y por último la calle Dorrego, divisoria de Colegiales con Palermo.

En el último tramo del SXIX comienzan a modernizarse los medios de transporte. Los tres barrios son testigos de los cambios. Desde los tranvías de caballos del empresario Federico Lacroze que empiezan a circular en la década del ´80 hasta los actuales trenes subterráneos, transcurre más de un siglo. Epopéyico fue el recorrido de los primeros tranvías, que después de superar las pantanosas calles del centro de la ciudad, pasar por el barrio de Chacarita y subir por la calle Triunvirato, ingresaban en los barrosos caminos de la Provincia de Buenos Aires hasta su destino final en la Ciudad de Luján. El verde que los identificaba, el chirriar de las ruedas, el jadear de los caballos y las voces de los conductores teñían de color y sonidos las calles de Buenos Aires.

Los tranvías se electrificaban en el año 1897 y el Ferrocarril Bartolomé Mitre (ex Central Argentino) llega a Colegiales e inaugura su estación en 1898. En el otro extremo, al suroeste en el límite de Villa Ortúzar y Chacarita se inician las instalaciones de las vías del ferrocarril Gral Urquiza (ex Lacroze) con la estación José Artigas. Corriendo por las primeras décadas del SXX se arreglan y adoquinan calles y empiezan a circular los primeros automotores colectivos de pasajeros. Estos movimientos fundamentales para el progreso de los barrios hacen que los latifundistas inicien el loteo de sus propiedades, surgiendo núcleos poblacionales aislados sin orden ni criterio. No se hicieron las previsiones adecuadas para reserva de espacios verdes. Esa falencia se evidencia en los escasos lugares destinados a plazas y plazoletas.

La Avenida Cabildo corre al noreste de Colegiales, la separa de Belgrano e inicia el desarrollo arquitectónico hacia el oeste. Es el más antiguo de los tres, el más poblado y donde se concentra el movimiento comercial más activo. Las calles Pampa, Virrey del Pino y Avenida de Los Incas lo comunican con Villa Ortúzar y Parque Chas. El barrio de Colegiales posee pocos espacios verdes pero de buena forestación urbana. En el vértice del ángulo sureste que forman las calles Alvarez Thomas y Dorrego se encuentra el Mercado Dorrego, devenido en centro de ventas de objetos usados.

El vértice del ángulo recto, que ubicamos en el Mercado Dorrego, prolonga sus lados hacia el norte y el este, proyectando hacia el Este una franja que abarca varias hectáreas. Es un espacio sin un orden establecido entre edificaciones de departamentos en bloques, en los extremos Este y Oeste. Se suceden una plaza, con la curiosidad de que no tiene asientos, varias plazoletas, una escuela, un club deportivo, un estudio de televisión, una planta de energía eléctrica, la Facultad de Ciencias Agrarias, tramos verdes y una empresa compactadora de residuos. Un verdadero pastiche discontinuo y disonante.

La Avenida Forest, en corto tramo, sirve de nexo entre Colegiales y Villa Ortúzar. Villa Ortúzar y Parque Chas son barrios afines, más unidos por la llegada de los trenes subterráneos de la Línea B. De especial conformación en el entramado de sus calles, es fácil confundirse. Esto se manifiesta con más nitidez en Parque Chas donde la influencia del sector circular se extiende por los dos barrios. La Avenida General Victorica cruza Parque Chas transversalmente de Sur a Norte desde Avenida de los Constituyentes hasta la calle La Pampa y lo divide en dos.

La semejanza de los dos barrios se manifiesta en lo arquitectónico; en la forestación arbórea de sus calles, en los pocos espacios abiertos verdes y en la carencia de un centro comercial definido. En arquitectura hospitalaria se encuentra el edificio del Hospital Dr Enrique Tornú, ubicado en el límite central de los barrios, de líneas neoclásicas construido a principios del SXX. Exponente de la arquitectura racionalista industrial es la fábrica de tejidos Sudamtex, hoy con otro destino, de los pasados años ´30. En esta zona abundan los talleres y pequeñas empresas familiares.

En el ámbito educativo se destacan el Complejo de Enseñanza Primaria y Media e Iglesia san roque, santo de los enfermos, y las escuelas Mariano Acha y Petronila Rodríguez.

Los trenes subterráneos están llegando a los barrios. Cuatro estaciones se inauguran hacia finales del SXX y principios del XXI. En la Línea C que une Plaza de Mayo con Núñez, las estaciones Olleros y José Hernández y en la Línea B, que une Puerto Madero con Parque Chas, las estaciones Tronador y Avenida de los Incas. El progreso toca los barrios sin molestarlos, los integra en la ciudad, respeta la quietud silenciosa de sus calles y aplaca la de sus avenidas.

El arte viaja en los subtes, en la estación José Hernández cuatro murales cerámicos tomados de obras originales del pintor argentino Raúl Soldi que vivió en el SXX, idealizando la figura humana con fino dibujo fueron realizados por R. Y D. De Francisco. Cabe destacar que Raúl Soldi es autor de los frescos que cubren la cúpula del Teatro Colón de Buenos Aires.

Las dos nuevas estaciones subterráneas de la Línea B que llegan a Villa Ortúzar y Parque Chas, además de su modernidad, son expresiones de arte. En la Estación Tronador se exhiben vitrales con la historia de los dos barrios, desde La Chacra de los Jesuitas, pasando por escritores y artistas que los frecuentaban, hasta personajes que hicieron del Tango una música internacional. En la Estación Avenida de los Incas, los plásticos María Eggers Lan y Armando Damián Dilón, dan un paseo por las distintas culturas precolombina- incaicas. La muestra de dieciséis paneles cerámicos es una representación mágica de las costumbres de los incas. Se suceden trabajos basados en las Culturas Condorhuasi- Alamito; Tiahuanaco; Mochica; Paracas; Chimú; Aguada y otras que conforman una verdadera galería de arte.

Los barrios alejados del centro de la ciudad son ámbitos olvidados, desprotegidos, con plazas depredadas y acromáticas, sin obras de arte que los embellezcan. Las nuevas estaciones del subte insinúan una leve esperanza que intentan salvar esa discontinuidad. El arte debe filtrarse en los barrios.

Referencias Imágenes

Fotos 1, 2 y 3: Sector circular de Parque Chas
Foto 4: Parque Chas: Calle Pampa
Foto 5: Una fábrica en Colegiales
Foto 6: Aviso de venta de los lotes de Parque Chas en el primer remate del año 1927

Las fotos de Parque Chas son gentileza del sitio www.parquechasweb.com.ar

Publicado en Leedor el 14-9-2004

Compartir
Artículo anteriorEmma Bovary
Artículo siguienteNuevos Compositores