Nicola Costantino

0
43

La muestra que Nicola Costantino presentó en el MALBA en el mes de agosto ofendió con perversas exhibiciones de torturante ocurrenciaNICOLA COSTANTINO
“Savon de corps”
O el desgraciado desatino

Por Guillermo Bogani

No ofendas más, Nicola, con perversas exhibiciones de torturante ocurrencia.
No nos descarnes, ni te desgrases.

Esos raros jabones -no tan nuevos- cargan con la paradójica propiedad de ensuciar intimidades. Van,equívoca e inequívocamente, hacia un éxito asegurado por el marketing del “horror-fashion”.

Lamentable lo tuyo, sirenita Orlan. E inverosímil y alevoso el intento de justificación (el término está usado ex-profeso) ante miradas no complacientes: “Yo,como artista, vivo un impulso creativo libre de segundas intenciones. Mi obra no es una reflexión sobre el Holocausto ni se nutre de él. A la hora de establecer una referencia directa de la utilización de grasa lipoaspirada en jabón, ésta le correspondería a la película estadounidense El club de la pelea, donde en una crítica ácida a la sociedad de consumo, los protagonistas roban grasa de una clínica de cirugía estética con el fin de hacer jabones y vendérselos a los ricos para que se laven la cara con su propio culo” (Página 12, Martes 17 de Agosto de 2004). Aquí, la burla y/o la confusión alcanzan niveles paroxísticos. Pues ¿quién sino “los ricos” -que asisten a tus vernissages y concelebran lo abyecto- pueden comprar residuos patológicos a U$S 1.000.- el pan “para lavarse la cara con su propio culo”?

Es cierto, Nicola, aquello que citas de Moholy-Nagy: “Hay obras silenciosas que desplazan los bordes e iluminan territorios nuevos”.
Pero no es tu caso; por lo menos en “Savon de Corps”, donde no das lugar a presuponerte inocente, pero conseguís que -por un momento- se escuche un sólo grito: “Todos somos judíos”.

Dijo Clarín de la muestra: “Belleza siniestra. Entre estos términos juega (e inquieta) la nueva obra que la artista rosarina, Nicola Costantino, presenta sólo por hoy en el Malba. ¿Y por qué siniestra, perturbadora? Es que la artista lanza, como si se tratara de un cosmético de lujo, 100 jabones que contienen un 3 por ciento de grasa de su propio cuerpo. Obtenida de una liposucción a la que se sometió (perdió dos kilos en el quirófano) para llevar adelante este proyecto. Por eso, el slogan que acompaña esta parodia de una glamorosa campaña comercial dice: “Prends ton bain avec moi (báñate conmigo)” (ver foto). Y la invitación es provocadora, porque es literal. En la imagen aparece Costantino semidesnuda a punto de sumergirse en una pileta. Aquí, ella es la modelo de la campaña y también, materia prima del producto-obra. El jabón tiene forma de espalda, cintura y cadera femenina. Y su perfume gourmet (también apela a la ambigüedad) es dulce: leche con caramelo. El atroz encanto del glamour: Costantino apunta una mirada ácida sobre la industria del cuerpo e incluso, sobre el consumo: el público no comprará la imagen, sino el cuerpo de la modelo. “

Dijo Fabián Lebenglik en Pagina 12: “Siempre en los límites ?y sobre todo a la luz de los espeluznantes experimentos nazis?, la artista se presenta como modelo y ofrece al ?consumidor?, no sólo su imagen sensual, su cuerpo desnudo, apenas velado, sino también su propia esencia corporal.” ver más en: target=blank>Pagina 12

Para saber más entrá a la página personal de Nicola Costantino

Publicado el 1-9-2004

Compartir
Artículo anteriorHuarcaya
Artículo siguienteCruz de sal