Alejandro Margulis

0
9

Tonos, palabras que no se leen, la sensación de estar al lado del que está al lado, que está al lado de la foto, del dibujo al lado del libro, de al lado de la palabra. Terminamos convirtiéndonos en espectadores perseguidos por la obra.El mito de Babel en Las mil y un artes.
Comentarios

Pinturas de Alejandro Margulis

1.
?Alejandro Margulis busca intensa pero indefinidamente que nos sumerjamos en la parábola de lo rezagado, de lo que nos quedó, de lo que perdimos, de lo que fuimos dejando densa y presurosamente. Así nos involucra en sus paisajes cotidianos para llevarnos hacia el encuentro con el laberinto donde nunca se buscó una salida, donde no había una partida. Tonos, palabras que no se leen, libros que conectan a todo su imaginario con el espectador provocando la sensación de estar al lado del que está al lado, que está al lado de la foto, del dibujo al lado del libro, de al lado de la palabra. Terminamos convirtiéndonos en espectadores perseguidos por la obra?. (Matías Ezequiel Meschini).

2.
?Alejandro Margulis deja entrever la manifestación de la realidad en simples composiciones que deben ser interpretadas subjetivamente, para alimentar nuestras almas con ese seudo placer que se padece cuando algo exalta la propia sensibilidad. Una especie de poesía visual que plasma la pluralidad de visiones en un único y común lugar: la belleza del arte. Donde la originalidad y la expresión tienen un papel protagónico. Lo suyo, más que una muestra de arte es una muestra de personalidad.? (Luján García Masana).

Obras

?Esta bandera es? Foto 1

?Un mantel a cuadros celestes y blancos dividido en tres franjas horizontales: la superior e inferior están salpicadas con acrílico celeste; la del medio, con acrílico blanco, pudiéndose ver todavía los dibujos originales del mantel por debajo de las tres franjas. Las tres franjas están separadas por dos seguidillas de cuadrados rojos y negros que, de lejos, parecen líneas curvas. En la parte blanca, es decir en la franja del medio, algunas servilletas de papel ?esas de los rollos de cocina- y sobre las que el autor salpicó acrílico rojo. Esta vez la pintura es más espesa, parece estar chorreando todavía; el rojo se va expandiendo hacia la derecha (siempre sobre la franja blanca) esfumándose de a poco. Casi en el centro del mantel, una frase escrita en negro acerca del capitalismo. No se puede leer más que acercándose lo más posible a la obra y aún así no llega a entenderse bien: las letras son demasiado pequeñas y borrosas. Una obra de arte que provoca al espectador argentino?. (Ana Laura Vosa).

Grafomanía: Foto 2

?Una cinta del ancho de un grupo de fósforos, una cinta que cada unos siete centímetros figura mástiles que la mantienen de pie como a un alambrado. Una cinta en cuya parte superior está escrita en lápiz una frase que continúa por debajo en otra cinta, como continúan también los fósforos, pero ésta no mantiene su línea recta como la anterior sino que va decayendo, y es más larga. Al final la cinta se va trasponiendo, pegando por arriba de sí misma, haciendo ilegible el texto hasta terminar sin llegar al límite con el cuadro. El mismo cuadro tiene un fondo con líneas y marcas de lo que sería el contorno de estas dos cintas como cadáveres recreados que salen desde el comienzo de cada una, por arriba y por abajo, y en forma de abanico se repiten como cinco veces, superponiéndose entre sí.? (Matías Ezequiel Meschini).

S/T

?Sobre la pared se puede observar una sábana que sirve de marco a la pintura que hay en ella. Rojo, negro, verde y amarillo se mezclan formando oscuros matices. Sábana como testigo, acunadora de sueños quizás, divide en dos partes la elíptica historia que narra la obra: una etapa joven viva de colores y sensaciones, reflejando un comienzo a partir del amarillo naciente; enfrentada por el fondo rojo y los contornos negros que muestran el vacío de una situación sombría. Sobre las cabezas apenas delineadas de un hombre y una mujer se proyecta una débil luz, tapada por construcciones. Una nube de oscuros colores se posa sobre ellos como si aquella vida que podía verse en su antes ya no existiera. O quedará solo una pequeña parte de ella. Como si los sueños en la sábana comenzaran a desaparecer, transformándose, cada vez más lejanos.? (Vanina Arraigada).

Notas relacionadas: Margulis y su Babel

Obras de Margulis en la Galería y en la Tienda de Leedor

Publicado en Leedor el 1-9-2004

Compartir
Artículo anteriorDOCU/FEST 2004
Artículo siguienteCuerpos en resina