Colateral

0
5

En Colateral, la vida de varias personas se cruzan y se modifican en una sola noche. ¿Qué es lo que ocurre en una ciudad tan grande, donde cada cual vive su vida y un ciudadano puede morir sentado en un subte sin llamar la atención de ningún pasajero hasta cinco horas después de perder la vida?.

Por Nicolás Kusmin.

El director de Colateral, Michael Mann, es ante todo un purista de la imagen y un gran observador de la ciudad donde vive (Los Angeles, California). En Fuego contra Fuego (Pacino, De Niro, Kilmer) realizó uno de los policiales más potentes de la historia del cine. Con una duración que rozaba las tres horas, relató la relación entre un ladrón y el policía que lo persigue. Ambos profesionales y con su propia moralidad bien definida.

Luego de hacer el film de denuncia El Informante y Alí, la biografía del genial boxista. Retoma ahora su obsesión por la noche, el delito, y la justicia.

¿Qué es lo que ocurre en una ciudad tan grande, donde cada cual vive su vida y un simple ciudadano puede morir sentado en un subte sin llamar la atención de ningún pasajero hasta cinco horas después de perder la vida?.

En Colateral, la vida de varias personas se cruzan y se modifican en una sola noche. Todo ocurre entre las 18hs y las 4 de la madrugada. Un cartel del narcotráfico descubre que parte de sus negocios ilegales serán juzgados por un fiscal de Los Angeles. Para frenar el juicio decide contratar a Vincent un asesino a sueldo (interpretado por Tom Cruise, que por primera vez hace de Malo) para que en una sola noche asesine a los cinco testigos. Para lograr su misión tomará como rehén a Max (Jamie Foxx, actor de Un domingo Cualquiera), un taxista que hace doce años que está detrás de un volante, eso sí, según él es sólo un trabajo temporario ?interrumpido? por la hermosa postal de su parasol de las Islas Maldivas (grupo de 2000 Islas sobre el Océano Índico que poseen distintos Resort´s con la posibilidad de cruzar de Isla con solo caminar por el agua hasta la cintura) que ve cada vez que se siente agobiado.

A Max no le queda otra que acceder a las amenazas de Vincent, paseándolo por diversos sitios de la ciudad, mientras él va conociendo y asesinando a su lista de víctimas.

No falta ninguna de los aditamentos de un buen Thriller: el asesino a sueldo, la pareja de policías, el tipo bueno de causas nobles con profesión común pero con mucha inteligencia.
Lo que crea la diferencia en los films de Mann es su estética y fanatismo de los colores. Hizo pintar 50 veces algunos de los taxis, en total usó 17 autos, hasta conseguir el color deseado, más cercano a un naranja que al típico amarillo. Lo que le da un brillo muy especial que se corresponde con el color azul de la neblina y de la parte baja de las nubes de Los Angeles, teñido así por las luces de la ciudad.
Esta es una de las primeras películas de gran presupuesto filmada en un 80 % con video digital de alta definición, que permite captar mucho mejor los colores y las diferentes tonalidades.

Muy bien editado y musicalizado, puede decepcionar a algunos seguidores del género con un final por ahí no tan espectacular como el tono general del film. De todos modos, el director ha querido aclarar que todo en la historia es un final. Porque sucede en una sola noche y el tema está planteado en los primeros minutos de la cinta.

Publicado en Leedor el 19-8-2004