Maratón South Park

0
11

Locomotion “Anime Station” presenta hasta el 19 de septiembre la “Maratón 100 episodios de South Park” para poder disfrutar de todos los capítulos de la serie animada más jugada de Norteamérica, mezcla de garabato y animé pero con la boca muy, muy sucia. South Park. Felices los niños

Por Juan José Dimilta

Horarios del Maratón South Park: Lunes a viernes a las 23.30 y 00.00 hs (Arg.) / 21.30 y 22.00 hs (Méx.) Domingo a las 23.00 y 23.30 hs (Arg.) / 21.00 y 21.30 hs (Méx.)

El domingo 19 de septiembre se estrena además el centésimo capítulo de la serie que inaugura la séptima temporada! Ese día también se emitirán los tres mejores episodios, que hayan logrado una alta repercusión en la fiel audiencia del canal.

Mezcla de garabato y animé pero con la boca muy, muy sucia, South Park confirma aquello de que “los niños dicen la verdad”.

¿Dónde queda South Park?: South Park es un pueblo montañés al estilo Canadá, tranquilo, blanco, ignorante y racista. con una fachada muy feliz. Quizás este inspirado en Colorado, en donde los dos creadores de la serie se criaron y conocieron. Colorado es un lugar tan particular que lleva el título de “Capital nacional de las abducciones alienígenas”.

Los creadores:
Trey Parker y Matt Stone. Ambos se criaron en Colorado y se conocieron en la Universidad de Colorado, en Bouler, en donde estudiaban cine. Trey en solitario ganó una medalla de plata por un concurso de animación para la Universidad con una obra titulada American History y luego se metió en un proyecto más ambicioso, para el que se asoció con Matt y otros estudiantes más, un largometraje titulado Caníbal! el musical. Así, hasta que un ex ejecutivo de la Fox les encomendó un corto animado. De allí nació “El espíritu navideño” en el que Jesús y Santa Claus se trenzan en una buena pelea. El ejecutivo de la Fox los abandonó pero el corto se convirtió en un éxito under que los llevó a que Comedy Central se fijara en ellos y naciera South Park con un éxito descomunal. El 13 de agosto de 1997 en el horario central de las 22.00 se emitió con la friolera de 5 millones de espectadores (todo un récord para un programa de cable). Hoy la serie va por el quinto año (que ya compró la señal Locomotion y anunció para el año próximo con los protagonistas cursando el cuarto grado).

South Park llegó pronto a la versión cinematográfica, en 1999 con gran éxito de taquilla y crítica y con el título de Más grande, más larga y sin cortes. En ella a Cartman le introducen un microchip en la cabeza que le da un shock de electricidad cada vez que insulta, Kenny va al infierno y se encuentra con Sadam Hussein y Satanás como amantes, y South Park y todo Estados Unidos le declaran la guerra a Canadá por pervertirles la mente a sus niños con la película de Terrance y Philip (un dúo de humoristas canadienses que los protagonistas tienen como ídolos).

Entre los varios proyectos y actividades de Parker y Stone se incluyen: Una banda de rock bautizada DVDA (lo máximo que puede ganar una prostituta por un servicio: Doble Vaginal, Doble Anal) en la que Parker es el líder y Stone el baterista, más Bruce Howell (ex Cher y productor de sonido de South Park) que se ocupa de la guitarra. La banda tiene éxitos under como ” I am Chewbacca” y “Fuck that guy from Bus”. Otro ítem son las incursiones en el cine, empezando por la producción de una película llamada Su estudio y usted para David Zucker, encargado de clásicos como ¿Dónde está el piloto? y la saga de La pistola desnuda (con el que mantienen una estrecha relación) , rodada en blanco y negro y con figuras de la talla de Silvestre Stallone, Demi Moore y el mismísimo Steven Spielberg; a esta le sigue Orgazmo, de 1997, presentada en Sundance Film Festival en donde Parker hace de un mormón obsesionado con las artes marciales, que se mete en el mercado pornográfico para pagarse la boda y Stone es un fotógrafo drogadicto y por último Baseketball de 1998, sobre un nuevo deporte mezcla de béisbol y básquet, con ellos nuevamente como protagonistas y también para Zucker. Creadores de la sitcom titulada That’s my Bus, con actores de carne y hueso, para reírse de los entretelones de la Casa Blanca. Stone y Parker afirman que quieren parecerse a Dalí o a Monthy Piton y una frase sintetiza su espíritu: “Vamos a saber que tenemos éxito si un día levantan el programa porque ya nadie entiende de qué se trata”, dicen estos dos lunáticos que parecen no tener freno.

Los secretos de la serie: Deudora, como tantas otras series animadas, de Los Simpsons, de Matt Groening (1990) que llevó la animación a los adultos, en horario central y cambió las reglas al dejar de lado los personajes edificantes y heroicos y burlarse de la realidad circundante. South Park le suma a lo dicho un lenguaje más procaz y escatológico y deja de lado los temas tabúes: Se burlan de los negros, los gordos, las mujeres, los niños, los judíos y todos los extranjeros, los pobres y los discapacitados, pero esto no hace más que dejar al descubierto lo crueles del ser humano y la hipocresía que maquilla todas estas temáticas. No es casualidad que cada capítulo comience y se cierre con un musical de lo más hollywodense, aunque en el medio se hayan visto decenas de actos crueles. South Park, además es surrealista cuando incluye personajes del tipo de un androide de Robert Smith con la propia voz del cantante de The Cure, o Barbara Streisand, Ricky Martin, Sadam Hussein, hasta llegar a Jesús con programa propio de televisión llamado “Jesús y sus amigos”. La serie no se guarda nada para dejar en evidencia los manejos del gigante pueblo norteamericano y ejemplos sobran: Pueden declarar una guerra, con noticieros nacionalistas y show con estrellas del cine y rock para envalentonar soldados, por un simple insulto, pero la fuerza de choque bautizada sutilmente “Escudo humano” será integrada completamente por gente de raza negra; o dirán a viva voz: “Hoy es un gran día para la democracia” mientras proceden a una ejecución en la silla eléctrica; o los padres pueden marchar en una protesta por que sus hijos miran programas de tv con vocabulario burdo cuando ellos corren serio peligro de muerte real. La desfachatez queda englobada por último en los títulos para capítulo: “Un elefante hace el amor con un cerdo”, “¿Van acaso los discapacitados al infierno?” o “Cartman tiene una sonda anal” son claros ejemplos.

Los personajes:
Kenny Mc Cormick: El más desgraciado del cuarteto de niños protagonistas. Es pobre y tiene una familia mendiga y alcohólica. Para remarcar su desdicha muere en cada capítulo (menos en uno) de las más variadas formas (la mayoría de las veces en forma brutal) pero nadie se alarma demasiado por que vuelve a aparecer en el capítulo siguiente. Siempre viste con un buzo frizado con capucha y guantes, tan cerrado que le deja al descubierto sólo los ojos y no le permite hablar con claridad por lo que se comunica con balbuceos.

Kyle Brofslovsky: Es el más inteligente del grupo, pero sus compañeros se dirigen a él como “judío de mierda”. En Navidad, mientras todos festejan con Santa Claus, él se aísla en compañía de Mr. Hankey, una especie de “sorete” con gorro de navidad que hace las veces de espíritu navideño (fue el protagonista del primer corto de Stone y Parker). Tiene un hermano pequeño llamado Ike al que en la mayoría de los casos los chicos usan como pelota y patean y del que Kyle dice: “Ni siquiera es mi hermano de verdad, es adoptado”.

Eric Cartman: El más gordo y torpe del grupo. También el que más insulta. Aduce que su gordura se debe a la gran contextura de sus huesos, aunque en realidad es culpa de su madre que vive para alimentarlo. La comida preferida de Cartman son unas bolitas de queso llamadas Cheesy Poofs. La madre de Cartman tiene mala fama, es hermafrodita y cría ella sola a su hijo. Las malas lenguas dicen que se acostó con todo el pueblo, que fue tapa de una revista porno llamada La puta crack. Los niños la vieron por Internet en un video porno alemán.

Stan Marsh: El más normal del grupo. Estaría inspirado en la infancia de Parker. Es el líder, pero flaquea cuando ve a la chica de sus sueños (Wendy Testaburguer) y vomita indefectiblemente ante ella. “Oh Dios han matado a Kenny”, es la frase que siempre repite en cada capítulo. Tiene una hermana mayor y un perro gay llamado Sparky.

La galería de personajes sigue y es numerosa: El más importante es Mr Garrison, profesor de los chicos y homosexual reprimido que da las clases con un títere en la mano llamado Señor sombrero, que actúa como su segunda personalidad para decir las cosas más fuertes. Sexista al máximo dice cosas como “no confío en nadie que sangre durante cinco días y no muere”. Le siguen El Cheff de la cafetería del colegio, un robusto hombre negro que da consejos sobre sexualidad a los niños del tipo “para enamorar a una chica hay que encontrarle el clítoris”; Mackey, el consejero del colegio y ex adicto a las drogas; Big Gay Al, un presentador de tevé bastante amanerado; Jimbo y Ned, dos ex combatiente de Vietnam que aman la caza y la cerveza; el Alcalde; el agente Barbrady, que les advierte a los niños sobre los riesgos de la lectura; Shelly, la bruta niñera de los chicos y Mephesto, un científico que hace manipulaciones genéticas.

Nota publicada el 9-8-2004

Compartir
Artículo anteriorRon Mann
Artículo siguienteDurval Discos