Cofres de Té

0
8

Dispersa en varias colecciones, Buenos Aires es depositaria de la mayor cantidad de tea-caddies conocida. Buenísima exposición en el Museo de Arte Decorativo.Cofres de Té – Te Caddies

Por Julio Portela

A los tipos de colección a que nos hemos estado refiriendo hasta ahora, agregamos una nueva forma por la cual las instituciones y los particulares aceptan exponer conjuntamente sus piezas, antes reservadas en su contemplación al ámbito privado. Las piezas sin perder su pertenencia participan de una colección mayor en un ambiente público, provocando una apertura hacia sectores más vastos de la sociedad y una lectura más amplia del tema elegido, que las enriquece individualmente.

Es el caso de la exquisita exposición de ?Cofres de té TEA-CADDIES? que la Asociación Amigos del Museo Nacional de Arte Decorativo organizó en el museo homónimo con la curaduría del Lic. Juan José Ganduglia.

En forma de cofres y urnas algunos de ellos, presentan uno o más compartimentos destinados a té verde, té negro y un pote central para azúcar o para ?blends? éste último como mezcla personal de ambos. De estilos barroco o neoclásico y también ?nouveau? nos están mostrando los años en que la introducción del té en Occidente, acompañó la historia de los siglos XVIII, XIX y XX en una búsqueda del confort.

Compendia la expansión colonial de los países europeos hasta Extremo Oriente y el descubrimiento de las hebras de té de sabores diversos por cultivos en tan variada y extensa superficie. Pero también comprende el conocimiento de su preparación en infusiones dentro de ritos o ceremonias del té en una variedad tan amplia como las sociedades que integraron esos vastos territorios.
Deducimos que en los primeros tiempos estas hebras constituyeron un alimento muy apreciado y a la vez caro, ya que en cofres en forma de pera o manzana y otros en madera con formas de prismas rectangulares o cuadrangulares, se observa la presencia de cerraduras y llaves. Este detalle nos permite datar los cofres de fines del siglo XVIII y principios del XIX, al igual que los de marfil y los Georgian, marqueteados con diseños de caracolas, que simbolizan el amor y la estabilidad familiar.

También de estos siglos y manufacturados en Inglaterra con caparazones de tortugas son los de carey ? oscuro o ?rubio?- resaltados con filetes de marfil y plata.

Los de porcelana son chinos y adoptan la forma de botellas decoradas en azul bajo esmalte sobre fondo blanco.
Los de madera recubiertos de laca son de mediados del siglo XIX, época Victoriana pero importados de China, realizados con formas curiosas como zapallos y mariposas y decorados con diseños exóticos, con escenas costumbristas, arquitecturas y paisajes, todos ellos en laca dorada sobre fondo negro o ?aubergine?. En su interior envases realizados en peltre con decoración ricamente burilada y perillas torneadas de marfil, hueso o madera, contribuyeron a la conservación de las hebras.

También encontramos los ?tea canisters?, de manufactura inglesa de mediados del siglo XIX, que en una estructura más ?vigorosa? almacenaban cantidades mayores de té que luego se fraccionaban en los tea -caddies para uso cotidiano.

Mención aparte merece la disposición de una vitrina central en una de las salas, que contiene servicios de té, ambientados con gran delicadeza y buen gusto.
Encontramos un servicio de té y café en plata cincelada punzón de F. Boucheron, Francia, Fines del siglo XIX.
Contrasta con éste, un servicio de té en porcelana perteneciente al ex Presidente de la Nación Marcelo T. De Alvear y su señora Regina Paccini de Alvear, cedido por un coleccionista particular.
También un juego de té en metal plateado de Monseñor Uladislao Castellanos, tercer Arzobispo de Buenos Aires, donde todas las piezas, incluído el tea-caddy, ostentan el monograma y escudo episcopal de su antiguo propietario.
Asimismo observamos una mesa de servicio de té francesa, de época Segundo Imperio, de la última mitad del siglo XIX. Estructurada en bronce en forma vertical, presenta dos planos concéntricos de madera bordeados también de bronce. Las piezas de servir son de plata francesa de la casa Keller y están ubicadas en la parte superior la tetera movible sobre un eje, custodiada por una lechera y un azucarero; en la parte inferior provista de otra tetera (sahumador), sobre hornillo, para contener agua caliente de reposición.

El servicio del ?Tren Presidencial?, utilizado por todos los Presidentes Argentinos desde 1915, pertenece a la colección del Museo de la Casa Rosada. Es un juego sobrio realizado en porcelana, cristal, platería y mantelería que ostenta el Escudo Nacional en todas sus piezas.
Completa este sector un servicio de té y café en plata cincelada, punzón de Odiot, Francia, fines del siglo XIX.
Además en el subsuelo se exhiben mesas de té ambientadas del Alvear Palace Hotel y otros particulares, que recrean ambientes reales o imaginarios de esta tradicional y exquisita costumbre del té.

En nuestro recorrido hemos tratado de seguir el catálogo de la muestra, muy útil por sus referencias históricas y la catalogación de las piezas, como así también las didácticas fichas colocadas en cada una de las vitrinas. Pero se trata de muchas piezas de indudables valores artísticos que resulta imposible de detallar. Por ello los invitamos a que visiten esta muestra que no recordamos tenga precedentes en nuestro medio y con la certeza que todas las piezas fueron seleccionadas minuciosamente. Sólo nos resta repetir algo que oímos en nuestro recorrido: Buenos Aires es depositaria de la mayor cantidad de tea-caddies conocida, pero dispersa en varias colecciones. Volveremos a ver nuevamente otra gran colección como la aquí reunida?

Publicado en Leedor el 27-7-2004

Compartir
Artículo anteriorFilippini
Artículo siguienteEvita y sus funerales