Emilio Greco

0
11

50 aguafuertes y litografías de impactante belleza visual forman parte de la muestra que el 3 de agosto inaugura el Centro Cultural Borges sobre la obra del grabador y escultor italiano Emilio Greco. Para no perdérsela.Exposición de Emilio Greco en el CC Borges

El 3 de agosto se inaugura en el Centro Cultural Borges una exposición que reúne obras del internacionalmente reconocido escultor y grabador siciliano contemporáneo, Emilio Greco.

La muestra que vendrá desde Italia, auspiciada por el Instituto Italiano de Cultura, estará integrada por 50 aguafuertes y litografías de impactante belleza visual que demuestra el impetuoso trazo de tan consagrado artista.

Emilio Greco nace en Catania el 11 de octubre de 1913. A pesar de que muestra su pasión por el dibujo ya desde la infancia, las modestas condiciones económicas de la familia lo llevan a orientarse hacia la escultura.

En 1947, después de la Segunda Guerra Mundial, Greco obtiene un estudio en Villa Massimo, donde se forma un grupo de artistas, entre los cuales Leoncillo, Guttuso, Mazzacurati. Aquí prepara la muestra para la Galería del Secolo de 1948, con prefacio de Fortunato Bellonzi: en el catálogo sobresalen la Patinadora y el Luchador. Ese mismo año participa en la muestra sobre las Olimpiadas que tuvo lugar en Londres, en el Victoria and Albert Museum, y se presenta con el Luchador en la muestra del deporte en la Tate Gallery.

En 1949 Greco (con la Cabeza de hombre y el Cantante), participa en la gran muestra Arte italiana del ventesimo secolo curada por Alfred Barr en el Museum of Modern Art de New York. En esa época, la Tate Gallery de Londres adquiere su “Mujer sentada”.

En 1956, con la Gran Bañista n.1, Greco gana el Gran Premio de Escultura en la XXVIII Bienal de Venecia. Ese mismo año se inaugura en Collodi el “Monumento a Pinoche”.

Entre 1960 y 1961 realiza bajorrelieves para la Iglesia de San Giovanni Battista de Michelucci, en Florencia. De 1961 es una importante muestra en el Musée Rodin de París.

En 1962, Greco recibe el encargo de esculpir las puertas de la Catedral de Orvieto, en la que trabajará durante tres años. Luego de encendidas polémicas acerca de la oportunidad de colocar una obra contemporánea en la fachada gótica de la Catedral, las puertas son definitivamente instaladas en agosto de 1970. Mientras tanto, el 28 de junio de 1967, Paulo VI inaugura en san Pedro el Monumento al Papa Juan XXIII.

En 1971 se presenta con una muestra antológica en el Palacio de los Diamantes de Ferrara, muestra que luego presentará en Tokio, en el Modern FIne Arts Museum de Kobe y luego en Yamaguchi e Hiroshima. Siempre en Japón, el escultor inaugura en 1973 una exposición permanente, el Greco Garden, en el Hakone Open Air Museum.

Entre 1979 y 1980, Greco se presenta en el Museo del Hermitage de Leningrado, donde le abren una sala permanente, y en el Museo Puskin de Moscú.

Durante la década del ´80 el escultor protagoniza una serie de grandes muestras antólogicas: del Palacio Papal de Orvieto al Castillo Ursino de Catania, en Castel Sant´Angelo de Roma en 1983 y, finalmente, Palazzo Pitti, en Florencia en 1988.

El Museo Emilio Greco de Orvieto que reúne los testimonios más importantes de su trabajo se inaugura en 1990, mientras que el de Catania, contiguo al Museo Bellini, en 1994.

Además, es altamente valorizada su constante actividad poética: podemos recordar, entre otros, Poesie (Ed. Fiumara, Milán 1951); L`oro antico delle vigne (Ed. Carte segrete, Roma 1978); Appunti di una vita (Ed. Sellerio, Palermo 1980); Dell`antica voce (Ed. Rusconi, Milán 1985).

Greco muere en Roma el 4 de abril de 1995.

Centro Cultural Borges. Viamonte esq. San Martín
Lunes a sábado de 10 a 21. Domingos de 12 a 21
Entrada: $2, estudiantes y jubilados $1
Informes: 5555-5359

Publicado en Leedor el 21-7-2004

Compartir
Artículo anteriorCuerpos digitales
Artículo siguienteAcerca de Roderer