Primeros Pobladores

0
9

En la centenaria y sureña ciudad de San Martín de los Andes, el Museo Municipal Primeros Pobladores, funciona en una casilla de madera con techo de chapa erigida en 1930 como Casa de Fomento de la ciudad. El Museo más pequeño del mundo

por Julio A. Portela

Emplazada en el angosto valle del arroyo Pocahullo, la centenaria ciudad de San Martín de los Andes penetra con su trazado alargado como una proa en las aguas del lago Lácar. Rodeando como en un abrazo la cuadrícula se perciben los cerros Comandante Día, al sur y Curruhuinca, al Norte, tapizados ambos con el verde de sus bosques naturales.

La ciudad preserva en su arquitectura lo característico del paisaje de montaña. Su edificación que no sobrepasa los cuatro pisos se percibe cuidadosa en los detalles, manteniendo la tradición en la construcción pagatónica con el empleo de madera contrastando con la chapa de los techos. En todas sus calles se admiran los rosales multicolores que custodian las veredas y deleitan con el perfume de sus flores.

Entre todas estas maravillas de ciudad para ser vivida, encontramos otra identificada con lo que hemos dado en llamar el Museo más pequeño del mundo. Se trata del Museo Municipal Primeros Pobladores, emplazado frente a la plaza San Martín y que funciona en una casilla de madera con techo de chapa erigida en 1930 como Casa de Fomento de la ciudad y reconstruída en 1996. Con una superficie no mayor de 60 m2, separada en tres salas, podría tratarse del Museo más chico, salvo que el libro Guinness de los Records consigna algún otro.

De todos modos nos parece apropiado presentárselo a los lectores, por los testimonios de los pioneros encontrados en su patrimonio, tales como documentos, fotografías y objetos y principalmente por los vestigios de la cultura que genéricamente llamamos Mapuche.

Los catálogos nos informan de la existencia de grupos humanos constituídos por cazadores de Guanacos desde 10.000 años antes y entre los objetos encontrados para certificarlo se destacan proyectiles triangulares y raspadores para la caza.

Lamentablemente de los objetos exhibidos en el Museo no se tienen mayores referencias por haber sido sacados de contexto por personas sin idoneidad en arqueología y por esa razón no existe la posibilidad de reconstruir la trama existente entre lugares, suelos y marco social que individualizan una cultura.

Referencias Imágenes

1) Frente del Museo de los Primeros Pobladores
2) Cántaro en cerámica, crisol en piedra, objetos de culto (punzón de plata con cascabel, discos de tupa y platillos de metal y hemiciclos de latón), objetos de adorno personal (una vincha y un aro ambos de plata); y tejidos diversos con dibujos y colores de tradiciones antiguas.

Publicada en Leedor el 11-7-2004

Compartir
Artículo anteriorAnticuarios 2004
Artículo siguienteCINE MEXICANO