Escuela de París

0
9

En la historia del arte argentino, la “Escuela de París” ejerció una influencia considerable en los jóvenes artistas que en las primeras décadas del siglo XX estudiaban o vivían en la capital francesa y que, con el tiempo, contribuyeron de manera decisiva a la modernización de nuestra pintura.
Muestra ?Escuela de París?
Del 15 de julio al 5 de septiembre
Horario: de martes a domingo, de 11 a 19. Lunes, cerrado.
Informes: pabellón_artes@uca.edu.ar.
Pabellón de las Bellas Artes
Alicia Moreau de Justo 1300

Centro donde se forjaron escuelas y movimientos estéticos que revolucionaron todas las expresiones artísticas, París era además la meca hacia la que se dirigieron creadores de todas las latitudes.

Muchos de los jóvenes que llegaron entonces a París, cargando sólo el ligero equipaje de su talento y entusiasmo, ocupan hoy un lugar de privilegio en la historia de la pintura. Entre ellos estaban Modigliani, Chagall, Kisling, Soutine, Foujita, Utrillo, Dunoyer de Segonzac y otros grandes. Ellos formaron la llamada ?Escuela de París?.

El grupo inicial, integrado por Horacio Butler, Aquiles Badi y Alfredo Bigatti, se instaló en París en 1925 y cuatro años después se completó con la llegada de Lino Enea Spilimbergo, Héctor Basaldúa, Víctor Pisarro, Antonio Berni, Raquel Forner, Pedro Domínguez Neira, Curatella Manes; Sesostris Vitullo y Juan del Prete (quien coincidió con el grupo, pero actuó independientemente).

El jueves 15 de julio, a las 19, en el Pabellón de las Bellas Artes de la UCA, se inaugura la exposición ?Escuela de París?, con obras de grandes maestros argentinos que, a principios del siglo XX, participaron de este movimiento artístico que ejerció una enorme influencia en el desarrollo de nuestras artes plásticas.

Es ésta la primera muestra del Pabellón dedicada por entero a una corriente estética y permitirá apreciar obras de gran jerarquía realizadas por Antonio Berni, Lino E. Spilimbergo, Juan del Prete, Aquiles Badi, Héctor Basaldúa, Alfredo Bigatti, Horacio Butler, Domingo Candia, Pablo Curatella Manes, Pedro Domínguez Neira, Raquel Forner, Jorge Larco, Víctor Pisarro y Sesostris Vitullo.

Cecilia Cavanagh, directora del Pabellón de las Bellas Artes y curadora de la muestra apunta: “La mayoría de los recién llegados no compartían los postulados del expresionismo ni de los fauves, no eran cubistas ni constructivistas ni surrealistas. Su pintura mantenía ciertos vínculos con las concepciones tradicionales de la representación de la realidad aparencial, pero la rectificaban con amplia libertad conceptual, formal y colorística conquistadas por el nuevo arte. Maestros independientes, definidos por la originalidad y el refinamiento, modernos en el tratamiento de la forma, en la ordenación compositiva y en los atrevimientos del color”.

Publicado en Leedor el 8-7-2004

Compartir
Artículo anteriorFahrenheit 9/11
Artículo siguienteCanto a la Vida