Albert Einstein

0
4

El 7 de julio, a las 19, se inaugura en el Centro Cultural Borges la muestra Albert Einstein: el hombre del siglo, organizada conjuntamente con los Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalén. La exposición, que se prolongará hasta el 29 de agosto, busca reflejar la apasionante y multifacética personalidad de un genio que revolucionó la ciencia moderna, a través de sus logros científicos, sus actividades políticas y su vida privada. Albert Einstein: El hombre del siglo

Centro Cultural Borges.
Viamonte esq. San Martín
Lunes a sábado de 10 a 21. Domingos de 12 a 21
Informes: 5555-5359
Desde el 7 de julio hasta el 29 de agosto
Entrada: $2, estudiantes y jubilados $1

La muestra está compuesta por documentos, cartas dirigidas a figuras notables del mundo político y cultural de la época, artículos periodísticos, fotografías, libros y otros testimonios. Asimismo, se exhibirán filmes documentales y habrá visitas guiadas para escuelas y el público en general.
La exposición se propone también rescatar los aspectos personales y humanos de un científico cuyos aportes lo convirtieron en uno de los protagonistas del siglo XX.
Entre otros temas, se desarrollarán los siguientes: su biografía, sus actividades políticas, su relación con América Latina, su identidad judía, la correspondencia que mantuvo con niños del mundo, sus logros científicos, su vida privada, sus hobbies y sus entretenimientos preferidos, Einstein, el mito .
Un capítulo importante de la muestra estará dedicado a su visita a la Argentina, adonde llegó en 1925 invitado por la Universidad de Buenos Aires y la colectividad israelita. En este apartado se exhibirán periódicos y otras publicaciones de la época, fotografías y otros documentos que reflejan su actividad durante el mes que permaneció en nuestro país.

También su militancia por la paz y contra la discr¡minación tendrá un lugar destacado en la exposición. Entre otras piezas, se podrán ver sus artículos sobre temas políticos y en torno a la guerra, la paz, la dignidad y la libertad del hombre que le valieron no pocas críticas y ataques antisemitas. Del mismo modo, su relación con el pueblo judío y el Estado de Israel, marcada en principalmente por su vinculo con la Universidad Hebrea de Israel, constituye un aspecto importante en este homenaje que se realiza en el Borges.

Nacido en 1879, Albert Einstein fue, probablemente, el científico más famoso del mundo y, en vida, una gran leyenda que se agigantó después de su muerte, ocurrida en 1955. Su poderoso pensamiento abrió nuevos rumbos en el mundo de la física y está considerado el innovador revolucionario más importante de la ciencia desde la época de Newton.

A los 25 años ha había divulgado tres contribuciones fundamentales a diferentes de la ciencia, cada una de las cuales, por sí sola, podría haberle asegurado el Premio Nobel: el Efecto fotoeléctrico, el Movimiento browniano y la Teoría general de la relatividad sirvieron para obtener tecnología altamente sofisticada y tomar decisiones políticas importantes.

Sin embargo, los estudiosos de su vida y su obra han destacado la sencillez de su trato. Einstein era, en efecto, un hombre muy modesto y afirmaba que lo que hacía era extremadamente sencillo, aún su formulación universalmente conocida, la Teoría general de la relatividad.

Huía de la fama y huía de la autoridad, y siempre se quejaba de que la fama y la autoridad lo perseguían. En una ocasión dijo: “entre más famoso me convierto, más tonto me siento”. Otra vez, durante una visita al presidente Roosevelt, alguien le señaló que no llevaba puesto calcetines, a lo que Einstein respondió: “he llegado a una edad en la cual cuando alguien me dice que use calcetines y no quiero usarlos, no los uso”.

Publicado en Leedor el 29-6-2004

Compartir
Artículo anteriorCruz&Fiction
Artículo siguienteSueños