Cruz&Fiction

0
8

“Después de un proyecto tan masivo como PAZ necesitaba volver a lo extremo” confiesa Luizo Vega quien el pasado domingo 4 de julio realizó su tercer performance Cruz&Fiction en la cumbre del Cristo Redentor.Cruz&Fiction

Despues de la repercusión de la propuesta P.A.Z Generacion, vista por más de 850.000.000 de espectadores en el mundo, Luizo Vega retorna el camino del arte extremo que lo caracteriza.

Junto al fotógrafo chileno Rodrigo Garay (que colaboró con él en su también religiosa Corpus Christi) escalaron los 4.000 metros del cerro Cristo Redentor ubicado en Las Cuevas provincia de Mendoza, hasta llegar a su cima, considerada el punto exacto de frontera entre Argentina y Chile.

Al llegar al lugar, Luizo cortó cinco venas de ambas manos para iniciar la performance extrema. Mientras la sangre caía sobre la nieve, Vega posó completamente desnudo a diez grados bajo cero mientras el sol se ocultaba en la cordillera. Al terminar la sesión y con un claro comienzo de hipotermia, Vega y Garay descendieron en la oscuridad salvando sus vidas por milagro.
Al llegar al Hotel en donde se hospedaban fueron recibidos por un equipo de Gendarmeria quienes se preparaban para ir a rescatarlos y no podían creer que hubieran realizado el descenso sin linternas ni equipo de montaña.

Según manifestó Vega en entrevistas anteriores, el objetivo de esta acción fue rendir un homenaje a los desaparecidos durante los procesos militares de ambos países.

Los artistas registraron el proceso en fotografias digitales y videos de baja resolucion; los espera la cuarta parte de Cruz&Fiction el próximo 25 de Julio

Numerosos medios internacionales retransmitirán las imagenes de la inédita acción que unirá conceptos de arte politico y performance social.

“Me interesa experientar al máximo con las emociones y el arte humano. Me he preparado mentalmente para este desafio y confío en que será mi mejor trabajo. Después de un proyecto tan masivo como P.A.Z necesitaba volver a lo extremo”. – declara Luizo.

Publicado en Leedor el 6-7-2004

Compartir
Artículo anteriorPadre Nuestro
Artículo siguienteAlbert Einstein