El fantasma del clásico

0
12

Para hablar de un texto clásico, ¿qué se puede decir que no esté dicho?. Pensar en un clásico es pensar en los temas de la historia de la humanidad.por María Comito

El fantasma del clásico. Escribir sobre un texto clásico. ¿Qué se puede decir que no esté dicho? Pero si para que una obra se convierta en clásica es por, justamente eso, una lectura vigente y la posibilidad de una nueva lectura. Pensar en un clásico es pensar en los temas de la historia de la humanidad.

El Imperio Romano, para convertirse en tal, además de la conquista de tierras, necesitó fundar una cultura y ésta debía tener un linaje, de allí que toma un pasado glorioso en historia y mitología, el griego. Es decir para ser poderoso, además abarcar una basta geografía, toma una genealogía, un linaje, recurre a “un padre”. Hamlet Hoy, está en escena.

La muerte del padre genera un fantasma. La muerte, más si es brusca, es un punto límite, más allá del límite propio de la vida, rompe con un orden establecido, cualquiera sea éste y es este quiebre lo que desencadena el drama, la tragedia.
“El fantasma del padre” es una voz, la voz que queda grabada ¿sólo en las mentes enfermas? Para el Psicoanálisis el padre representa la Ley.

En el caso de Hamlet la Ley ha sido violentada: se ha cometido un asesinato; esto es lo que le dice el fantasma del padre a Hamlet y le pide que lo vengue.

Se debe restablecer la Ley, éste es el legado que Hamlet toma para cumplir con el mandato paterno. Hamlet obra en este sentido, pero no es el único hijo que lleva la “voz del padre” y debe restituir su memoria, también están Formbrás y Laertes.

La existencia del padre como ancestro, las palabras del padre como inscripción, la razón de la existencia que proyecta, la voz que sostiene más allá de los fantasmas.

Nota publicada el 9-6-2004

Compartir
Artículo anteriorTom Waits
Artículo siguienteLa meglio gioventú