Liniers y Mataderos

0
21

Al Oeste y Suroeste de la ciudad, Liniers y Mataderos. pertenecían hasta el último cuarto del siglo XIX al Partido de San José de Flores. Las Hermanas del divino Salvador poseían tierras que abarcaban la actual zona de Liniers hasta Ciudadela, en la Provincia de Buenos Aires. Allí tenían un colegio religioso con capilla dedicada a San Cayetano, santo patrono de la providencia, pan y trabajo que vivió en en Vicenza, Italia en el siglos XV.Liniers y Mataderos, dos barrios olvidados de Buenos Aires

Por Héctor Portela

Los barrios de Liniers y Mataderos están en el límite Oeste y Suroeste de la ciudad. Pertenecían hasta el último cuarto del siglo XIX al Partido de San José de Flores. Las Hermanas del divino Salvador poseían tierras que abarcaban la actual zona de Liniers hasta Ciudadela, en la Provincia de Buenos Aires. En ellas tenían un colegio religioso cuya capilla estaba dedicada a San Cayetano, santo patrono de la providencia, pan y trabajo que vivió en Vicenza, Italia en el siglo XV.

Cuando en el año 1880 la ciudad de Buenos Aires se federaliza se prevé la construcción de una gran avenida para unir el Norte y el Sur de la ciudad. Por esta razón la capilla de San Cayetano (foto 1) se traslada al lugar actual. El nuevo templo se inaugura en el año 1900 y se amplía durante el siglo XX hasta ser declarado Santuario en el año 1970.

En 1877 se inaugura la estación Liniers del Ferrocarril Oeste (actual Sarmiento) que junto a la capilla de San Cayetano contribuyen a la consolidación del barrio, unificando la dispersión de casas, quintas y chacras existentes donde se iban radicando inmigrantes españoles e italianos.

Liniers y Mataderos están consustanciados en su devenir histórico, ambos limitan con la Provincia de Buenos Aires no habiendo una diferencia importante en su extensión territorial, asomados a la llanura que anunciaba la inmensidad de la Pampa verde de la que los separaba una línea imaginaria. Estos barrios limitan con los de Versalles al Norte, Villa Luro y Parque Avellaneda al Oeste y Villa Lugano al Sur.

La Autopista Perito Moreno en Liniers se conecta con la autopista del Oeste en la Provincia de Buenos Aires y baja viboreante hacia el Sureste atravesando los barrios de Villa Luro, Parque Avellaneda, Villa Lugano para perderse en Nueva Pompeya. Las autopistas al elevarse van dejando una larga sombra que separa a los barrios y les resta intimidad y belleza. Otras avenidas importantes son la Juan B. Justo por donde corre subterráneo el arroyo Maldonado; la Avenida Rivadavia que une Liniers con el centro de la ciudad y se prolonga hacia la Provincia de Buenos Aires, por último la Avenida Emilio Castro que separa Liniers de Mataderos.

La estación Liniers del Ferrocarril es el punto neurálgico del barrio. Este sector de gran movimiento peatonal y vehicular se halla en estado decadente. En las proximidades se encuentra un conjunto de viviendas construidas en la pasada década de los años ´30 conocido como el de las 1000 casitas. Los estilos se asocian y cruzan con sencillez y armonía en eclécticos espacios del románico, gótico, renacimiento y barroco con algunos toques de modernismo. Calles cortas y angostas con poco verde y flores que cuelgan de las ventanas, lo hacen accesible. Nombres como El Zorzal, el Hornero o la Cautiva, lo tornan poético. Cerca, el Colegio y Capilla católica Nuestra Sra. de las Nieves le da importancia.

En el límite Norte del barrio está el campo de deportes y estadio de fútbol del Club Atlético Vélez Sarfield de líneas monumentales, y en el extremo Sur, el Hospital Santojanni de estilo arquitectónico-moderno-racionalista. Se halla emplazado en el centro de un parque y en su interior se encuentra un mural en cerámica del pintor de la Boca Benito Quinquela Martín con el clásico tema de los barcos en el Riachuelo, digno de visitarse. En esta obra del año 1940 predominan los colores verdes, amarillos y grises y tienen como fondo la zona industrial de Avellaneda, Provincia de Buenos Aires.

El barrio de Mataderos

Más extenso que el de Liniers, en el límite norte está la Avenida Emilio Castro. Al este la calle Escalada, al oeste la Avenida General Paz y al sur la Avenida Eva Perón (ex Trabajo). Al ingresar desde Liniers por el Noroeste no encontramos con un sector llamado Barrio Naon, formado por casas de buena construcción en estilo moderno. Se identifica por sus calles con nombres de fragatas se halla desprovisto de adecuada arboleda, con calles deterioradas y plazoleta sin un buen mantenimiento. Este juego de oposiciones se produce en varios lugares de Mataderos.

Las Avenidas Juan Bautista Alberdi, Directorio y Eva Perón lo conectan con el centro de la ciudad. La Av. Alberdi es la que concentra el mayor movimiento comercial y exponente representativo del barrio. Asimétricamente, la Av. Eva Perón tiene tramos desprotegidos.

La Feria de Mataderos que funciona los domingos es la atracción máxima del barrio y se ubica en el núcleo histórico de Avenida de los Corrales y calle Lisandro de la Torre (ex Tellier) Esta feria es un encuentro de artesanos, músicos, paisanos, comerciantes de distintos rubros y las pintorescas parrillas a la intemperie donde se cuecen carnes y menudencias. Prevalece la diversidad y no es fácil transitar ante tanto abigarramiento de puestos, quioscos, sillas, mesas, parrillas y el voceo de vendedores que ofrecen sus mercancías.

En oposición al caos de la feria, el grupo artístico-histórico que integran la escultura El Resero (foto2 ) del plástico Emilio Sarnigue , ejecutada en 1931 y la arquitectura italianizante de fines del Siglo XIX de edificios muy deteriorados de ladrillos visto con torre mirador, recova y balcones donde funcionaba la administración del Mercado de Hacienda y Matadero Municipal, constituye una marco armonioso. Declarado Área de Protección Histórica (APH), este emblemático espacio tiene como testigo implícito, incorporado al conjunto desde hace más de un siglo, al Café Oviedo.

El Arroyo Cildañez subyace en una planicie e ingresa en Mataderos desde el Río Matanza (Provincia de Buenos Aires). Por la calle Justo Antonio Suárez, avanza hacia el Este, luego al Norte, gira hacia el sur por la Avenida Juan B. de Lasalle pasa por los barrios Parque Avellaneda y Villa Lugano para desembocar en el Riachuelo, de la cuenca Matanza-Riachuelo.
El Cildañez en su recorrido se nutre de pequeños afluentes y plasma un dibujo geométrico-constructivista. El Cildañez es un ser vivo que acompaña al barrio desde sus entrañas. En la superficie está lo trascendente con el Mercado de Hacienda. La Feria, en el espacio del Núcleo Artístico e Histórico (NAH) el Parque Juan Bautista Alberdi donde funcionaba el Frigorífico Lisandro de la Torre (ex San Fernando) de la pasada década del ´30 demolido en los años 80 y que fue un edificio de gran valor arquitectónico. En esta zona se halla el estadio del Club Atlético Nueva Chicago que toma el nombre la primitiva denominación de Mataderos; la Iglesia Santuario San Pantaleón (santo que vivió en el siglo IV y misionó en un protectorado romano de Asia Menor es el patrono del barrio y de los enfermos y el conjunto de Los Perales, ejemplo de viviendas colectivas, con buena forestación que albergó en los años 409 a los desalojados por la construcción de la Avenida 9 de Julio del Centro de la Ciudad.

Es contradictorio que se haya demolido el edificio del Frigorífico Lisandro de la Torre y reemplazado por el Parque Juan Bautista Alberdi que aún hoy no tiene bien definida su condición de tal. La vieja construcción fue representativa del estilo industrial-inglés que bien pudo haberse conservado una parte para fines culturales y/o comerciales.

Lo significativo de Mataderos está en su área protegida donde se realizan las ferias dominicales. Las construcciones del Mercado de Hacienda y edificios cercanos de valor histórico junto a la escultura ?El Resero? bien podrían denominarse Núcleo Artístico Histórico. El Resero que serviría como fundamento para constituir un centro de estudios, planificación y ordenamiento del lugar con fines turísticos y culturales.

Liniers y Mataderos inician una serie de barrios periféricos, desde el Oeste hacia el Sur de la ciudad. Son barrios absurdamente olvidados por las autoridades municipales y eternos postergados. Son espacios de magra forestación; pocos parques y plazas; escasa seguridad; aseo insuficiente; medios de comunicación ineficaces y otras varias carencias.

Los barrios del sur son los marginados de la ciudad de Buenos Aires.

Nota publicada en Leedor el 21-5-20