Cuerpos secuestrados

0
9

El dibujo y la carne de estos cuerpos de O´Connor están cargados de una antiestética del cuerpo, o un anticuerpo estético. La transmisión de ese definitivo estadío de la institucionalización (la gym) del secuestro.
Visitando Catálogos: Cuerpos de O´Connor

Por Alejandra Portela

Cerrando el catálogo de la exposición de Fernando O´Connor* en una galería de Buenos Aires del año 2001 aparece la siguiente frase de Foucault tomada de La verdad y las formas jurídicas:

“Habría que hablar de red institucional de secuestro, dentro de la cual está encerrada nuestra existencia. La primera función de estas instituciones es la explotación de la totalidad del tiempo. La segunda de las instituciones de secuestro no consiste ya en controlar el tiempo de los individuos sino, simplemente sus cuerpos”

El dibujo y la carne de estos cuerpos de O´Connor están cargados de una antiestética del cuerpo, o un anticuerpo estético. La transmisión de ese definitivo estadío de la institucionalización (la gym) del secuestro.

El borde de una pileta, el alambre que cruza la piel, el salto por el salto, la ventilación del muro. A la vez que hay una monstruosidad en esas pieles metalizadas (por el uso del blanco en forma de líneas desarmadas) y en los rostros sin gestos, ni miradas.

Estos seres están invadidos por lo mínimo, incluída su sombra. El uso del óleo y la tela es parte de ese minimalismo.

*Arg, 1966, expone desde 1989

Referencia Imágenes:
Tríptico “Gym Toxis”, oleo sobre tela: 1,40 x 0,80 m cada panel

Notas relacionadas:
Klix
Cuerpos

Compartir
Artículo anteriorArte Clásica 2004
Artículo siguienteAy Juancito