Apuntar al lugar correcto

0
9

Algo de milonga, algo de tango, algo de la música de los países del este, un toque italiano y un dejo a Tom Waits. Una mezcla por cierto extraña propone Pequeña Orquesta Reincidentes, pero que tiene algo en común: el carácter urbano, marginal y nómade (o migrante) de todas estas músicas.Por Salvador Biedma

La puesta en escena es sencilla. Pero, en cuanto uno ve a la Pequeña Orquesta Reincidentes en vivo, aunque conozca su apuesta, siente que el ambiente, la cotidianeidad extrañada que se plantea, opera a la perfección. El escenario se convierte en un espacio ficcional (se precisa tener dominio escénico para generar algo así).

Claro que la puesta en escena no es casual. Se corresponde con la música, con esos temas que tienen algo de milonga, algo de tango, algo de la música de los países del este, un toque italiano y un dejo a Tom Waits. Una mezcla por cierto extraña, pero que tiene algo en común: el carácter urbano, marginal y nómade (o migrante) de todas estas músicas.
La escena, así, remite a los personajes de Arlt, a la cotidianeidad extrañada y urbana del Buenos Aires de 1920 que describe el autor, sobre todo, en sus novelas.

La música de Reincidentes juega mucho con los climas y por momentos parece la banda sonora de alguna película. Los sonidos graves, densos, duros, encajan perfecto en contrapuntos que, sumando melodías simples, llegan a un nivel complejísimo.
Los géneros, los ritmos, se combinan a tal punto que un toque típico del samba brasilero, desde la batería, suena natural dentro de un tema que parece compuesto por Goran Bregovic. Y es obvio que para hacer eso hay que tener muy en claro por dónde pasan ciertos clichés genéricos y cómo combinarlos.

Las melodías de voz son bien simples, pero encajan a la perfección dentro de los temas de la banda. La apuesta pasa (salvo alguna que otra excepción) por lo contrapuntístico, dentro de lo cual la voz no cumple un rol preponderante sino que es un instrumento más, lo que no resta importancia a las letras.
Y las letras juegan, también, con esa idea de cotidianeidad extrañada.

Los Reincidentes manejan el contrapunto a la perfección. Saben que la suma de elementos simples puede dar un resultado perfecto. Muchos de los temas de Piazzolla tienen que ver con eso. Y lo mismo sucede con temas de Goran Bregovic, de Aníbal Troilo o de Tom Waits.
Como todos ellos, antes que el acorde, la ?pequeña orquesta? prefiere la melodía o el arpegio. Sí, algunos sonidos acórdicos aparecen (casi siempre en el piano-teclado o en el acordeón), pero lo más importante pasa por la suma de melodías. Incluso el baterista trabaja mucho desde ritmos bien melódicos.

De la música, de los gestos, de la preocupación que se nota porque todo salga bien y de lo ajustados que suenan se infiere un trabajo casi obsesivo de los músicos con sus instrumentos. En cuanto termina un tema ya están todos reacomodando las ecualizaciones y los efectos y calzándose o intercambiando los diversos instrumentos con los que tocan. En el show de La Trastienda (el 9 de abril), los plomos, agazapados cual ball-boys al costado del escenario, también hacían pensar en un trabajo obsesivo.
Pero, contra lo que muchas veces sucede, esa obsesión no le quita frescura a la cosa. Porque uno suele ver que el tipo obsesionado con la música hace melodías recargadísimas, duras, y toca con cara de sufrimiento. Los Reincidentes no dan esa idea. Quizá hagan pensar más bien en el compromiso, en la profesionalidad con que encaran un show.

En lo contrapuntístico, lo esencial es siempre la visión de conjunto.
Y los músicos de Reincidentes, que podrían mostrar su virtuosismo (porque son virtuosos), entienden la importancia que tiene cada canción como totalidad; y realzan la importancia del resultado, de la suma, usando no sólo muchos efectos, muchos instrumentos y ecualizaciones diferentes, sino también dándole a esos instrumentos usos que escapan a lo convencional y que integran sonidos climáticos fundamentales dentro de la apuesta.

El resultado total es lo que escucha quien escucha música.
Reincidentes apunta ahí. Y acierta.

Sitio Oficial de Reincidentes

Publicado en Leedor el 24-4-2004

Compartir
Artículo anteriorCarlos Gallardo
Artículo siguienteFotografía